A rodar

Edición Impresa

• La "tormenta" no sólo la tiene el presidente Mauricio Macri. También en la entidad que agrupa a las automotrices locales (ADEFA) se desató un fuerte temporal a raíz de la elección de autoridades que se realizará mañana. Es que las diferencias internas para elegir la nueva conducción de la institución llegaron a niveles sin precedentes y suma tensiones, a medida que transcurren las horas. La semana pasada en Ámbito Financiero se publicó un cuadro de situación sobre esos cortocircuitos y cómo el "modelo Toyota" dividía las aguas. Tanto es así que no faltaron las fuentes que buscaron sumar información. Pero hubo un dato que, de concretarse, convertiría la tormenta en huracán. La marca japonesa habría evaluado abandonar la entidad a raíz de las negociaciones que se llevaron a cabo para la conformación de la única lista presentada. El malestar en la marca japonesa es muy grande ya que entienden que la jugada tuvo como propósito evitar que la compañía se hiciera cargo de la presidencia de la institución por los próximos doce meses. Desde la automotriz se negó a este diario una medida drástica. "Lo vamos a desmentir" advirtieron ante una consulta oficial. Es lógico. Ninguna empresa blanqueará una decisión de este tipo antes de tomarla. Sin embargo, algo pasó. Y fue hace dos semanas cuando se presentó la única lista que hasta anoche estaba en carrera. Hubo sorpresa en los representantes de Toyota y algún comentario que mostró su decepción. Nada escandaloso, son "japoneses". Pero al llegar a las oficinas de la compañía se barajaron, "en caliente", todas las hipótesis, hasta la más extrema, que quedó flotando en el ambiente. El cuestionamiento no es exclusivo de la terminal radicada en la localidad de Zárate ya que otra automotriz también en disidencia por el manejo actual mantuvo contactos con Toyota para tener una posición común. El hecho no sólo tendría un impacto institucional interno sino que debilitaría a ADEFA como representante del sector. En la actualidad, Toyota tiene el 30% de la producción automotriz y el 50% de las exportaciones. Por ese motivo, desde una empresa competidora, alertaron por la posible salida de esta terminal: "Hoy ADEFA necesita más a Toyota que Toyota a ADEFA".

• El problema se produjo por la decisión de romper con una tradición que venía guiando desde hace muchos años a la entidad: la de elegir a su conductor por el sistema de orden alfabético de la marca. Si bien el estatuto establece que la designación de la máxima autoridad debe hacerse por elección, se optó por este sistema conocido como "la escuelita"- a fines de los 90, como un acuerdo previo para evitar las peleas internas. Para eso, se firmó entonces un compromiso de todos los asociados. Se ofrecía la presidencia a la automotriz correspondiente y, en caso de aceptar, se avalaba con el acto electoral como exige el estatuto. Desde entonces, se vino cumpliendo casi a la perfección, salvo por alguna declinación voluntaria por cuestiones personales o por marcas con presidentes extranjeros con poco tiempo de residencia en el país y sin manejo del castellano. Desde algunas empresas entienden que desde el 2015, ese mecanismo fue dado de baja pero, en otras, proclaman su vigencia lo que genera una gran confusión. El quiebre se produjo al finalizar el mandato de Isela Costantini, entonces CEO de General Motors. Fue ella quien cuestionó el sistema de abecedario por quitar representatividad. "Tiene sentido que sigamos con esto" preguntó al sus pares. Los convenció y así tuvo un segundo mandato que quedó trunco al asumir el manejo de Aerolíneas Argentinas. Desde entonces, la "biblioteca" está dividida en ADEFA sobre cómo se elige el presidente. Es cierto que el desconcierto es provocado también por el accionar de algunas empresas que de un año al otro cambian de opinión. A veces por un nuevo CEO que llega con una visión diferente. Otras, por impulsos o caprichos.

• El actual N°1 de ADEFA es Luis Peláez Gamboa, de Renault que algunos creen que sucedió "alfabéticamente" a Luis Uretea Sáenz Peña de PSA (Peugeot-Citroën), tras un pequeño interregno de Mercedes-Benz (que ocupaba la vicepresidencia) para cumplir el mandato, como consecuencia de la renuncia del ex embajador en Francia. Con Renault, se volvió a alinear el sistema de abecedario. Por consiguiente, con este criterio, el próximo "jefe" automotor debería ser el presidente de Scania, César Ramírez Rojas. Eso ya quedó descartado, tal como había adelantado Ámbito Financiero. Los argumentos que se esgrimen son diversos. El más políticamente correcto es que, por el difícil momento que vive el sector (caída de ventas, retenciones y quita de reembolsos a las exportaciones y reclamos diversos al Gobierno), se necesitaba una automotriz más fuerte en materia de producción y no una terminal de camiones con poca actividad. Con la lógica que se venía cumpliendo en la entidad, el turno de presidencia correspondiera, entonces, a Toyota, por ser la automotriz que alfabéticamente sigue a Scania. Un dato a tener en cuenta es que esta empresa de camiones forma parte del grupo Volkswagen. Precisamente, la lista conformada lleva a Hernán Vázquez, de Volkswagen, como candidato a presidente; Ramírez Rojas, de Scania, de vice y Peláez Gamboa, de Renault, en la secretaría. Hay quienes piensan que, en todo caso, se podría haber elaborado una lista que incluyera a la marca japonesa. "En una jugada, sacaron a Toyota del triunvirato en el que le correspondía la vicepresidencia para mantener el orden alfabético" señaló un ejecutivo de una automotriz. Otros creen que la presentación de listas es el único medio válido para llegar al máximo sillón automotor.

• Lo que está claro es que la elección de mañana dejará heridos. "No hay consenso" explicó otro empresario del sector. Nada indica que la lista presentada no sea la elegida. Volkswagen es la empresa que lidera las ventas, produce dos modelos y tiene una inversión en marcha. Vázquez es un ejecutivo importante, con carisma, y bien considerado por sus pares. Para algunos operadores del sector, la jugada para desplazar a Toyota es que la automotriz radicada en Zárate tomó un alto grado de exposición debido a sus buenos resultados. Además de ser la terminal que más produce y exporta, lideró el mes pasado el ranking de ventas de pick-up y de autos. Si bien en el mercado global Volkswagen sigue siendo la empresa líder, el crecimiento de la japonesa es constante. A esto se suma que mientras gran parte de las empresas están con suspensiones de personal, Toyota trabaja al máximo de su capacidad en dos turnos, con feriados y fines de semana, para cumplir con la demanda externa, e incorpora empleados. Esto es algo que deja en posición incómoda a sus competidoras y hace que su presidente, Daniel Herrero, sea mirado con cierto recelo dentro de la entidad. "Se corta sólo", dicen algunos en relación a ser un directivo que no se alinea con las decisiones de la entidad. No es la primera vez que hay cortocircuitos. En otras oportunidades que se debatió dejar de lado el sistema de abecedario y elegir presidente por consenso, tanto Herrero como Cristiano Rattazzi de Fiat, recibieron "bolilla negra" por parte del resto de las empresas por distintos motivos. Toyota podría presentar una lista para competir pero, con estos antecedentes, no correría con muchas posibilidades. Lo curioso de todo esto es que se eligió el 17 de octubre, el Día de la Lealtad, para consumar los que algunos consideran- una pequeña traición.

Dejá tu comentario