Economía

Diálogos de Wall Street

¿Qué pasa ahora? ¿La Bolsa es la atracción de los inversores después de haberle huido como a la peste? Lo analizamos con Gordon Gekko.

Periodista: De repente se despertó la fiebre por la Bolsa. Todos la ven ganadora en el corto plazo.

Gordon Gekko: No lo discuto. Aunque sea un descubrimiento algo tardío.

P.: Y sin embargo las carteras se zambullen con entusiasmo. ¿O no?

G.G.: El último relevamiento de Merrill Lynch Bank of America trae esa novedad en su encuesta de administradores de portafolio institucionales.

P.: Estamos hablando de inversores profesionales.

G.G.: Una muestra de 230 operadores de fondos que administran 700 mil millones de dólares en cartera.

P.: Quienes venían posicionados en activos más defensivos, como bonos o cash.

G.G.: Correcto. Un salto de 20 % en la exposición a las acciones en apenas un mes es indicio de un cambio de opinión electrizante. Al 10 de octubre, los mismos administradores eran terriblemente pesimistas; sobre todo, en términos de perspectivas de crecimiento de la economía global.

P.: Y a pesar de que el rally bursátil ya había desplegado sus alas.

G.G.: Desde ya. La suba comenzó a carretear en agosto. Escaló 9% desde entonces (y 24% si se cuenta a partir de fin de 2018). El rally no está en pañales, usa pantalones largos. En cualquier momento, además, tendrá que afeitarse.

P.: Y ahora esos portafolios liquidan cash y compran acciones.

G.G.: Sí. El cash había trepado a 5% de la cartera en octubre y se redujo a 4,2%. Es la mayor retracción mensual desde noviembre de 2016 y el nivel más bajo desde junio 2013. Pari passu, la sobreexposición neta en acciones es 21% (el umbral más elevado en un año).

P.: ¿Qué puede salir mal?

G.G.: Los indicadores que miden sentimiento –temor o ambición– están al tope del optimismo. El exceso de confianza es harto evidente.

P.: Es soplar y hacer botellas. Y Trump habla en el Club Económico de Nueva York y reparte palos por aquí y por allá pero se cuida mucho de zarandear la disputa con China.

G.G.: Le pegó con ganas a la Fed, a los demócratas, a las barreras comerciales “terribles” de la Unión Europea, y dice las cosas de siempre de China, pero no es hiriente, y no deja pasar la oportunidad para deslizar que el acuerdo comercial con Beijing está muy cerca de concretarse.

P.: El presidente tuitea sobre los récords de la Bolsa como si fueran los éxitos de su gestión personal.

G.G.: Día a día. Y conste que si la Fed le hiciese caso, nos alecciona, la Bolsa cotizaría 25% más alto.

P.: ¿Quizás los managers de cartera estén pensando que la Fed le va a terminar prestando atención a las recomendaciones de la Casa Blanca?

G.G.: También llegan tarde en ese frente. La FED ya hizo su trabajo. Y que se despierten los animal spirits de los inversores, que estén tomando más riesgo en sus posiciones, que la Bolsa perfore los máximos, todo eso, les confirma a Powell y su gente que ya consiguieron lo que hacía falta, que no es menester insistir.

P.: ¿Hasta acá llegó el alza? ¿O todavía hay hilo en el carretel de la suba? Digamos, hasta que Trump y Xi Jinping efectivamente se den la mano, y muestren el documento de la paz comercial firmado.

G.G.: La corrección espera a la vuelta de la esquina. Lo que pasa es que Trump no está llevando muy derechito. Lo habitual en él son las zancadillas pero esta vez se cuida de no hacerlas. Como si fuera un niño modelo.

P.: El horno no está para bollos. Necesita que la Bolsa tome vuelo, que la gente aprecie lo bien que marcha la economía, y que no hurgue en los otros temas, como el impeachment, en los que está en offside y lo tienen a maltraer.

G.G.: Tal cual. Esta sensación de tener acciones y estar corriendo con el caballo del comisario es un peligro, pero los mercados tenían la espina de la guerra comercial clavada en lo más profundo, y, es cierto, están corriendo con el caballo del comisario.

P.: El mercado puede corregir, pero, la tendencia de fondo permanecerá alcista. ¿Eso es lo que nos está diciendo?

G.G.: Eso pienso. Viajamos a una desmesura, a una exageración. Más por falta de alternativas que por méritos propios de la Bolsa.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario