Macri, satisfecho, anunció que ya no hace pronósticos

Edición Impresa

Mauricio Macri aseguró ayer que el país “nunca” tuvo una “relación con el mundo” tan buena como en la actualidad, aunque tras la cumbre del G-20 reconoció que eso “no significa que hayamos resuelto nuestros problemas” locales.

“Estamos todos orgullosos de la tarea cumplida. La autoestima volvió por un momento a estar presente en nosotros”, señaló Macri al evaluar el desarrollo de la cumbre de mandatarios realizada en la Ciudad de Buenos Aires. En su balance, Macri subrayó que por “las necesidades y demandas” de la gente “a veces hay que tener constancia, coherencia y paciencia” e indicó que luego del encuentro internacional “los argentinos ya no somos los mismos que éramos un año atrás”. “No significa que nuestros problemas hayan desaparecido”, destacó Macri, y agregó que “lo importante es que nos sirvió para entender más cómo insertarnos en el mundo”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario