Charlas de quincho

Edición Impresa

Semana con más actividad que nunca, pródiga en quinchos e infidencias. En los saraos más concurridos les ponemos la lupa no tanto a las mesas como a las sobremesas (por caso, la que tuvo Daniel Scioli con gobernadores en La Ñata, después de la fastuosa fontanería en Costa Salguero). Le contamos también al lector quién es Niall Ferguson, un historiador de Harvard part-time que, undercover, escuchó para sus clientes de EE.UU. a los tres principales candidatos; y seguimos también a la oposición y sus movidas after-Ferro. Veamos.

La campaña pone en el límite de resistencia no sólo a los candidatos -que lucen cansados, flacos y roncos, por el trajín de diez actos por día- sino también a quienes deben sobrevolar por los quinchos. Y en una semana con más actividad que nunca, en la que compitieron, tratando de sacarse ventaja, saraos de proselitismo masivo y finas reuniones diplomáticas, algunas entre las más notables del año que todavía no terminó. Los protagonistas del centro del escenario explican la fatiga del material en que debe ocuparse de todos los órdenes de su programa, en los que el factor personal empieza, a tres semanas de las urnas, a gravitar en las alquimias que acercan asesores y campañólogos, y los obliga a dedicarse tanto a la decoración y la escenografía de sus apariciones como a la fontanería de la infraestructura de su armado, diría un De Vido. En eso se los vio a los candidatos de la primera línea, que juntaron a miles de personas en dos "evenements" (para no usar el pegajoso galicismo de "eventos") que fueron dos desfiles de las armas con que cuentan. Daniel Scioli juntó el jueves en Costa Salguero a 3.500 dirigentes y empresarios que pagaron por cenar cerca de él, ocasión en la que honró su lema de la guerra del campo "Con la comida no se jode", porque se comió como nunca en cenas masivas, catering de la refinada firma Eat, con entrada de bocconcini y dos jamones con rúcula y un principal de lomo desmenuzado con salsa que llegó caliente, raro, a todas las mesas. Mauricio Macri, en Ferro, donde no había que pagar, mostró a cinco mil dirigentes de todo el país. Un pedazo de estos dos actos de quienes intentan, uno, Scioli, que todo termine el 25 de octubre, y el otro que haya una segunda vuelta para que el cartero, como en las películas y no en la vida, llame dos veces.

En la cena de Scioli importa más la fontanería que la decoración (aunque fue fastuosa, teatral, como que es responsabilidad de Jorge Telerman, que se preciaba esa noche de haber contratado al mejor escenógrafo del país que, alardeó, era el que usaba Javier Grosman, hoy "stage manager" de los actos cristinistas, cuando hacía ese trabajo para la gestión Ibarra-Telerman y que, además, se casó con una sobrina de él). Para entenderlo hubo que seguir al candidato en la sobremesa, que fue después de que recorriera las mesas sacándose fotos con las tribus variadas que juntaron todos los extremos del oficialismo, de Milagro Sala a Ricardo Casal, para ilustrarlo en los espacios que ocuparían en una hipotética trama policial; en esa capacidad de juntar las puntas es en lo que basa esta candidatura su fuerza, que producía esa noche chispazos de entusiasmo entre quienes recordaban que sólo Carlos Menem o Raúl Alfonsín podían producir lo mismo. Esa sobremesa fue, claro, en La Ñata, adonde arribaron casi a medianoche de ese jueves Scioli, Karina Rabolini y algún entornista más, con los gobernadores Eduardo Fellner -presidente del PJ- y Sergio Urribarri, dos integrantes con Juan Manuel Urtubey de la mesa chica ampliada de la campaña que se sientan con los sciolistas de la primera hora. Scioli, y esto es fontanería política pura, tiene el eje de su campaña en abrazarse a los gobernadores que, coaligados, son en realidad el PJ. Les ha prometido cargos en el Ejecutivo a quienes dejan posiciones, como Urribarri y otros que no menciona para no despertar demonios. En esa mesa se habló del futuro del PJ porque una eventual administración sciolista tendrá que ajustar las relaciones del Ejecutivo y el peronismo con un Congreso más difícil. Y como todos saben, la tasa de corte en política es que el Congreso te vote las leyes, algo en lo cual Cristina de Kirchner tiene una performance hasta el final del mandato que muchos envidiarían.

El PJ, y esto sale menos en estas charlas, tiene que ajustar su estructura porque la actual cúpula en realidad es el fruto de una negociación entre el "Chueco" Mazzón (por los gobernadores) y Carlos Zannini (por Olivos). Éste tendrá, si gana, otra funciones, y el "Chueco" se murió. La nueva estructura tiene que reflejar, además, los cambios en los ejecutivos provinciales. El peronismo, aunque se dice optimista para el nuevo período, ve con preocupación que aun ganando cede territorios en provincias y grandes intendencias en las que la oposición puede derrotarlos. También que con todo el esfuerzo que hace hoy el oficialismo, el techo alcanzado en las PASO parece difícil de perforar hacia arriba, por más que pongan todo lo que tiene (el candidato, los gobiernos nacional y provinciales). Hay emblemáticos de la conducción del peronismo -y un banco de pruebas de conductas a futuro- que- aun ganando también en sus distritos, dejan la condición de gobernadores que justificaron su vicepresidencia en el PJ, como Jorge Capitanich, que será intendente y tiene el plan de dejar hasta la jefatura del partido en el Chaco para abocarse al nuevo cargo, que cree inviable si no amplía su base política a lo que llama la "liga de la buena vecindad" que debe abarcar mucho más que el sello PJ.

Esta fontanería tiene que abordar, además, filtraciones poco simpáticas en una campaña como el entuerto chico, pero significativo, que implicó la presencia de Urtubey en una charla del Council of America en Nueva York, en donde dijo que había que pagar a los acreedores y que haberlo hecho antes hubiera sido mejor. ¿Habló el salteño por Scioli? Habló por él, reían el fin de semana en La Ñata, pero no habló por él. Esto quiere decir que se trató de un clásico juego del tipo: si sale bien, es mérito de Scioli, si no, es culpa de Urtubey. Aníbal Fernández salió a cruzarlo, pero le respondieron que era lo mismo que había dicho Axel Kicillof en un reportaje a un diario y que nunca había aclarado cuándo ni cómo hay que pagarles. Pero, fino fontanero al fin, el propio Scioli se encargó de la respuesta que, por si fuera necesario más bocina, se conoció ayer en The New York Times. Scioli organizó en La Ñata al día siguiente una pelea de box entre el "Tyson" del Abasto, Víctor Ramírez, con un alemán que dio empate y le permitió conservar el título mundial de la categoría Crucero. Esa noche tuvo color internacionalista, no sólo por la presencia del alemán, y entre otros invitados, el embajador en Brasil Luis Krekler. También porque vieron la pelea y pudieron hablar con el candidato unos cinco corresponsales de medios internacionales, en formato que es habitual los fines de semana en La Ñata -llevar periodistas extranjeros-. Ante ellos aclaró el candidato: el arreglo con los acreedores no es prioritario. Corta la bocha, pero que se entere Miguel Bein, que estaba en esas horas en los Estados Unidos honrando compromisos familiares, pero también de los otros, como que es el eventual titular del Banco Central en una administración sciolista y para eso busca por el mundo una salida a ese entuerto. Lo hace con la misma contracción con la que Mario Blejer escanea a los posibles inversores que aportarían los u$s 30 mil millones que promete traer por año Scioli, durante los cuatro de su primer mandato, si llega a ganar. Esa publicación hizo las delicias del comando del candidato porque es un producto con denominación de origen: la nota está fechada en La Ñata, como si fuera la capital del mundo.

Tampoco hacía falta tanta efervescencia pública para que los mercados de allá y de acá se enterasen de qué haría éste y los otros candidatos si ganasen las elecciones, porque operó durante la semana, undercover y fuera de todos los radares, uno de los principales asesores de inversores del mundo, el historiador Niall Ferguson, de la universidad de Harvard y que recorre el mundo con sus contratistas poniendo el oído en los países donde pasa algo. Este Ferguson, un inglés que es leyenda en ese apasionante mundo de los consultores, se instaló durante la semana en el hotel Faena de Puerto Madero y allí tuvo reuniones con los tres principales candidatos, Scioli, Macri, Sergio Massa, quienes se sinceraron con él como lo hacen con pocos. Estuvieron algunos asesores de los tres y pasaron por ahí capitanes de empresas que lo tienen como asesor, muchos de los cuales guardaron el secreto de este viaje -un imposible ante Charlas de Quincho, en donde todo se sabe y se cuenta- que se coronó en la noche del sábado con una cena que ofreció el consultor en uno de los salones del Teatro Colón. A esa cena, a la que invitó el sello empresarial de Fergusen, Greenmantle, asistió también el embajador de los EE.UU. Noah Mamet. Esa firma dice expresamente en sus newsletters que sus investigaciones sobre macroeconomía y geopolítica son estrictamente cionfideciales y que no hacen comenarios a los medios. Eso explica el hermetismo de las decenas de personas que estuvieron con este gurú durante la semana junto a su referente para el subcontinente, Daniel Lansberg-Rodríguez, que suele aparecer en medios con análisis de la política de Venezuela.¿Querís más? Ferguson viene a asesorar pero, para poder hacerlo tiene que enterarse de lo que pasa, algo a lo que accedió con la charla con los candidatos. Pero quería cerrar el círculo y tuvo una secretísima reunión en otro hotel menos evidente que el Faena (bueno, fue en el Sheraton) con Héctor Timerman, con quien mantuvo una jugosísima reunión de la cual se llevó no sólo una percepción del Gobierno que termina sino también de cómo el Gobierno mira a los candidatos a suceder a Cristina de Kirchner. No se puede dar más detalles -se trata de un funcionario obligado a la discreción y de un consultor que cobra fortunas para opinar, una fórmula ideal para el hermetismo-; ni los habrá en las próximas horas porque el canciller sale de viaje en una misión discreta de la cual no se conoce por ahora el destino. Este Ferguson es un fenómeno, porque viene de publicar una megabiografía de Henry Kissinger, cuyo primer tomo tiene casi 1.000 páginas, y eso que sólo abarca la juventud (Niall Ferguson's "Kissinger. Volumen I. 1923-1968: The Ideal

Ese viaje le impedirá a Timerman estar esta semana con dos invitados de la América morena que vienen a dar una ayuda a Scioli en la campaña. El jueves tiene que estar por acá Rafael Correa y, horas antes, el miércoles, Pepe Mujica. No vaya a ser que por esa ausencia del canciller alguno de esos compromisos se caiga -como creían algunos anoche en el Gobierno que preparaban la eventual cita de los dos con Cristina de Kirchner, que permaneció el fin de semana en el Sur, reponiéndose del viaje a Nueva York, que ya le impidió viajar a Santiago del Estero-. Contar estas cosas frente a lo que implicó el viaje de Ferguson deja chiquitas a estas misiones más de cabotaje, pero que para los candidatos pueden hacer la diferencia de milímetros de intención de votos que puede hacer que haya o no balotaje. Por eso, con paciencia, parte hoy a Chile el contertulio del jueves en La Ñata; Urribarri, con la misión de sacarse una foto que se usará en la campaña junto a Michelle Bachelet. Es un viaje organizado por Ginés González García -asesorísimo de Scioli- bajo la cobertura de un trip de empresarios entrerrianos, que se verán con la mandataria en la residencia presidencial de Cerro Castillo, en Valparaíso, donde irá también el intendente de Concordia, Gustavo Bordet, que es el candidato a suceder a Urribarri. El producto de ese viaje es una foto y alguna frase simpática y de apoyo de Bachelet a la chance de Scioli.

De la cena de Costa Salguero se contó mucho, pero reservamos una perla, que son las bromas de sobremesa sobre la audiencia de ese día en La Plata para impugnar, o no, las boletas para las elecciones del 25 de octubre. En esas ceremonias en el juzgado electoral se exhiben pegadas a la pared las papeletas para que los adversarios las cuestionen, o no, antes de su aprobación final. En la boleta única que se prepara para los presos y los argentinos que votan en el exterior figuraba aún como cabeza de lista del PRO Fernando Niembro. Ante la sorpresa de los apoderados, recién entonces el representante de esa fuerza lo advirtió y avisó que será reemplazado en las impresiones finales. A esa hora no se sabía que el viernes renunciaría a su candidatura al Parlasur la exmassista Mónica López, pero ya era una figura del kirchnerismo que también se hallaba su foto en la lista; asimismo tendrá que ser reemplazada. La mano más rápida que la vista, dicen los ilusionistas de cabaré; la movilidad de los políticos más veloz que la de sus propios apoderados. Para cerrar el ciclo sciolista de estos quinchos hay que consignar que, contra el consejo de sus asesores, que le recomendaban descansar y, en todo caso sentarse a estudiar, se fue el sábado a la noche al club Glorias de Tigre, adonde el equipo de La Ñata debía jugar una fecha con los locales. Había sino una jornada enloquecedora de actos, pero Scioli quiso ir y jugar, hizo además dos goles, uno de penal, con lo cual contribuyó a la victoria 6 a 4 del equipo. Recordó las razones al volver de ese partido: Glorias de Tigre es el equipo de Sergio Massa, que encima está federado en la categoría Futsal y alguna vez llegó a jugar en la posición de arquero. Esta vez no ocupó la portería que el "Pichichi" perforó dos veces y que hubiera querido que estuviese ocupada por su contradictor en el distrito. Ayer, pese a que tuvo cuatro actos, incluyendo una caravana en el conurbano, pudo estudiar algo el candidato, que hoy se constituirá en la UADE, universidad en donde defenderá su tesis final de carrera para obtener el título de licenciado en marketing. Será también motivo de festejo.

El acto macrista de Ferro también tuvo su tramo quinchesco. Fue para acoger la novedad que se precipitó en las 48 horas previas con el pase de la ubicua Mónica López del massismo al kirchnerismo, que obligó a los campañólogos de Cambiemos a una reacción que reparase el daño que podría hacerles a ellos con una migración de votos hacia el oficialismo. Hasta 24 horas antes los oradores del acto de Ferro eran sólo Macri y Gabriela Michetti. El viernes se avisó que además hablarían por lo menos Ernesto Sanz y Elisa Carrió, una manera de reforzar el sesgo no peronista de esa coalición. Para calentar esa novedad, Macri encabezó un almuerzo con una cincuentena de macristas, radicales, funcionarios, candidatos y asesores en la parrilla Happening de la Costanera. Fue el sábado, minutos antes de que los subieran a unas combis para ir al acto de Ferro. Estaban, además de la fórmula, todo el arco de socios radicales -Sanz, Mario Negri, Jesús Rodríguez, Ricardo Burayle, Pedro Braillard Poccard, Gerónimo "Momo" Venegas, y decenas más. Casi todos los ministros del gabinete porteño, el electo Horacio Rodríguez Larreta, el asesorísimo Jaime Durán Barba, el jefe de campaña Marcos Peña, el presidente del PRO nacional Humberto Schiavoni. Devoraron todo el espeto que se les acercó y trataron de escuchar los últimos escenarios montados, para explicar la confianza del candidato, que podía salir de hombres como Peña o el ecuatoriano. Esa confianza de Macri se monta sobre la percepción de que las encuestas están dando lo mismo que las PASO, que los movimientos son de décimas y que sólo hay un globo desde esta perspectiva, a favor de Massa. La principal difcultad, se escuchó en Happening, la tiene el Gobierno al que le cuesta subir a los 40% y marcar los 10 puntos de diferencia para ganar en primera vuelta. El candidato venía de sesiones de coaching el viernes y ese mismo sábado para ir al debate de anoche con casi todos los candidatos. Según estos escenarios, la verdadera carrera se va a lanzar en una semana y se aclararán las cosas en los diez últimos días cuando, creen los macristas, se acentuará la polarización y Macri se beneficiaría del fenómeno del "voto útil" que ayudaría a la fórmula Macri-Michetti a entrar en el balotaje, que es el proyecto que hasta el 25 de octubre anima a esa fuerza. De ahí se fueron a Ferro en una caravana de combis a lo que pareció un cabildo abierto a la manera americana. Juntaron 5 mil dirigentes de todo el país que apuraron, apenas terminó, el regreso a sus provincias a atener actos de campaña.

La agenda semanal global tuvo dos "quincho opportunities" en el cóctel de la fiesta nacional de China, agotada por la prensa porque fue sede de un anuncio financiero clave -la renovación de los swaps- y la cena anual del CARI, que juntó a una multipartidaria que fue de Adalberto Rodríguez Giavarini -ex canciller- con su sucesor Jorge Taiana, a una miríada de embajadores y exembajadores políticos, de carrera y de paseo. Igual ánimo multipartidario tuvieron algunos cumpleaños de imprescindible referencia. Uno, el de los 66 años de Rubén Torres, sanitarista que es rector de la Universidad Isalud, que fue superintendente de Salud (control de fondos de obras sociales) en la primera presidencia de Néstor Kirchner, con Ginés González García de ministro. Éste pasó sólo a saludar por el salón La Vieja Casona, en Tigre, porque está reponiéndose de una operación (no política) y debía salir hacia Chile con la misión Uribarri. Había de todos los colores, desde la suegra de Massa y activista de San Isidro, Marcela Durrieu, a Eduardo Amadeo y candidato a renovar por el PRO, Luis Cervino, que es director médico de AySA, que es candidato a la Superintendencia en caso de ganar Scioli la presidencia (estuvo en la reunión de Alejandro Colla con los gremios en la semana que pasó, el gerente de OSECAC Gabriel Leberzstein, el diputado José Ignacio de Mendiguren, el candidato del massismo Maco Lavagna, Inés Pertino (subsecretaria de Salud de Tigre), el médico mediático Guillermo Capuya, Diego Capurro (secretario de Salud de San Martín), Horacio Quirós (subdirector del Churruca); Eduardo Filgueira Lima (exviceministro de salud de Ginés) y alguno más, gerentes de laboratorios, de empresas de medicina prepaga y obras sociales. También festejó el exdiputado radical-macrista Jorge Enríquez -hoy responsable de la Dirección General de Administración de Infracciones del Gobierno porteño - que llegó a los 60 con una cena en Sottovoce de Mader junto a un grupo de familia y pocos amigos, como los abogados Rodolfo Iribarne, Carlos Froment, Osvaldo Pérez Sammartino, Osvaldo Natanson; Miguel Secchi con su mujer, la pediatra Estela Albores, Carlos Valenzuela, allegado al "Momo" Venegas, las escribanas Alicia Bonfanti y Alejandra Nobrega, el penalista mayor del radicalismo, el legendario Zenón Ceballos, el exdiputado Rafael Pascual, el subjefe de la Policía Metropolitana Ricardo Pedace y, para poner un poco de orden, los religiosos Martín Bracht y Daniel Goldman. Hubo ensalada caprese, calamaretis fritos y berenjenas a la parmesana y sobremesa política: Enríquez venía del acto en Ferro y Pascual había preferido estar con sus amigos en el almuerzo de todos los sábados en el Gure Etchea.

La semana cultural tuvo su cenit el sábado a mediodía en La Boca con el vernissage de inauguración de la muestra titulada "Retrospectiva de cámara" con dibujos y pinturas de Horacio Spinetto en el Museo Quinquela Martín, en una revisión de cincuenta y cinco años de trayectoria plástica de este pintor, arquitecto, escritor, historiador y museólogo, que sin ser oriundo de la Ribera es por su dominio del color y la sutileza de su obra un digno heredero de aquella estirpe quinqueliana. La cita provocó un verdadero maremagnum de amigos entre los que se misturaban personajes de la cultura, escritores, pintores, funcionarios y representantes de instituciones, como Jorge Melo, Rodolfo Cavilla, Roberto del Villano, Leo Vinci, Marina Dogliotti, Jorge Rivara, Susana Mercado, Carlos Scannapiecco, el dibujante e historietista José Muñoz, Eduardo Grossmann, Eugenia Cincioni, Marino Santa María, Alfredo Plank, Guillermo MacLoughlin, Fernando Diez, Omar Gasparini, Mariana Singerman, la directora del Museo de Bellas Artes de La Plata Bárbara Rodríguez Laguens, Carlos Francavilla, Daniel Aguirre, María Elena Lopardo, Fernando Sendra, Horacio de Dios, el director del Museo del Humor, Hugo Maradei, "Pelusa" Suero, Claudio Sáez, Victoria Braunstein, Virginia Haurie, Marina Frascara, Gustavo López, Walter Caporicci Miraglia, Humberto Ghermeck, Celia Marcellino, Alfredo Bollon, Pablo Vinci, Dora Tadini, Ana Ortiz de Zárate, el chef Juan Pedro Rastellino, Raúl Francisco Navas, Aníbal Cedrón, César Cappelotto, José Bava, Dolores Pardo, Laura Llovera, Munu Actis Goretta, entre otros. La movida en general y la curaduría de la muestra fue de dos personajes boquenses como Víctor Fernández, director del museo, y Diego Barovero, presidente de la Agrupación Gente de Arte y Letras Impulso. Y siguiendo la tradición y usanza bohemia boquense, la reunión finalizó con una tenida gastronómica que se tendió hasta el atardecer en añejo bodegón de la legendaria esquina de Suárez y Caboto, a metros de la Plaza Solís, donde en 1905 se fundó el club Boca Juniors. El local, originalmente almacén y despacho de bebidas, es regenteado desde los años setenta por la familia Schiavone y tiene en uno de sus herederos, "Tony", su alma mater, que brindó las instalaciones del boliche que desbordaron de familiares, amigos, pintores y escritores que dieron cuenta del típico menú de la casa, compuesto por rabas, sorrentinos y albóndigas con arroz regados para la ocasión con abundantes caldos de la bodega Nieto Senetiner, recuperándose así el mítico espíritu fraternal que animó la vida cultural en esa margen del Riachuelo.

Vamos a terminar con un chiste sobre la vida en el más allá.

Una pareja, muy enamorada, está a punto de casarse. El día de la boda se dirigen juntos hacia la iglesia prodigándose besos, caricias y promesas, pero el coche sufre un terrible accidente y ambos mueren en el acto. Sorprendidos, aún de la mano, se encuentran al minuto siguiente a las puertas del Paraíso, donde los recibe San Pedro.
-Señor -dice el novio-, como usted sabrá, nosotros íbamos a recibir el sacramento del matrimonio cuando nos pasó lo que nos pasó. Por favor, si es posible, ¿podríamos casarnos aquí en el cielo?
-Voy a ver qué puedo hacer por ustedes -dice San Pedro después de examinar la ficha, y se va.
La pareja se queda esperando durante mucho tiempo. Con el paso de los días ve que nuevas almas van llegando y entrando incesantemente al cielo, pero San Pedro se encoge de hombros y les hace siempre la misma seña de que tienen que esperar.
Eso se repite durante seis meses, hasta que una mañana San Pedro les dice:
-Listo, pasen, ya podemos hacerlo.
-Bueno -dice la novia entonces-, ya que estuvimos esperando tanto quisiéramos saber, en caso de que las cosas no funcionen, si también nos podemos divorciar.
-¡Ah, no! -exclama San Pedro, impaciente-. Me llevó seis meses encontrar acá un cura, ¿de dónde quieren que saque un abogado?

Dejá tu comentario