BMW anticipa el futuro

Edición Impresa

Los avances de BMW Group en materia de una movilidad eficiente y no contaminante fueron expuestos en Munich a la prensa mundial. La compañía tiene en período de prueba vehículos eléctricos con el objetivo de poner a la venta en 2013 un auto con este sistema de propulsión.

Munich - En la industria automotriz los tiempos se acortaron rápidamente y lo que hasta hace poco parecía el futuro lejano hoy ya es una realidad. El agotamiento de los recursos naturales y la necesidad de disminuir la contaminación ambiental obligaron a las empresas a acelerar la búsqueda de alternativas de movilidad. Desde hace años se viene hablando de vehículos híbridos, eléctricos, a batería o alimentados por hidrógeno como formas de sustituir al petróleo, pero en los últimos tiempos las principales compañías están avanzando en hechos concretos.

Es el caso de BMW Group, que tiene en desarrollo un importante programa destinado a la movilidad del futuro pero con fechas y objetivos precisos: poner a la venta en 2013 un auto totalmente eléctrico.

La estrategia Efficient Dynamics describe el plan a largo plazo de BMW con vistas a una movilidad no contaminante. Este plan incluye la incorporación de avances tecnológicos en los modelos actuales, vehículos híbridos que ya circulan por las calles, autos eléctricos de inminente lanzamientos para llegar dentro de unos años a motores propulsados con hidrógeno.

Por este motivo, la marca alemana desarrolló en su sede de Munich unas jornadas para la prensa mundial sobre sus planes en la materia que están enmarcados bajo la denominación Project i.

Este programa comenzó en 2007 y en la actualidad tiene como exponente al Mini E que circula por las calles de algunas ciudades de EE.UU., Gran Bretaña y Alemania desde mediados de 2009 como un prueba piloto.

Para fines de este año, BMW pondrá en manos de los clientes una segunda flota de prueba de vehículos eléctricos conocida como Concept ActiveE.

Pero el momento culminante de este programa se dará en 2013, cuando se lance al mercado el proyecto conocido actualmente como Megacity, que se comercializará bajo una submarca de BMW.

El Mini E está montado sobre la base del modelo tradicional con la diferencia de sacrificar las dos plazas traseras debido a la necesidad de espacio que demanda el sistema de batería del propulsor eléctrico. Pero como se trata de un vehículo experimental no es por el momento un inconveniente. Para eso se está trabajando en el Concept ActiveE, que sí dispondrá de cuatro plazas.

El Mini E tiene una autonomía media de 150 kilómetros y 204 CV y puede ser cargado en alguna estación especial ubicada para tal efecto o en un simple tomacorriente hogareño. El tiempo de carga es de dos horas y media en promedio. Según los estudios realizados, el 80% de los usuarios recarga el vehículo cuando el auto está sin uso, en los lugares de trabajo o por las noches en sus casas, por lo que no genera una complicación adicional. En Alemania una carga completa demanda un gasto de electricidad de poco más de 2 euros. Otra de las ventajas del motor eléctrico es que puede recorrer un millón de kilómetros sin mantenimiento, lo que abre un nuevo concepto en materia de posventa.

En una recorrida que pudimos realizar por la ciudad de Munich se pudo comprobar que a la hora del manejo en la ciudad no tiene nada que envidiarles a los vehículos con motor de combustión. Lo más llamativo es que su andar es totalmente silencioso y cuesta darse cuenta al encenderlo si el motor está en marcha.

Según los estudios realizados por BMW, el 90% de los usuarios que están testeando este vehículo no ven limitados sus hábitos de movilidad por la autonomía de 150 km, ya que el recorrido diario que realizan en las ciudades con su vehículo de combustible es menor que este trayecto.

El Mini E es un eslabón importante en la cadena de desarrollo que BMW Group tiene puesta en marcha, pero el objetivo final es el Megacity, que se conocerá en 2013.

Este vehículo será un cuatro plazas con un baúl que permitirá la carga de equipaje y que tendrá un particularidad en la carrocería.

Bajo el concepto LifeDrive, los ingenieros de BMW han diseñado una nueva forma de hacer vehículos compuesta por módulos independientes entre el chasis y la carrocería. Debido a que el sistema de motor eléctrico suma al peso del auto unos 260 kilogramos, para el caso de un Mini estos nuevos vehículos tendrán la carrocería fabricada en plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC) que pesa un 50% menos que el acero y un 30% menos que el aluminio. De esta manera se compensa el mayor peso del sistema de baterías del motor. Este material además ofrece una serie de características positivas, como la resistencia a la corrosión, a los ácidos y disolventes orgánicos, y tiene más vida útil que el metal. Además, también tiene un mejor comportamiento que el metal en caso de choques y es más fácil de arreglar o cambiar que una carrocería tradicional. Este es el material con el que se está trabajando para el Concept ActiveE y con el que se fabricará el Megacity.

La carrera por una nueva forma de movilidad está en marcha y todas las marcas están trabajando en ese sentido. Es por eso que los especialistas de BMW Group estiman que para 2020 entre el 5% y el 15% de los autos que circulen en el mundo tendrá motores eléctricos y la marca alemana busca ser protagonista de este nuevo concepto.

* Enviado especial a Alemania

Dejá tu comentario