Charlas de quincho

Edición Impresa

Celebración en embajada, donde circuló interrogante sobre complicado encuentro de Macri con Francisco en el extranjero. Británicos con política de seducción a locales en fiesta reservada. Interna entre curas argentinos complica a obispos. En Nueva York, Trump hartó a los ciudadanos locales y bloqueó la ciudad una semana. Veamos.

José Antonio Viera Gallo abrió el edificio de la Embajada de Chile en la calle Tagle para recibir invitados el jueves por la noche al festejo del Día Nacional y del Ejército de ese país. Hubo menú chileno de excelencia que aprovecharon sobre todo diplomáticos, residentes locales y algún representante del gobierno, aunque el macrismo no se caracteriza últimamente por cumplir con eventos en embajadas, más la de un país amigo como en este caso. Hacia la mitad de la fiesta el ambiente se volvió mas íntimo y hasta hubo quienes se animaron a bailar con la música del conjunto folklórico local que amenizó la velada, tal es el caso de Teresa González Fernández. La miraban de cerca Eduardo Amadeo y Rosendo Fraga, que dejaron el lugar más temprano. Mientras Viera Gallo saludaba a la italiana Teresa Castaldo, que sigue en plan de despedida del país y Martín Balza hacia lo propio con sus pares militares chilenos, en las mesas de la residencia se servía el infaltable ceviche clásico de ese festejo, salmones a la crema, empanadas de pino que compiten con las argentinas, churrasco italiano (un logro chileno que aquí nunca termina de copiarse con carne y puré de palta en sandwichs), piscos y Cabernet Sauvignon traído desde Chile. En el tiempo que quedaba entre plato y plato los argentinos estaban más que interesados en tener información sobre el armado de la visita del Papa Francisco a Chile y Perú entre el próximo 15 y 18 de enero. El Papa visitará Santiago, Temuco e Iquique, pero a los argentinos no son esos los datos que los desvelan sino la posibilidad o no de un encuentro entre Bergoglio y Mauricio Macri en la capital chilena. Sobre esa alternativa hay variantes que aún no se terminan de concretar. En la Casa Rosada creen que habrá una invitación del gobierno de Chile y de esa forma quedaría habilitado un encuentro. El calendario indica que debería ser Michele Bachelet quien curse ese esperado convite ya que las elecciones en Chile son en noviembre pero el traspaso del mando se realizará el 11 de marzo. El problema es que el protocolo de la Iglesia dice otra cosa. El viaje de Francisco a Chile y Perú es de carácter pastoral y no una visita de Estado, es decir que lo organiza la Iglesia y no los países por donde pasará el pontífice. Esto ya lo han dicho expresamente quienes organizan la gira: en el caso de Chile Javier Peralta por la Conferencia Episcopal local y también Benito Baranda como coordinador por el Estado chileno. Distinta fue la situación durante la visita a Brasil. Se trató de un evento internacional de la Iglesia, la Jornada Mundial de la Juventud 2013, lo que le permitió a Cristina de Kirchner subirse al protocolo y lograr la foto con Francisco en Río de Janeiro. Deberá Macri apelar a algún vericueto similar o esperar a bien avanzado el segundo semestre del 2018 (se descarta alguna otra fecha anterior) para una visita papal directamente a la Argentina.

Sobre curas e internas hubo movimientos varios el fin de semana en Buenos Aires. Algunos obispos están muy molestos por el mensaje que emitieron los curas de Opción por los Pobres donde directamente llamaron a no votar por las listas de Cambiemos en una carta donde hasta se llega a hablar de "un gobierno que maltrata así a su población, y vive construyendo falsedades, es un gobierno que le da la espalda a los preferidos de Dios". Los obispos creen que ese grupo de sacerdotes cruzó demasiados límites y que esto les genera graves problemas internos en la Iglesia. Preocupa también a los Curas Villeros, a quienes algunos confunden con los de Opción por los Pobres, como si fueran la misma agrupación. Es sabido que a los Obispos les complica todo lo que sea inorgánico a la Iglesia, más cuando genera internas que no dominan y que tampoco terminan de procesar su origen, aunque el apoyo kirchnerista a este tipo de declaraciones es conocido. Entre los que dejan trascender su malestar están Mario Poli, Rubén Frassia e incluso Fernando Maletti. Argumentan que los curas rebeldes no los representan, generan ruido sin sentido y alertan que se trata de un grupo periférico. No es una interna nueva pero molesta y debe reconocerse que no existen demasiados antecedentes cercanos de curas que llamen a no votar a un Gobierno. El tono de la carta, además, preocupa porque ni siquiera tiene el cuidado de intertar diferenciarse de una opción partidaria. Las internas en la Iglesia tuvieron su capítulo internacional también ayer con una acusación firmada por 62 sacerdotes y laicos estudiosos tradicionalistas donde culpan a Francisco de haber facilitado "siete posiciones heréticas" en la exhortación apostólica Amoris Laetitia referidas al matrimonio, la vida moral y la inserción de los sacramentos. En 25 páginas, que ya habían sido enviadas al Papa, lo acusan directamente de hereje por sus posiciones y aunque aparecen prelados conocidos no hay ningún cardenal que haya estampado la firma.

La embajada británica homenajeó durante un cóctel a veteranos anglo argentinos, descendientes de familias británicas radicadas en la Argentina, quienes se ofrecieron como voluntarios para unirse a la fuerza aérea británica en la Segunda Guerra Mundial "Son muchas las historias de heroísmo y coraje que podemos encontrar en la rica comunidad argentino-británica. Son esas historias que hoy, siete décadas después de los hechos, no pierden relevancia, en momentos en que en varias partes del mundo resurgen discursos intolerantes y racistas como los que dieron origen al nazismo. También por eso es importante recordar estos hechos", dijo el embajador Mark Kent. El salón arreglado con las banderas de los dos países se llenó de anécdotas e historias entre canapés, saladitos, cazuelitas de cordero, empanadas todo bien regado con vino, champán e infaltable el "scotch" bebido "straight", puro con un chorrito de agua mineral. Se entonaron los dos himnos. Como se trataba de un homenaje a tripulantes de aviones de combate (pilotos y navegantes) había numerosos invitados de la Fuerza Aérea Argentina. La institución colaboró con una sección de la banda de música que alegró la velada, también asistieron varios cadetes de la Escuela de Aviación Militar.

Los homenajeados, todos integrantes del Escuadrón 164 formado por voluntarios argentinos y polacos, recibieron medallas y diplomas. Ronnie Scott, Dennis Crisp, Stanley Coggan y los polacos Franciszek Slusarz y Antoni recibieron aplausos sostenidos, también una voluntaria Mary Chapman de origen escocés residente en el país por 70 años. Cubrió funciones de criptógrafa (descifraba y codificaba mensajes de guerra). El entonces embajador argentino en Londres, Miguel Ángel Cárcano, fue quien sugirió que el lema del escudo del escuadrón debía estar escrito en español. "Firmes Volamos" quedó así en la historia. Es el único escudo de la Royal Air Force en ese idioma. El diseño, un sol como el de la bandera nacional y un león rampante británico, también fue ideado por Cárcano. En el ágape se presentó una réplica que fue cedida a la Fuerza Aérea Argentina, la recibió el subjefe del arma, brigadier Fernando Nieto. Estuvieron el embajador de Polonia, Marek Pernal, y el de Alemania,Jürgen Christian Mertens. Se lo vio al subsecretario de Asuntos Internacionales del ministerio de Defensa, José Vila, quien retornó al cargo luego de haber renunciado en febrero pasado. En esa oficina se evalúan y proponen asuntos atinentes a las relaciones en el plano de la defensa con países de interés. El clima amistoso de la relación tiene iniciativas en curso para recuperar la confianza mutua. Se comentaron los preparativos para un encuentro de polo que se hará en la cancha del Campo Argentino ubicado en Palermo. El match será entre uniformados criollos y un seleccionado de militares del Reino Unido. Un gesto más específico se conoció de boca de los aviadores criollos. Hasta ahora no hay reparos de Londres a la instalación de asientos eyectables Martin Baker de última generación en los aviones de entrenamiento Texan II que recibirá la fuerza. Martin Baker es el fabricante británico líder de asientos eyectables para aviones de combate. Tras el fin del conflicto de 1982 Londres dispuso una restricción a la exportación de material bélico y componentes críticos destinados a la Argentina.

Relatan quienes tuvieron que viajar a Nueva York en los últimos días que el habitual infierno que supone trasladarse por la ciudad en la semana en que comienzan las sesiones de la Asamblea General de la ONU, con cientos de presidentes y mandatarios dando vuelta, esta vez se multiplicó hasta el infinito. La semana de locura en esa ciudad comenzó el domingo 17 por la noche cuando llegó a Nueva York Donald Trump y se instaló en su departamento de la Trump Tower sobre la Quinta Avenida y 57 th. Street. y terminó recién el jueves cuando el presidente estadounidense volvió a Washington. Hay una diferencia esencial entre esta visita a Nueva York y la de presidentes anteriores. Normalmente los presidentes se alojaron en el hotel Waldorf Astoria, sobre Park Avenue. Esta vez Trump usó su departamento, en el que hasta hace poco vívían permanentemente su esposa Melania y su hijo mientras este terminaba las clases, y con eso produjo que la seguridad tuviera que cerrar durante casi toda la semana la circulación en la Quinta Avenida entre las calles 55 a la 60. Sólo vehículos autorizados podían circular por ahí esquivando enormes camiones llenos de arena que, explicaron, se colocan para frenar la onda expansiva de explosiones en caso de un atentado. Los neoyorkinos protestaron por la situación durante todos esos días. Trump invitó a cenar el lunes pasado por la noche a 4 mandatarios latinoamericanos: los presidentes de Panamá, Brasil, Colombia y a Gabriela Michetti que estuvo allí en reemplazo de Mauricio Macri quien a pesar de las recomendaciones que le enviaron desde la Cancillería, optó por quedarse en Buenos Aires y dejar pasar la chance de hablar ante el recinto de la ONU. En esa cena también tuvieron lugar en la mesa Michael Pence, el vicepresidente estadounidense que ya estuvo en Buenos Aires y Rex Tillerson, el secretario de Estado que cada día tiene más problemas para poder mantenerse cómodo dentro del gabinete de Trump. Quienes pudieron ver la escena comprobaron que, curiosamente, Michetti salió de allí obnubilada con la personalidad de Trump. La vicepresidente argentina se siente cómoda con el rol internacional que le asignó Mauricio Macri a pesar que la tenga subiendo y bajando de aviones para mantener compromisos que, en algunos casos, debería cumplir el presidente. Quien no está demasiado contento con ese training es el canciller Jorge Faurie (similar situación pasó Susana Malcorra) quien en muchas ocasiones debe resignarse a que las posiciones profesionales de la Cancillería y todo el Gobierno, incluido Marcos Peña, deben quedar a merced de las opiniones personales que la vicepresidente tiene sobre temas variados cuando se traslada por el exterior. No es novedad que Michetti apela a asesores propios, inclusive para temas internacionales, que no son los mismos que fijan la línea oficial de la Cancillería. Quizás para reforzar esos controles es que Macri le mandó a Fulvio Pompeo a Nueva York. El encuentro con los sudamericanos no fue el único. Al día siguiente, el martes al mediodía, Trump almorzó con un grupo de africanos a quienes también intentó seducir. El problema es que metió la pata y en una dimensión importante: a esos presidentes de Africa les dijo que tenía muy buenas noticias de "Nambia", un país que no existe. Se presume que el estadounidense hizo una síntesis entre Zambia y Namibia, pero de todas formas los comensales no entendieron bien de que les hablaba Trump. El error, otro mas entre decenas registrados. fue la comidilla de todo Washington ese día de todos los "pundits" que siguen de cerca al presidente y que normalmente lo destruyen con su comentarios. Mientras tanto en Buenos Aires la actividad seguía por otros rumbos. Al día siguiente, el miércoles, mientras Michetti hablaba ante el recinto de la ONU (lo hizo despues del ecuatoriano Lenín Moreno por cuestiones operativas) en la Residencia de Olivos se jugaba el clásico partido semanal: el resultado esta vez fue Casa Rosada 2 - Ministerios 1.

Vamos a terminar con un chiste canino:

Dos amigos, ambos con sus perros, se cruzan accidentalmente por la calle. Uno de ellos lleva un doberman, el otro un chihuahua. Al verse se saludan efusivamente ya que hacía mucho que no se encontraban.

-¡Qué hacés, Pepe!- dice el dueño del doberman-. ¡Tanto tiempo, che!... Oíme, te invito a almorzar a la parrilla de la otra cuadra. ¿Tenés tiempo?

-Sí, claro, Tito, me encantaría -dice el del chihuahua-. pero mirá que en esa parrilla no dejan entrar con mascotas.

-Vos seguime a mí- dice Tito-, y hacé lo que hago yo.

Así, se encaminan ambos hacia la parrilla con sus perros. Al llegar, Tito saca sus anteojos negros, se los pone y trata de entrar al local, pero el portero lo detiene:

-Perdón, señor, no está permitido el ingreso con animales.

-¡Señor!- se ofende Tito, con el rostro dirigido al vacío- ¡Soy no vidente! ¿Usted no se da cuenta de que es mi perro guía?

-¿Un doberman? -pregunta extrañado el portero.

-¡Sí, señor, un doberman! Los ciegos estamos usando ahora esta raza, porque no sólo nos guía sino que nos protege de cualquier asalto.

-De acuerdo, señor- dice a regañadientes el portero-. Pase.

Entonces Pepe, un tanto desconcertado, saca sus anteojos negros, se los pone y trata de entrar detrás de su amigo.

-Perdón, señor- lo detiene el portero- no está permitido el ingreso con animales.

-¡Soy no vidente! -se enoja-. ¿Pero usted no se da cuenta de que es mi perro guía?

-¿Un chihuahua?

-¿Cómo un chihuahua? -exclama asombrado Pepe- ¿Me vendieron un chihuahua estos hijos de puta?

Dejá tu comentario