Carrió reúne hoy a su tropa para definir su candidatura

Edición Impresa

Mientras extiende su decisión de presentarse a disputar nuevamente una banca que la regrese al Congreso de la Nación, Elisa Carrió tiene prevista hoy una reunión de la mesa nacional de la Coalición Cívica, donde el centro de la atención de los asistentes será el diseño de una nueva estrategia electoral ante la conformación del peronismo disidente junto a Mauricio Macri.
La consigna hoy de la Coalición Cívica es reforzar la campaña en la Capital Federal a la espera de que Mauricio Macri fije de una vez la fecha para los comicios locales. Por eso, junto al legislador porteño Enrique Olivera, el miércoles que viene la ex diputada recalará en villas de emergencia de la Ciudad de Buenos Aires, un ámbito donde el macrismo es vulnerable a la hora de la críticas. Desde allí no es difícil sumarse a los reclamos por mejores condiciones de vida, demanda de viviendas y asistencia.
La cita será después de esa reunión de la mesa clave de los carriosistas que también llegarán al encuentro con la idea de comenzar a definir las candidaturas, especialmente las porciones de boleta que tendrán para sí los aliados. La mesa grande de la Coalición la integran, entre otros, Horacio Alcuaz, Gerardo Conte Grand, Patricia Bullrich, además de Carrió, y estará hoy también el legislador porteño Enrique Olivera, eventual candidato a diputado nacional en las elecciones de octubre, en una boleta que encabezaría la chaqueña y que también integrará Alfonso Prat-Gay.
La alianza de Macri con el peronismo disidente alimentó en los carriosistas la idea de acelerar la conformación de su propio grupo de amigos ante las elecciones, con el socialismo y el radicalismo. Tratarán de sincerar en esa reunión todas las boletas imaginarias que circulan en función de dichos de la propia Carrió y de la vicejefa de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Michetti. Una de las últimas novedades en esa materia de arquitectura electoralista da cuenta del intento de llevar al cuarto oscuro de los porteños -si se realiza en octubre tanto para la elección de 30 legisladores locales como de 13 diputados nacionales- una lista que encabezara Carrió como candidata al Congreso, y en cambio dos boletas diferentes de postulantes a la Legislatura de la Capital Federal, una del PRO encabezada por Michetti y otra propia de la Coalición.
«Se dice, pero de cierto no hay nada», aseguró a este diario uno de los políticos más cercanos por estos días a Elisa Carrió. La suma de duhaldistas a la tropa de Macri aleja para la ex candidata presidencial la posibilidad de compartir lugares con un sector el sector del PRO que reúne al macrismo puro, como Federico Pinedo o Esteban Bullrich.
Por lo pronto, en la Ciudad de Buenos Aires, no sólo el bloque de la Coalición está dispuesto a mantenerse crítico del macrismo -aunque lo ha favorecido en 2008, inclusive destrabando la sanción del Presupuesto 2009 y la aprobación de una nueva ley tarifaria y Código Fiscal, con aumentos de algunas tasas impositivas-. Una muestra de esa postura está prevista para la semana que viene cuando equipos técnicos del radicalismo porteño, partido que en la Ciudad de Buenos Aires conduce Carlos Mas Vélez, y de la Coalición se reúnan con la idea de confeccionar un plan conjunto de propuestas para el distrito. Hasta ahora desde la UCR Capital se vienen manifestando duras críticas a la gestión de Macri y ya le han aclarado a la propia Carrió que no comulgarían de ninguna manera con candidatos PRO en una boleta electoral. De todos modos la única macrista que ha dado señales de querer reunir al antikircherismo en una lista es Gabriela Michetti, pero pretende que Carrió, quien ya se ha manifestado dura contra Macri vea ahora las bondades de la gestión del jefe de Gobierno, aún cuando comparte con él el antioficialismo a nivel nacional y otras cuestiones como el impulso a la boleta única, proyecto que ya ha rechazado el kirchnerismo. La mesa nacional de la Coalición Cívica intentará hoy al menos llegar al boceto de una estrategia que le conceda la posibilidad de conquistar voluntades confrontando con el pejotismo que cree ha sumado Macri para su propio juego en la urnas, aunque sea el jefe de Gobierno quien cuenta con la exclusividad de determinar cuándo se vota en la Capital Federal.

Dejá tu comentario