A rodar

Edición Impresa

• Se podría decir que es un clásico. Cada vez que, en los últimos años, se avecina un cambio en los Impuestos Internos, el mercado se altera. Con la confirmación por parte del Gobierno -al enviar la modificación tributaria dentro del proyecto de Presupuesto- se oficializó el cambio de este gravamen y se dieron precisiones, tal como se había adelantado en esta columna. El ajuste, a partir del año próximo, será trimestral y al ritmo de la inflación. Hoy la base imponible está fijada en $900.000 de precio de fábrica o distribuidor. Al público, alrededor de $1.250.000. Se estima que con una inflación de 40% o más en 2017, se subirá a aproximadamente a $1.750.000. Esto provoca especulación. Como hay modelos que están "topeados", es decir, que no aumentaron en los últimos meses para no caer en el tributo, en cuanto se normalice la situación van a aumentar. ¿Cuánto? Dependerá del mercado, o sea, la demanda, y de la decisión de la terminal o el importador. Puede haber algún modelo que baje de precio, pero no serán muchos. Hay que recordar que por arriba de la base imponible se paga una alícuota del 20% que significa un aumento del precio de 25%. Pero la mayoría de los 0 km que están en el límite van a aumentar. Es por eso que esos modelos "desaparecieron" de las concesionarias. La lógica es simple: no van a vender un vehículo a un precio hoy sabiendo que desde el 1 de enero va a estar más caro. Esto, en las concesionarias que tienen algún stock de un modelo codiciado. La alternativa, en algunos casos, es pagar un sobreprecio respecto al valor que figura hoy anticipando, en parte, el ajuste de 2019. Los más prolijos cumplen con la entrega del modelo al precio pautado con el cliente, pero ya no reciben señas para operaciones nuevas y proponen entrega en enero con el precio nuevo. Son los menos. También se están haciendo operaciones con clientes que no tienen problema en pagar el valor con Interno, aunque en dos meses puedan conseguirlo a un precio más atractivo. Todo se hubiese solucionado si el Gobierno cumplía la promesa de campaña y lo eliminaba a comienzos de 2016. Pero no, los políticos tienen esas cosas. Falta de palabra.

• En esta columna se escribió semanas atrás que César Ramírez Rojas, presidente de Scania, se "encaminaba" a ser el nuevo titular de ADEFA. Parece que el ejecutivo y este periodista tuvieron un tropezón en ese camino. En realidad, lo publicado respondía a la información de una fuente que adelantó que RR estaba dispuesto a asumir el cargo. ¿Por qué él? Porque en la entidad, desde hace años, se decide la conducción por orden alfabético de la empresa. Si bien el estatuto exige una elección, desde hace unos 20 años, se optó por un acuerdo previo en base a este sistema -conocido como "la escuelita" - para evitar rencillas internas muy usuales en los 90. Hoy la conducción está a cargo de Renault y la próxima debía ser Scania. Sin embargo, publicado el tema, algunos directivos de otras empresas se tomaron la molestia de mostrar sus dudas. "Me parece que no va a ser así", apuntaron desde el otro lado del teléfono. La objeción a la presidencia de Ramírez Rojas es porque en varias empresas creen que, para el tiempo difícil que se avecina, se necesita alguien más representativo. Es por eso que la lista presentada en ADEFA, para ser avalada en la elección, la encabeza Hernán Vázquez, CEO de Volkswagen, escoltado por Renault de vice y Scania en secretaría. Entonces será Vázquez nuevo N"1 y se romperá la tradición alfabética. Curioso: una pequeña traición que se concretará justo el 17 de octubre próximo, el Día de la Lealtad.

• Después del cimbronazo que provocó la oficialización del final de producción del Ford Focus, desde mayo próximo, el clima dentro de esa terminal no es el mejor. Actualmente, se trabaja en dos turnos para fabricar la pick-up Ranger y uno para el auto. Por eso, hay mucha incertidumbre en la planta, teniendo en cuenta que no hay previsto un modelo que reemplace al saliente. Desde el anuncio, la empresa está convocando a los empleados que quisieron irse en enero mediante el sistema de retiro voluntario que estaba vigente, pero que no pudo hacerlo por haberse completado el cupo. Ahora tienen una nueva posibilidad. Paralelamente, se le hizo llegar en los últimos días una carta a cada empleado explicando la situación de la compañía, junto al detalle de la indemnización que le corresponde, para poder acogerse al nuevo retiro voluntario que se abrirá una vez evaluada la cantidad de trabajadores que harán uso de la primera opción.

Dejá tu comentario