12 de diciembre 2013 - 18:55

A. Latina: el reto es la forma en que se genera el trabajo

EMPLEO, UN DESAFÍO VIEJO PARA EL NUEVO MUNDO: La generación de trabajo sigue siendo el objetivo crucial para la economía global. Hoy Europa exhibe tasas de empleo más propias de países sumergidos que de un bloque rico. América Latina muestra números positivos en los últimos años, pero el dinamismo parece estar reduciéndose en el inicio de la segunda década de este siglo y el desafío es qué tipo de empleo se genera. En la Argentina, es imperante atender el empleo informal así como también la integración de los jóvenes al empleo, principalmente los de la base de la pirámide.

A. Latina: el reto es la forma en que se genera el trabajo
América Latina tuvo una evolución positiva durante los últimos años, con crecimiento económico y baja del desempleo. Ese dinamismo parece estar reduciéndose en el inicio de la segunda década de este siglo, y por eso es importante que los países de la región tomen las medidas pertinentes para poder asegurar la continuidad del crecimiento y de la mejora en las condiciones de trabajo.

El contexto económico internacional se presenta un poco menos favorable para América Latina de lo que fue la década anterior y eso repercute en su tasa de crecimiento económico. La región creció un 3,1% anual en el período 2000-2010, en el inicio de la actual década 2011-2012 ha crecido un 4,2% anual. Organismos especializados han dicho que 2013 se espera un crecimiento del 3% y para 2014 un crecimiento de alrededor del 3,4%.

CRECIMIENTO

Redoblar esfuerzos para lograr la sostenibilidad del crecimiento es un imperativo, en virtud de la incertidumbre del escenario internacional. Los precios de las materias primas no crecerán al ritmo que lo hicieron en la década anterior y en algunos casos decrecerán. Para poner un ejemplo, los precios de los principales productos de exportación de la región -los minerales y metales- crecieron alrededor del 35% anual en el período 2009-2011. En el período 2011 a 2013 han decrecido en un 11% promedio anual.

Además de la situación coyuntural, hay otros desafíos en el mercado laboral, como por ejemplo una informalidad persistente, bajo crecimiento de la productividad, baja cobertura de la seguridad social, problemas con el empleo de los jóvenes, entre otros.

¿Por dónde empezar a enfrentar los retos relacionados con el empleo? Por ejemplo, a partir de políticas de diversificación productiva. Se dice que éstas demoran y que son de largo plazo, pero en algún momento se tienen que iniciar.

Dar fuerza a la inversión productiva, a políticas industriales activas, a la creación de puestos de trabajo de alta productividad, a la incorporación de tecnologías avanzadas en el conjunto del sistema productivo y a una regulación estricta de la especulación financiera a nivel global deben ser instrumentos de política prioritarios.

La estrategia para fortalecer el crecimiento y el empleo está vinculada estrechamente a la capacidad que tengamos de redefinir los paradigmas del desarrollo en curso, poniendo el énfasis en una orientación que privilegie los objetivos de la economía real y no de la economía financiera.

Las políticas fiscales y monetarias deben adoptarse conforme a fines claros, como la eliminación de las desigualdades excesivas, las barreras de acceso a la protección social y a las oportunidades de emprendimiento. Muy especialmente la superación de la pobreza que se origina en las asimetrías de los mercados de trabajo.

En lo que se refiere al desempeño del mercado de trabajo, el nivel de desempleo llegó a mínimos históricos en 2012 y se espera que 2013 cierre en alrededor del 6,3%. No se esperan reducciones adicionales significativas del desempleo en los siguientes años. Si las revisiones del crecimiento siguen a la baja, es probable que el desempleo vuelva a crecer.

Más allá de la generación de empleos, hay retos relacionados con la forma en que se generan esos empleos. Enfrentamos una situación de heterogeneidad productiva, en la cual conviven sectores de alta productividad, pero pocos empleos con sectores de baja productividad que concentran un gran volumen de trabajadores.

Dejá tu comentario