“Banco peruano vale igual que los 5 principales argentinos”

Edición Impresa

• Para Santiago Maggi, de Bulltick Capital Markets, «no volverán a verse fuertes ganancias en Wall Street»

«Todos los retornos a partir de ahora se van a achicar. Las ganancias que estábamos acostumbrados a ver desaparecieron, quizás para siempre». Terminante, Santiago Maggi, jefe de estrategia de Bulltick Capital Markets, define así el futuro de Wall Street, donde asegura que ya no se verán subas del 12% anuales en el S&P, como se dieron en años anteriores. El analista cree, además, que hacia fin de año el dólar estará por encima del valor actual y que por eso «hoy es un buen momento para alivianar posiciones que se tengan en euros».

Aquí lo destacado del diálogo que mantuvo con este diario, desde su oficina en Miami, Santiago Maggi, tras la publicación de su libro «Estrategias de inversión en mercados inciertos»:

Periodista: ¿Cómo definiría los vaivenes que se observan en Wall Street?

Santiago Maggi
: Estamos viendo que se acabó el miedo de volver a entrar en una recesión económica. Con la difusión de algunos reportes con resultados que no fueron tan malos como se esperaba, sobre todo de las empresas, empezamos a observar una suba en los mercados que marcó julio. Se supo así que no se acaba el mundo, pero a la vez los problemas reales de fondo siguen existiendo. Por eso empezamos a ver un tira y afloja que puede llevar a que en agosto, que suele ser un mes lento por el verano, con poca volatilidad y volumen bajo, haya algún cambio. Pero el mercado ahora toma decisiones sólo basándose en los fundamentales. Y como sabemos que las noticias no serán tan malas, se descartan fuertes bajas.

P.: ¿Y después de agosto?

S.M.:
Soy bastante pesimista porque el mundo cambió después de la crisis de 2008. Se entra en una economía lenta, anémica, y eso se verá reflejado en los mercados, donde la volatilidad será menor. A partir de ahora habrá una necesidad de que los inversores sean activos. Significa que por ejemplo, si en julio, como realmente sucedió, el S&P subió casi un 10%, que es un retorno espectacular y justamente había comprado acciones, es momento de tomar ganancias. Todos los retornos a partir de ahora se van a achicar. Las ganancias que estábamos acostumbrados a ver desaparecieron, quizás para siempre.

P.: Es decir que con el cambio que se produjo en los mercados, el inversor se ve obligado a cambiar.

S.M.:
Sí. La política de comprar para largo plazo no funciona más. Si alguien compró un activo que subió en un mes un 7%, hay que tomar ganancias. Pero esto es ir contra los dos pecados de los inversores: el miedo y la codicia. No comprar por miedo a que bajen más los precios, ni vender por codiciar que suban más. Un S&P con retornos del 12% anuales no se va a ver más. Aquel que compró en marzo de 2009 y vendió hoy tuvo un retorno del 70%. El que haya tomado apenas un tercio de esta evolución ganó un 25%, aun con todas las incertidumbres que todavía hay en los mercados. Ahora, hasta el más optimista sabe que la economía no entró en una etapa de verdadera expansión, por eso el «buy and hold» (comprar y esperar) no va más.

P.: ¿Estos consejos sirven también para el resto de los mercados, fuera de Wall Street?

S.M.:
Los mercados emergentes están en una posición distinta a los desarrollados, en la que nunca han estado y van a ser los grandes beneficiados. Son productores de commodities, y China los necesita. Aunque ese país se desacelere, no crecerá al 10%, sino al 8%. Eso requiere una demanda constante de lo que produce Latinoamérica. Hay países, como Brasil, que, a pesar de ser espectaculares, tienen valuaciones en niveles caros. Podría haber una corrección, allí no se pueden esperar los mismos retornos que hace cuatro años. En la Argentina, el riesgo y la dinámica son muy distintos, pero hay oportunidades.

P.: ¿Recomienda a la Argentina como mercado para tener en cuenta?

S.M.: Antes sí. Hoy no tanto, aunque hay también alguna oportunidad. Por ejemplo, el sistema bancario argentino tiene un valor ridículo. Se pueden comprar los 5 bancos principales privados que controlan casi el 50% del sistema financiero del país, por menos de 5 mil millones de dólares. Uno solo de los principales bancos peruanos cuesta entre 8 mil y 10 mil millones de dólares. Pero la Argentina tiene un tema de intervención gubernamental que no permite tener previsiones claras.

P.: ¿Cómo espera que evolucione el dólar?

S.M.: El dólar se va a mantener en un rango. Mi proyección es que a fin de año estará un poco por encima de su valor actual. La economía de Estados Unidos es la más dinámica, la que absorbió mayormente los problemas y la que está adelantada. Europa curó la hemorragia pero los problemas siguen latentes. Por eso el dólar, cuando cae, es para comprar y es una moneda de la que nunca hay que estar afuera en un ciento por ciento.

P.: ¿Recomienda salir de las posiciones en euros?

S.M.:
Con un euro en 1,30 es un buen nivel para salir. Podría subir un poco más, pero la dinámica europea muestra que las noticias positivas se deben en gran medida a el 1,20 del euro. En un nivel cercano a 1,30 es un buen momento para alivianar posiciones que se tengan en euros. Cuando se lanzó el euro, estaba a 0,80. No es una locura que vuelva a estar a la par.

P.: ¿Qué tienen que observar en los próximos días los inversores para tomar decisiones?

S.M.: Mañana sale el PBI del segundo trimestre, que se espera sea de un 2,5%. Pero no hay que olvidar que el mercado ya descontó noticias no tan buenas. Por ejemplo, resultados menos positivos de Fedex o UPS, que determinan la actividad porque transportan mercadería, no hicieron que se derrumben los mercados. También mañana hay algunos reportes industriales importantes que pueden mover un poco las posiciones. Y la semana próxima viene el peso pesado. El viernes, se conoce el nivel de desempleo. Los inversores miran esto con una lupa.

Entrevista de Florencia Lendoiro

Dejá tu comentario