A rodar

Edición Impresa

Por donde se lo mire, el sector automotor está viviendo un momento complicado. Las ventas internas siguen en picada y ahora está complicado también el plano externo por el impacto de las retenciones a las exportaciones y la reducción de los reintegros. También por el debate del Presupuesto, que puede frenar la baja de impuestos prevista. Ya se perciben las primeras consecuencias. Por ejemplo, Toyota fue noticia este mes por aumentar los precios sólo un 4,5% mientras el resto de las marcas los ajustaron hasta 22%. La marca japonesa podía darse esos lujos por -como explicó hace unas semanas en una entrevista con este diario Daniel Herrero, presidente de la compañía- con los ingresos que le generaba la exportación de Hilux podían "subsidiar" los 0 km que importaban como Corolla y Etios. Pero las medidas que aplicó el Gobierno son un golpe duro para las empresas que exportan y Toyota lidera ese ranking entre automotrices. Se calcula que el impacto de las retención es de unos u$s500 millones para el sector. La marca japonesa, por lo explicado, es la que más lo va a sentir. Es por eso que en octubre, la suba de los precios de sus 0 km será mayor a la de septiembre. Eso ya lo reconocen en la terminal y le están anticipando a su red de concesionarias.

Si esto le pasa a la automotriz más sólida hoy en la Argentina, la situación del resto es peor. Con sólo mirar el cronograma de suspensiones de personal que se está aplicando alcanza para tomar magnitud del problema. Hay una terminal muy preocupada por los cambios de reglas de juego. Tiene una inversión en marcha y los números con estas modificaciones no le cierran. "Cuando pensamos en el nuevo proyecto, hicimos

cálculos con determinadas condiciones pero ahora tenemos retenciones para exportar, se frenan los reembolsos y podría atenuarse la baja de impuestos. La situación nos cambió", explicaron desde esa automotriz. ¿Puede dar de baja la inversión? Desde la empresa no se descartó de manera tajante. Otras terminales que están en un proceso similar no lo "blanquean" pero están preocupados por el mismo problema.

Hay un caso concreto como el de Ford. Aunque no fue anunciado oficialmente, la próxima generación del Focus no se fabricará en la Argentina. Por este motivo, la automotriz perderá la producción de ese modelo en la planta de General Pacheco en un plazo no muy lejano . De esta manera se quedará únicamente con la fabricación de la pick-up Ranger. Sin embargo, las autoridades están intentando la radicación de otra plataforma para reemplazar, en producción, lo que dejará el Focus. Desde hace un par de años está analizando distintas alternativas de modelos diversos. El resultado fue negativo. Todo eso es un contexto mejor al de ahora. Por eso, la situación con estas nuevas medidas se agrava. Paralelamente, se está comenzando a negociar la próxima generación de la Ranger. Todavía se está en etapa preliminar. Estos procesos son largos y hay que ir superando distintas etapas. Recién se está en la primera. Sin embargo, en situaciones como estas, los pasillos de las empresas se llenan de rumores. Uno que circula con fuerza por estos días en la compañía tiene que ver con la alianza estratégica global que se anunció en junio con Volkswagen. En la Argentina no es novedoso ya que hace 30 años eran una sola empresa bajo el nombre de Autolatina. De hecho, las dos terminales están radicadas en la misma localidad bonaerense y separadas por un alambrado olímpico. De un lado se produce la Ranger y del otro la Amarok. La marca alemana también está negociando ya una inversión para la sucesora de la actual generación de la pick-up. Así lo reconoció a este diario su presidente, Hernan Vázquez. El rumor que circula en Ford es que las próximas pick-up de ambas marcas serán muy parecidas. Se buscaría la máxima integración -autopartes, logística-procesos- para abaratar costos, ganar escala y poder competir en mejores condiciones con la poderosa Toyota Hilux que lídera el mercado desde hace años. Hay que mirar la experiencia que están llevando adelante en Córdoba Renault, Nissan y Mercedes-Benz.

Se acerca el cambio de autoridades en ADEFA. Luis Peláez Gamboa, de Renault, dejará la presidencia. Por la sucesión por orden alfabético, el turno es para Scania. El titular de la compañía, según pudo saber este diario, aceptará el cargo, por lo que César Ramírez Rojas será el próximo presidente de la entidad.

Dejá tu comentario