A River se le venía la noche y apareció la Luna de la victoria

Edición Impresa

River sufrió hasta el final y terminó dando el vuelta el resultado desde la capacidad goleadora de Carlos Luna (justamente el símbolo de Tigre en los últimos años) y desde el acierto táctico de Ramón Díaz, que supo cambiar a tiempo.

Tigre fue un equipo prolijo y un digno rival, que trabajó muy bien el primer tiempo y se puso en ventaja, con una de las especialidades de la casa. La pelota parada y la presencia física de sus defensores. Esta vez fue Alejandro Donatti quien derrotó a Barovero.

El primer tiempo fue parejo en el juego, pero Tigre tuvo un par de situaciones claras para irse en ventaja, pero los jóvenes Leguizamón y Janson las desperdiciaron.

River se vio sorprendido por un equipo que le jugó de igual a igual, pero después del gol de Tigre, Ramón Con los ojos bien abiertos el Chino Luna para cabecear al gol ante la marca de Galmarini. Fue el empate, tras un centro muy bien ejecutado por Rodrigo Mora.

Díaz decidió cambiar ataque nópor ataque y puso la velocidad Juan Manuel Iturbe para jugar también con tres delanteros, como el rival. River con Ariel Rojas al lado de Leonardo Ponzio arrincoa Tigre, que se defendió como pudo y parecía que iba a obtener el resultado, pero apareció Luna y en un minuto dio vuelta las cosas. Después llegó el gol de Iturbe, en un contraataque y el penal por mano de Bottinelli, que Pérez García convirtió para decorar el resultado.

Tigre aprendió que no hay peor cuña que la del mismo palo, pero dejó una muy buena imagen.

Dejá tu comentario