ALBERTO PRíNCIPE - Presidente de la Cámara del Comercio Automotor

Edición Impresa

Estamos terminando un año con un volumen similar o parecido al de 2011.

Los últimos meses vienen traccionando muy bien y somos optimistas respecto de que la tendencia seguirá siendo alcista en lo que queda del año. No nos olvidemos que venimos de cinco años consecutivos de crecimiento ininterrumpido y que el año pasado fue récord de récord en comercialización de vehículos usados con más de 1.800.000 unidades.

El interior, generador del crecimiento en estos últimos años récord, vuelve a participar de forma activa en el sector.

Pese a las pequeñas modificaciones de precios que van sufriendo los autos nuevos, que se trasladan también a los usados, la gente ve a este mercado como una excelente opción de inversión. Consideran que los autos están en buen precio y apuestan al sector.

La mayor venta de vehículos 0 km está llevando a que en los próximos años comience a achicarse la antigüedad del parque automotor en nuestro país.

En la actualidad es de 15 años. Estimamos que en una primera etapa, la baja de la antigüedad debería llegar a 8 o 10 años.

Y con el tiempo, a dos años, antigüedad de los parques en los grandes países productores.

Pero también tenemos que decir que ayudaría mucho que se ponga en marcha en toda la Argentina la ley que obliga a realizar la Verificación Técnica Vehicular (VTV), porque serviría como reaseguro para el sector y los clientes, dado que disminuiría las transacciones de unidades en mal estado.

Tanto el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sólo verifica vehículos comerciales- como muchos Gobiernos provinciales aún no la pusieron en práctica.

La implementación de la VTV sería suficiente garantía para quienes deciden comprar un auto -porque les da la pauta de que el vehículo está en buenas condiciones- como para los dueños de agencias y concesionarias, que se aseguran comercializar un buen producto. También la garantía de la VTV permitiría controlar la polución y el impacto ambiental en provincias y ciudades de nuestro país.

Por último quiero dedicar un párrafo a la financiación. Del volumen comercializado el año pasado, solamente el 30% se realizó bajo esta modalidad. Mucho ayudaría al sector, y fundamentalmente al público interesado en adquirir un auto usado, poder contar con créditos baratos.

Y decimos esto porque desde hace años, hay mucha gente que quiere comprar o cambiar su vehículo y no llega con sus ahorros, porque las tasas que se ofrecen son prohibitivas.

El año próximo seguirá el crecimiento, pero tendremos que observar cómo evoluciona la rentabilidad del sector, porque ya no es la misma que al comienzo de año. Y es un tema que nos preocupa mucho.

Dejá tu comentario