A rodar

Edición Impresa

  • Curiosa situación están viviendo los vendedores de 0 km. El mercado no deja de demandar autos, pero muchos interesados se tienen que ir con las manos vacías por falta de producto. Es por eso que la demora en la entrega ya es de 60 días en promedio y va en aumento. Algunos modelos tienen una espera de cuatro meses. En abril, los patentamientos y las ventas de fábrica a concesionarias fueron menores que lo esperado o -explican empresarios del sector- que lo que podrían ser. Ayer se conocieron los datos de patentamientos de abril que cerraron en 50.726 unidades. Lo curioso es que por la demanda del mercado se podrían haber colocado unos 3.000 autos más. Los empresarios del sector aseguran que no venden más porque faltan vehículos.   

  • La falta de autos ya se sabe por qué es. No es un tema nuevo. El fenómeno Brasil sigue marcando el ritmo del mercado argentino y el mejor negocio hoy para las terminales radicadas en la Argentina es venderle autos al principal socio del Mercosur. Se gana hasta un 50% más en dólares. Por eso, al mercado local se lo abastece con cuentagotas. Hay que recordar que más del 70% de los vehículos que se producen en el país se exportan a Brasil. La otra cara de la moneda es el flujo que viene desde allá. Para las filiales brasileñas también es mejor negocio vender en el mercado interno que exportar a la Argentina. Conclusión: también vienen pocos autos. Mientras tanto, el consumidor argentino no se detiene y sigue comprando 0 km. Mucho de esto tiene que ver con el proceso inflacionario que hace que el público se vuelque a la compra de bienes como los autos.

  • Esto se da también porque, si bien los autos están ajustando los precios mes a mes, los aumentos no son de la magnitud que suben en otros rubros y están lejos del incremento del costo de vida real que se espera para todo el año. Los retoques en las listas rondan el 0,6% mensual, mientras que el INDEC está difundiendo índices más cercanos al 1%. Ni hablar contra los niveles que dan los institutos privados. Pero, obvio, el mercado no da para hacer locuras más allá de una demanda sostenida. Incluso algunos modelos comenzaron a tener bonificaciones porque no son atractivos para los compradores. «Las empresas a veces posicionan un modelo en un precio que no es adecuado y después deben reacomodarlo más bajo porque no se vende», explicaron en una concesionaria. 

  • Algo que se espera con expectativa para alentar las ventas es la nueva ley de leasing, pero no hay buenas noticias en este tema. Es que Cristina de Kirchner vetó el proyecto en el que se estaba trabajando. Lo consideró «muy amplio» y pidió que lo acotaran. Hay cuestiones fiscales que no cierran. Lo que se sabe es que se está trabajando en uno nuevo, que es impulsado por una automotriz. Para más datos, de origen francés.

    H. A.
  • Dejá tu comentario