Las tasas de interés fuertemente positivas son un arma de destrucción masiva

Economía

Se corresponde con una baja en la actividad económica. Las tasas altas generan incentivos para el flujo de capitales altísimos en volumen, pero solo de corto plazo.

Por un lado el consenso de economistas que atiende a las empresas y bancos más importantes del país deja trascender que está preocupado por el crecimiento de la base monetaria. Por otra parte, en la red LinkedIn se difundió esta infografía (ver abajo). LinkedIn tiene más de 575 millones de usuarios, con más de 260 millones de usuarios activos al 9 de agosto de 2019. No todos están en condiciones de descubrir la trampa.

Cuadro base monetaria BCRA

“Fake news is new” (las noticias falsas son noticia). Para verificar usted puede ir a la fuente en el Banco Central.

El presente cuadro que circula atrapa y captura a cualquier lector sumiso o indocumentado. La primera fila horizontal no aclara que la variación obedece a un mismo periodo de días de diferentes años. La tercera fila refleja la variación porcentual, y como la segunda fila solo dice el año, algunos creyeron que 2020 es la variación de solo 71 días y el resto es de 365 días. De todos modos es antojadiza, poco seria -obviamente poco científica-. Podemos medir trimestre contra trimestre, mes contra mes o año contra año, pero de otras variables y, en tiempos de uniformidad. Es obvio que con 40,8% de pobreza, la variación de la base monetaria de un Gobierno popular será más importante durante los primeros meses, que con un gobierno desaprobado. No es sensato ni ingenioso generar zozobra entre los profesionales de una red. Ahora las “Fake news” son para profesionales no habituados.

Las cifras reales anuales son: (32,46% en 2016), (21,85% en 2017), (40,74% en 2018), (34,52% en 2019) -acumulado era Macri (205,57%) y, (12,73% desde 10/12 al 19/2). Es obvio que la inflación del periodo superó por lejos la variación monetaria (318%), aun esterilizando pesos, amortizando capital e intereses de LEBAC a tasas siderales. El ultra monetarismo del BCRA no funcionó.

Mientras el BCRA aplicó políticas contractivas (esterilización de pesos) la inflación se disparó por encima del doble del “índice Congreso” (promocionado por Patricia Bullrich, Federico Sturzenegger y otros” en la era CFK). En tanto en enero y febrero la inflación comienza a desacelerarse. Claro, ya sabemos que los que fracasaron dicen que después va a explotar.

La inflación no obedece a una causa única y aunque la expansión monetaria explicara una parte, en la Argentina no se ha podido cuantificar, ni predecir cuándo va a impactar...como muchas cosas del monetarismo grosero que ha pretendido por 45 años excusarse con mil falacias como: “El semestre que viene”. Es difícil explicarlo porque realmente saben muchísimo de estas cosas que nunca funcionan. Los power point que presentan son sublimes, pero los “slide holders” (títulos de las diapositivas) no coinciden con lo que se interpreta debajo. Pasan rápido de diapositivas, y cuando las dejan impresas...sonaron. Hacen lo mismo que ciertos periódicos. El titulo dice una cosa y el contenido del artículo otra.

Su ídolo

Milton Friedman infiere que, en un sentido estricto, todos los supuestos son irrealistas, porque axiomáticamente implican representaciones incompletas o abstracciones. Según el autor, para ver si son buenas aproximaciones o no, hay que chequear la precisión predictiva de las teorías, modelos e hipótesis… Friedman indica que la tarea de la teoría económica “es proporcionar un sistema de generalizaciones que puedan ser usadas para hacer predicciones correctas acerca de las consecuencias de cualquier cambio en las circunstancias”.

¿Entonces cuando sus discípulos invocan “la ley de gravedad”, es una estratagema para afirmar falsedades? (En principio es ley de gravitación universal)

Supuesto: un sujeto de clase media

Después de esta introducción, despojados de todo respeto frente a tanta desidia, vamos a importunar, apoyados en el prólogo Friedmaniaco.

Sabemos que rebasando un cierto límite de ingresos, el ahorro se vuelve automático, siendo poco elástico a las variaciones de la tasa de interés. No será la tasa de interés la que ha de decidir lo que expone esta representación incompleta en forma de supuesto, donde un profesional de clase media tiene: I-C=A (Ingreso, Consumo, Ahorro)

Supongamos que el sueldo de bolsillo de un profesional de clase media que está estudiando una maestría es de $200.000. No es improbable que al obtener su MBA consiga un ascenso significativo o cambie el actual puesto por un cargo gerencial donde pegue un salto y pase a embolsar $400.000 mensuales. Desde ese momento, en lugar de consumir $200.000 que es el límite permitido por los economistas que idolatran a Friedman, podrá disfrutar la vida hasta $400.000. Dicen: “En el Estado es igual que en una casa, no se puede gastar más de lo que se gana”. Aunque en el próximo supuesto solo gastará 50% más. Aun así, ahorra un 25% de sus ingresos.

(ACLARACION) La generación de entre 25 y 40 años no es la que vio Friedman. Convivimos con ellos. Sabemos que (en promedio) eligen “tener experiencias significativas”, por encima de comprar un departamento al contado con ahorros. No se organizan en la lógica de “tener propiedad”. Nos dicen: “Me voy a Europa, total no llego nunca a un departamento”.

Pero retomemos y digamos que, claramente habrá cambios de hábitos con $400.000 mensuales. Lugares y gustos podrán financiarse consumiendo hasta $400.000, sin pasar por encima de los ortodoxos. Pero los del supuesto serán ultra ortodoxos y solo gastarán 50% más con un estándar de vida de hasta $300.000. Si así fuera, los $100.000 de ahorro que ahora van a generar cada mes, no responden a teorías de “incentivos del mercado de capitales”, sino al exceso de ingreso que obtienen y antes carecían.

En el supuesto, hablamos de clase media. Para este amplio rango de la sociedad, lo determinante debería ser generar excedentes basados en sus recursos (trabajo, negocio). Otra restricción del supuesto, es que el sujeto de este caso es clase media que no recibe herencias.

La clase media no fuga capitales

Muchos defienden aquello que los hunde. Si de lo que se habla es de “ahorro interno”, a tasas extravagantemente positivas como las de Argentina 2016-2019, a estos incentivos le podrán corresponder flujos de capitales altísimos en volumen, pero solo de corto plazo. Insostenible en el mediano y largo plazo. Sí, claro. Podrán pararse al lado de los que se sacan la foto y lucirán parecidos por un ratito disfrutando de las LEBAC. Luego las tasas absurdas se limitarán a LELIQ, donde solo los bancos acceden, la clase media que tenía su excedente y aspiración de “clase alta”, se queda afuera de LELIQ.

Como la situación de altas tasas se corresponde con baja actividad económica, pronto ni los de $400.000 ni los $200.000 estarán seguros. Y, tal vez los vayan a despedir. Inclusive a los que consiguieron trabajos en empresas del Estado a través de la política, porque un mandato dura solo 4 años.

Moraleja

La tasa de interés fuertemente positiva es la más poderosa arma de destrucción masiva (algún día ampliaré). Tasas altísimas de interés no son funcionales al desarrollo de un país ni al conjunto de la sociedad. Mucho menos a una clase media pujante que quiere progresar.

Los economistas que cacarean: “Hay que copiar de los países serios”, jamás van a decir que en los países serios no existen tasas de interés extravagantes. Si lo dijeran no los contratarían, no obtendrían esponsorización y mecenazgo de ciertas ligas.

Culpa

El análisis de los factores que determinan la acumulación de capital en el marco teórico hegemónico está hecho del lado del ahorro, es eso lo que les permite pedir “sacrificios“, que se limitan simplemente a la justificaciones morales de la apropiación del esfuerzo de quienes quieren pasar de $200.000 a $400.000. La actividad económica genera puestos de trabajo, contrata gerentes y, los que ya son gerentes, piden aumentos, o se van a otra empresa. Cuando se deprime la economía lo que genera es despidos de obreros, jefes, gerentes, directores y lo que usted se imagine. “Reingeniería desordenada”, funde empresas, (atendidas por sus dueños), se constituyen en un matadero de sueños y “capital humano”.

Reflexionemos

Si uno forma parte de los que quieren vender sus conocimientos y esfuerzos a $400.000, no pueden apoyar las políticas que los dejan sin empleos de $200.000.

En grado aprenden de los neos clásicos a explicar la génesis de la tasa de interés, la teoría del aumento de la productividad y las doctrinas de abstinencia o espera para el consumo, pero más tarde tienen que leer y pensar. En realidad no todos lo hacen. Tienden a sostener y apoyarse en los conocimientos adquiridos.

Parafraseando a Facundo Manes, “somos mejores para aprender y recordar lo que coincide con nuestra forma de ver el mundo, solemos calificar las evidencias contrarias como menos válidas…nos guste o no, estamos atrapados en nuestros esquemas mentales. Tendemos a buscar información que apoya las creencias u opiniones que sostenemos, mientras que evitamos la que las contradice. Solemos calificar las evidencias contrarias como menos válidas…sesgos cognitivos responsables de que interpretemos la información de manera ilógica, de que realicemos juicios irracionales y de que tomemos decisiones desacertados… hay que poner en práctica el pensamiento crítico y el razonamiento científico”.

Remataremos diciendo: “Busquen los cometarios debajo de mis columnas, inclusive podrán advertir agravios vejatorios hacia el columnista, con tal de no salir del modelo mental”.

Ahora pensemos

¿Cómo fue posible pasar de una tasa de interés de 220% en la financiación bancaria de tarjetas de crédito a un máximo de 55% sin que los bancos quiebren?

¿Por qué si el sujeto del supuesto ahorraba los $200.000 le pagaban 34% y, cuando lo despidieron como no pudo cancelar el saldo de la tarjeta le cobraron 220%?

¿Qué es lo que justifica un spread de tasas de hasta 186%, con una inflación de 50%? Tomaron a 34%, se dan vuelta y colocan a 220% -¿Si son los costos de los bancos los que justifican ese spread, claramente tenemos bancos ineficientes e inviables?

¿Cómo es que las LELIQ tocaron un máximo de 85% y ahora están bien con 40%?

Competencia

En un Mercado financiero semi libre con tantas entidades, más la reciente irrupción de FinTech y BanTech, la competencia debería haber contribuido a una fuerte caída de los spreads, a punto tal que casi todos ellos pudieran perder dinero.

Habiendo observado las tasas de interés, también nos damos cuenta que no reflejan la remuneración del capital invertido, sino que están claramente determinadas por los bancos, ellos están facultados para emitir dinero secundario (préstamos). Son los bancos quienes en la práctica controlan “la bajísima oferta” de financiamiento y por lo tanto, determinan la inversión.

Magister en Economía y Política Económica Internacional y profesor en UADE, CEO y co-fundador en 1993 del Grupo Hacer

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario