Alquílese un amigo y recorra la ciudad

Edición Impresa

Todo comenzó en 2008 cuando a tres brasileñas, una de ellas periodista de la BBC y la CNN, se les ocurrió que una buena manera de conocer una ciudad es ir de la mano de alguien que vive en ella. Que de ese modo se puede ir a lugares que los recorridos turísticos habituales dejan de lado. Si bien hay un costo que se paga por la cantidad de horas que se contrata al conocedor, el resultado puede ser beneficioso si indica cómo no gastar comiendo en lugares caros o visitar locales de música que no entran en los folletos para viajeros.

La idea surgió cuando a una de las chicas, que estudiaba una maestría en Londres, conoció amigos que le recomendaban sitios que no estaban en su famosísima guía de la ciudad, (de una de las editoriales más conocidas y de prestigio internacional en libros sobre destinos turísticos) le aconsejaban dónde no ir y cuáles eran los lugares imperdibles.

Así fue como en una reunión de amigas, entre las que estaba Gisele Teixeira, fundaron el proyecto "Rent A Local Friend," donde se propone rentar, alquilar, como se alquila un auto (meor es decir contratar) a un "amigo" por unas horas o un día para que nos lleve a espacios atractivos.

El proyecto arrancó en 35 ciudades de Europa, América y Asia, entre ellas están, por ejemplo, Buenos Aires, Nueva York y México. En el sitio de internet de "renta local friend" el turista puede indicar la ciudad donde se piensa viajar, y la empresa desplegará una lista de friends disponibles, los idiomas que habla, su formación, su profesión, los temas urbanos en que se especializa, todas las referencias que se consideren imprescindibles.

Requisitos

Una vez que se selecciona al "friend" local, se debe llenar un cuestionario y, por supuesto, leer y aceptar los términos y condiciones que exige la "renta". En ese mismo apartado aparece el costo de los servicios que va desde 100 dólares por cuatro horas, hasta 500 por dos personas, todo el día. El pago se hace cuando se llega al punto de reunión acordado.

Las emprendedoras, que construyeron esa empresa internacional, siguen buscando "friends" que tengan jerarquía profesional, dominen idiomas -es básico el inglés-, y tener disponibilidad de horarios suma si se tiene auto.

Hoy han surgido numerosos competidores que ofrecen un acompañante que, como propone uno de ellos, que "el turista pueda disfrutar de su viaje estando bien informado, alguien que prefiere "buscarse la vida", pero que agradece los consejos, sugerencias y ayudas que le hagan su estadía más interesante".

Dejá tu comentario