“Ante Francia confiamos en recuperar las pérdidas”

Edición Impresa

Periodista: ¿Cómo quedó la situación económica de la AAT (Asociación Argentina de Tenis) tras las últimas series de Copa Davis y Fed Cup?

Héctor Romani:
Tenemos un déficit cercano a 1,4 milllón de pesos. Tuvimos poco público para la Davis. Nos tocó mala época, tuvimos recambio turístico que no ayudó e hizo mucho calor, aunque el clima nos dio la ventaja de ganarle a Alemania. Con respecto a Fed Cup, estuvo en los márgenes de lo previsto. Siempre hay poco público para el tenis femenino.

P.: ¿Cómo repercute esto en futuras inversiones?

H.R.:
No va a repercutir porque nos fue más o menos bien en la semifinal contra República Checa, el año pasado. Haberle ganado a Alemania nos da la posibilidad de tener una buena posición para recuperar esto con Francia. En la Argentina, la comunidad francesa es grande, y hay empresas que quieren participar. BNP (banco de aquel país), sponsor principal de la Copa Davis, duplicó su carpa corporativa a 300 personas. Otro sponsor nuestro, Peugeot, también ya está haciendo un plan promocional. Todo eso ayuda a que tengamos cada vez más público y más empresas que participan.

P.: Se rumorea que puede haber un cambio de serie ante Francia. ¿Implicaría un cambio de costos o es viable?

H.R.:
Si nos movemos, es porque tenemos un beneficio económico, si no será acá. Al único lugar que podríamos ir hoy es a Tigre. No vamos a ir a un lugar donde tengamos que construir una cancha, ya que el polvo de ladrillo lleva su tiempo para hacer. Si hay canchas hechas, se pueden mejorar y se arman las tribunas.

P.: ¿Existe alguna relación entre la pérdida financiera y la cancelación de algunos torneos de future a principio de año?

H.R.:
Lamentablemente, en la Argentina las cuentas se manejan al revés del resto de los países, donde se cierra el año en septiembre y se abren los presupuestos para el siguiente. Acá hay que esperar hasta diciembre, y los tiempos de la ITF son diferentes. Para cada future necesitamos tres meses de anticipación para pedirlo. Este año no haremos 25 torneos como en 2012, porque agotamos a los jugadores. Haremos 17 o 18 torneos, mezclando los que entregan 10 mil pesos con los de 15 mil y los descansos. También tenemos cuatro challengers confirmados: Villa Allende (Córdoba), San Juan, Buenos Aires y Mendoza.

P.: ¿Hay alguna forma de cambiar este modelo?

H.R.:
Es muy difícil porque las empresas quieren ver cómo cierran el año, y diciembre y enero son meses muertos. A nosotros se nos complica mucho, pero por las negociaciones, las charlas y el trabajo que uno hace el año anterior, las empresas nos dan una línea favorable. A diferencia de otros países, nosotros no tenemos un sistema en el que cada provincia o ciudad tenga una economía sólida. En general, dependemos de empresas cuya central está instalada en Buenos Aires y que colaboran en el interior. Nosotros queremos que los futures sean federales y se nos complica un poco más.

P.: ¿En qué medida este tipo de torneos facilitan el desarrollo de los juveniles?

H.R.:
Hoy un jugador argentino se puede desarrollar acá sin irse afuera. Puede jugar torneos profesionales de 3 mil pesos, hasta de 10 mil o 15 mil, con torneos todas las semanas. Además, tiene futures, challengers, juniors, encuentros (del interior para los más chiquitos), el circuito Tenis Ten. Tenemos una plataforma interesante. Ahora tenemos que encontrar que los que se meten tengan capacidad tenística.

P.: ¿Cómo hicieron para incentivar la inversión de las empresas?

H.R.:
Hemos profesionalizado la Asociación, y eso no es solamente que cobre un dirigente, como es el caso mío. Es importante tener un concepto claro marketinero y un objetivo claro. Hoy tenemos a Havas, que comprendió cuál es nuestra idea y estrategia comunicacional. Todavía somos un poco Copa Davis dependientes, pero poco a poco las empresas se dan cuenta de que pueden promocionar un circuito de menores o de futures y que pueden tomar su estrategia comunicacional en base al tenis.

P.: ¿Cómo repercute la restricción al dólar?

H.R.: Para nosotros es relativo porque la actividad es acá. Los premios de la ITF los pagan ellos. Recibimos ingresos genuinos por los afiliados y las inscripciones de los torneos, que son en pesos. Con las importaciones tampoco hay problemas porque somos "organizadores de actividad". Tengo entendido que los importadores sí tienen problemas, sobre todo con faltantes de algunos productos, como pelotas.

P.: ¿Considera que debería haber, para este tipo de eventos, una venta especial de dólares?

H.R.:
Totalmente. Para el desarrollo del deporte debería haberlo. Nosotros no hemos tenido mayores inconvenientes al respecto, pero si los tuviéramos, haríamos una presentación solicitando que nos den un beneficio, porque lo que estamos haciendo y exportando es un producto nacional.

P.: Los países más grandes, como Francia o EE.UU. tienen mayor presupuesto. No obstante, ¿copian sus ideas?

H.R.:
Nosotros manejamos dos millones de dólares anuales de presupuesto, contra 70 millones de euros de Francia. Conceptual y tenísticamente es más o menos lo mismo: ellos tienen 14 entre los 100 primeros del mundo y nosotros tenemos 8. Tenemos una plataforma interesante. Lo que nos falta es la tecnología. Por eso con "Tito" Vázquez (director de desarrollo de la AAT) tenemos que manejarnos parejo y ser muchas veces subjetivos a la hora de elegir a un chico para ayudarlo más que a otro.

P.: ¿Una base financiera sólida repercute más en los juveniles o a nivel profesional, como un torneo ATP y la Copa Davis?

H.R.:
Creo que la iniciación es muy importante. Si tuviera más presupuesto, invertiría en dos puntos fundamentales. Primero en la iniciación, con muy buenas escuelas, especialistas que trabajen en biomecánica y coordinación. Y después invertiría fuerte en ese chico de 18 a 22 años que dejó de ser junior, empieza a ser profesional, y por ahí le falta un golpe de horno.

P.: Hace un tiempo que se viene hablando de hacer un ATP de Buenos Aires de mayor envergadura. ¿Sigue estando la idea?

H.R.:
Los torneos son independientes, por lo cual los puede hacer cualquiera. Como parte de la AAT, me gustaría terminar mi mandato teniendo al menos otro ATP 250. Creo que Jaite (capitán de Copa Davis y director de la Copa Claro) con su grupo debe estar pensando hacer algo un poco más grande. Si en la Argentina, con todos los torneos que tenemos durante el año (18 futures y 4 challengers) le agregara un ATP en diciembre, sería glorioso. Si ese circuito y el hipotético ATP tienen éxito, son recursos muy importantes que quedan para el desarrollo del tenis en la Argentina.

P.: ¿Qué puede hacer la AAT para intentar cambiar la decisión de Juan Martín del Potro y que vuelva a jugar la Copa Davis?

H.R.:
Tenemos las puertas abiertas al diálogo. Como parte de la AAT, no puedo decir que no me gustaría que juegue. Ojalá lo hiciera, aunque es un tema de equipo, de un capitán al que le damos todo el apoyo. Más que decirle a viva voz que nos podemos sentar cuando quiera él, no podemos. Yo lo veo a él todos los días en el club que soy vitalicio, pero es un lugar de esparcimiento, no para hablar con él. Ya le manifesté en su momento que estoy dispuesto a hablar.

P.: ¿Cómo evalúan el trabajo de Jaite?

H.R.: Cuando le di la mano después de jugar en Sevilla, le dije que tenía tres años de mandato, y los vamos a cumplir. Estamos contentos con él. El capitán no es solamente venir y entrar a la cancha. Es un trabajo previo, evaluando la serie. Hay un premio que se llama PILA, que la ITF le entrega a la mejor organización, y la Argentina lo viene ganando todos los años. El capitán colabora con nosotros en la hotelería, el transporte, el vestuario, el vip, la atención a la gente, el ingreso al público. En todo eso tiene una intervención activa. Estamos muy contentos como también lo estuvimos con "Tito" Vázquez.

P.: ¿Cuál es el futuro del tenis femenino tras el retiro de Gisela Dulko?

H.R.:
Creo que es halagüeño. Tenemos chicas de 16 años que juegan muy bien, como Nadia Podoroska, Julieta Estable o Daniela Farfan. Estamos haciendo programas para buscar más chicas. Creo que el tenis argentino va a ser prometedor. Quizás no tendremos una figura dentro de uno o dos años, pero a la larga vamos a tener muy buenos jugadores porque estamos haciendo un trabajo consistente.



Entrevista de Héctor Torres y Ariel Giuliani

Dejá tu comentario