6 de enero 2011 - 00:00

Borrón y cuenta nueva

Riquelme y Battaglia lideran ese pequeño pelotón que trota en Casa Amarilla. Ambos volvieron a entrenarse, pero de manera liviana, ya que recién se recuperan de sus lesiones.
Riquelme y Battaglia lideran ese pequeño pelotón que trota en Casa Amarilla. Ambos volvieron a entrenarse, pero de manera liviana, ya que recién se recuperan de sus lesiones.
Comenzó la era de Julio César Falcioni en Boca. El ex DT de Banfield trabajó durante un poco más de dos horas con 27 futbolistas en su primer día como nuevo entrenador xeneize en el predio de Casa Amarilla, donde los periodistas debieron seguir las alternativas del trabajo detrás de un vallado que les impidió tomar contacto con los jugadores una vez concluida la práctica.

El entrenamiento se inició y finalizó con trabajos de elongación, pero en el medio hubo tareas de velocidad, donde se destacaron Matías Giménez, Nicolás Colazo y Leandro Marín, todo seguido bien de cerca por Falcioni, a quien se lo notó distendido y de muy buen humor.

Lo saliente de la primera práctica fue que tanto Juan Román Riquelme como Sebastián Battaglia fueron cuidados, ya que vienen de lesiones complicadas. Más allá de esto, Falcioni exigió a ambos referentes a fondo, de cara a los partidos de verano: Independiente, River y San Lorenzo, el 15, 22 y 29 de enero en Mar del Plata, respectivamente. Además, el 2 de febrero volverá a enfrentarse contra River, pero en Mendoza.

Los jugadores que el técnico les solicitó a los dirigentes son: Oscar Ustari (descartado), Walter Erviti (complicado), Leandro Somoza, Pablo Guiñazú (factibles) y Darío Cvitanich (difícil). Respecto del caso de Erviti, el presidente de Banfield, Carlos Portell, se reunió con el jugador y desmintió que le haya pedido ser transferido a Boca. «Hablé con él, y la palabra Boca no se tocó. Tiene que ser una muy buena oferta para que la consideremos», afirmó el mandamás del Taladro. Mientras aguarda novedades, el plantel viajará el domingo a Tandil, donde permanecerá hasta el sábado 22, para completar la pretemporada.



  • Se terminaron las vacaciones para el plantel de River y, en el retorno al trabajo, una vez más la nota sobresaliente no fue la presentación de un refuerzo sino la ausencia de Ariel Ortega.

    El entrenador Juan José López dijo que sus dirigidos «se llamen cómo se llamen» deberán acatar las normas disciplinarias dispuestas por el cuerpo técnico, en una clara alusión a la ausencia del jujeño.

    Por su parte, Ortega argumentó desde su domicilio que padecía un cuadro de «gastroenterocolitis», por lo que el médico del plantel, Luis Seveso, debió concurrir a su domicilio para constatar su malestar.

    Al respecto, «Jota Jota» López destacó que aguardará el informe del facultativo y después «se verá».

    El presidente de River, Daniel Passarella, había dicho que Ortega con el «Negro» López «no va a joder», a lo que «Jota Jota» respondió: «Los jugadores son profesionales, pero tienen derechos y obligaciones».

    River practicará hasta el sábado en el Monumental y el domingo partirá a Mar del Plata para efectuar la pretemporada en arena y en el club Kimberley. Afrontará los compromisos del certamen veraniego, incluidos dos superclásicos con Boca Juniors (uno en Mar del Plata y otro en Mendoza) y regresará a Buenos Aires el sábado 29.

    Los futbolistas Germán Pezzella, Ezequiel Cirigliano, Mauro Díaz y Rogelio Funes Mori no participarán de la pretemporada por estar afectados al seleccionado Sub-20 que disputará el Torneo Juventudes de América en Perú, que clasificará para el mundial de la categoría de este año en Colombia.
  • Dejá tu comentario