Ante un escenario cambiante

Edición Impresa

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona norte de Buenos Aires y sur de Santa Fe, sobre la base de los precios proyectados a cosecha 2012. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio y bajo la forma de arrendamiento en campos de terceros.

En las últimas semanas el mercado de granos se movió al ritmo del clima en el hemisferio norte, con subas ante la preocupación por la falta de humedad en el norte de Europa y por los excesos de lluvia en EE.UU. y el consiguiente retraso de las siembras de maíz y soja. La gran capacidad de siembra que tienen los farmers, que en un lapso de pocos días sin lluvia lograron sembrar millones de hectáreas, volvió a traer tranquilidad al mercado, con la consecuente baja de precios.

De un mes a esta fecha, el precio del maíz en el MAT para la posición abril/12 pasó de 182 a 174 u$s/t, la soja mayo/12 pasó de 316 a 313 u$s/t, y el trigo enero/12 cayó de 195 a 188 u$s/t.

Con estos cambios, las proyecciones en siembras por administración del maíz pasaron de tener un resultado neto de 76 u$s/ha por encima de la soja para un rinde de 80 qq/ha y 36 qq/ha respectivamente, a casi un empate técnico, con un resultado neto proyectado para el maíz que supera a la soja por 17 u$s/ha para los rindes mencionados. En el rango de rindes bajos hay un empate. Cabe mencionar que la inversión requerida para sembrar una hectárea de maíz es más alta que en soja. Los resultados proyectados para la secuencia trigo/soja 2ª quedaron por detrás de estos cultivos.

Para siembras en campo arrendado, las proyecciones casi no cambiaron para la soja, mientras que cayeron las proyecciones para el maíz. En ambos casos, para el rango de rindes bajos hay quebranto.

Para la secuencia trigo-soja de segunda, con la baja de precios se profundizó el quebranto proyectado para todo el rango de rindes, que no se revierte con el resultado positivo que muestra la soja de segunda para el rinde alto. Si no hubiese un mercado intervenido, los precios del trigo serían al menos 60 u$s/tn más altos, y otra sería la historia de proyección de área a sembrar, de producción y de volumen exportado, no sólo de grano sino de subproductos, con la consecuente mejora en la balanza comercial. Cuando la realidad muestra que las políticas están erradas, es necesario cambiarlas.

Dejá tu comentario