29 de enero 2018 - 23:37

Charlas de quincho

Mauricio Macri y su gira europea tomaron los comentarios en quinchos de fin de semana. El Presidente no está contento con el estrés que supuso enfrentar en París un anuncio que finalmente no fue sobre la negociación del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Podría haberse evitado apelando a la racionalidad de un proceso al que todavía le faltan algunos golpes de horno. Eso opacó otro anuncio que sí fue promisorio: el apoyo de Francia al ingreso a la OCDE. Macri vuelve y sale ya en auxilio de gobernadores aliados. P. 2

G-20 femenino. Juliana Awada presidió la mesa de mujeres del Women 20, acompañada de Andrea Grobocopatel, que sesionó en Davos en paralelo con la agenda de Mauricio Macri.
G-20 femenino. Juliana Awada presidió la mesa de mujeres del Women 20, acompañada de Andrea Grobocopatel, que sesionó en Davos en paralelo con la agenda de Mauricio Macri.
Mauricio Macri y Juliana Awada durmieron anoche en la Residencia de Olivos. Fue el final, tras un vuelo de Air France que los trajo desde París, de una gira cansadora y sobre todo complicada para el Presidente. Conviene repasar en ese sentido lo que sucedió en el último tramo, en Francia, para analizar algunos claroscuros que rodearon a la semana en la que el Presidente estuvo fuera del país. Macri tuvo que leer en los diarios argentinos que Emmanuel Macron le había dado un portazo momentáneo al avance del acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur. Si eso sucedió, para ser sinceros, fue porque se le viene poniendo un deadline a la firma de ese acuerdo que no se condice con la realidad. Por lo tanto, debería preguntarse por qué se somete a Macri a forzar un anuncio que no iba a ser. La Cancillería tiene claro esto y, de hecho, nunca apoyó la idea de plantear la escala en Francia de la gira presidencial como el momento clave para anunciar el éxito de las negociaciones para avanzar con ese acuerdo. No es cuestión de tratar la relación Unión Europea-Mercosur como un Boca-River con pasiones desatadas o nacionalismos inservibles; menos que la cuestión esté frenada por una posición del presidente Macrón. El problema de la resistencia de los productores agropecuarios de Francia y buena parte de Europa a abrir su mercado a Latinoamérica es histórico y no está aún solucionado. De hecho, las conversaciones continuarán en Bruselas la semana próxima sin que nada indique en ese momento esté garantizado un avance. Las asimetrías entre los dos grupos y las diferencias en las dimensiones de las economías son un obstáculo que no pudo solucionarse desde 1998, cuando se dio el primer puntapié para avanzar hacia un acuerdo. De ahí que extrañe que se haya sometido a Macri al estrés de un anuncio que Macrón nunca iba a dar y menos que no tuviera que hacer en una conferencia de prensa. No era el tiempo ni la ocasión para introducir esa expectativa en la agenda presidencial.

En plenas vacaciones, el viaje de Macri a Europa y las alternativas de éste coparon toda la atención de la política. Incluso desde allí llegaron algunos comentarios que impactan aquí en el Gobierno. Por ejemplo, que está decidido en la Casa Rosada que se pedirá a Luis Miguel Etchevehere que devuelva el bono compensación que cobró de la SRA cuando pasó de ser presidente de esa entidad a ministro de Agroindustria. Por ahora, la Oficina Anticorrupción cree que esa es la única salida para solucionar ese entuerto de incompatibilidades. En esas mismas mesas que sesionaron en Davos paralelas a las de funcionarios, algunos empresarios comentaron sorprendidos que los negociadores argentinos parecen no saber siquiera cuántos agregados agrícolas tiene el país en sus embajadas. El Ministerio de Agroindustria anunció como novedad durante el viaje que el país iba a tener un tercer agregado en Rusia que se sumaría al de EE.UU. y el de Brasilia, cuando en realidad ya hay uno en China y otro mucho más activo en la UE que está en Bruselas.

Se considera en esos círculos que el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur se va a hacer porque "le interesa a la UE", por el tema China y el espacio internacional que está dejando EE.UU.

La gran pregunta no es "agro", sino qué le va a conceder Argentina a la Unión Europea. En ese plano aparece otro interrogante: ¿por qué la UIA está tan callada sobre este tema? En realidad, se cree que los industriales argentinos se hacen los distraídos y están dejando que todo el costo aparente de la negociación en el Mercosur lo lleve la gente del campo, cuando en realidad el sector agropecuario es parte del problema, ya que le quieren vender producción a Europa, pero los europeos le quieren vender productos industriales a la Argentina y es allí donde está la mayor protección en el país. Por lo tanto, la mitad de los problemas aún parece estar guardada bajo la alfombra.

Los ruidos sobre el acuerdo con el Mercosur ocultaron un éxito que tuvo el Ministerio de Economía en París y fue lograr que el propio Macrón apoyara el ingreso de la Argentina a la OCDE. De hecho, fue casi la única buena noticia concreta para el país que se dio en la conferencia de prensa que ofrecieron los dos presidentes al final de su encuentro. "Francia ha sido y será el primer apoyo a la candidatura de acceso de Argentina a la OCDE. Quería expresarlo aquí muy claramente", dijo Macrón. Festejaban Nicolás Dujovne y Marcelo Scaglione, subsecretario en el Ministerio de Hacienda y representante del Gobierno argentino ante la OCDE. La otra fue el pronunciamiento de Macron sobre Venezuela: "Nosotros hemos tomado sanciones individuales contra los dirigentes venezolanos que han tenido un impacto limitado", y expresó su deseo de ir más allá en contra de las desviaciones autoritarias del Gobierno de Caracas.

Juliana Awada no tuvo agenda propia en la escala de Moscú, pero sí en Davos y París. En Suiza, la cuestión no se limitó sólo a la foto con la reina Máxima de Holanda (quejosa en ese encuentro junto a los Macri de los dolores que le causaban los zapatos de taco alto en medio de tantos desplazamientos dentro de la cumbre), sino también a reuniones con economistas y empresarias. Así participó del Women 20, rama que también sesionará en Argentina cuando arranque este año el G-20. Allí estuvo Fabiana Ricagno, del Consejo Interamericano de Comercio y Producción, en un panel liderado por Andrea Grobocopatel, "Talking with the W20. Towards the economic autonomy of women",

Macri volvió de la gira y arrancará esta semana con anuncios. Primero serán los recortes en la estructura del Estado que cada ministro elevó hace 15 días a la Jefatura de Gabinete y al ministro Andrés Ibarra. Después comenzará otra gira por el interior del país. El jueves estará en Jujuy para apoyar a un aliado clave, Gerardo Morales. Allí anunciará que le restituirá la zona franca a la provincia, casi la única que no tiene una. Ese tema lo arrancó Morales cuando era senador y ahora se lo arranca a Macri. El Presidente, que suele pasar días de descanso en esa provincia, más precisamente en el Manantial del Silencio en la Quebrada de Humahuaca (lugar preferido por Macri y Awada) y si bien ahora no pasará por allí, sí irá a Volcán para ver la reconstrucción de la zona tras el alud que barrió con el pueblo.

La política sanjuanina se sacudió ayer más por los coletazos de los tironeos entre el Gobierno de Mauricio Macri y Sergio Uñac por fondos que por el sismo de magnitud 5,1 que se registró en San José de Vinchina, en la vecina provincia de La Rioja. El gobernador percibió las vibraciones en la entrega de premios de la tradicional competencia de ciclismo, al mismo tiempo que desde Buenos Aires le confirmaban la convocatoria a una reunión con el ministro Rogelio Frigerio, la próxima semana. Ese día, el ministro de Macri buscará atenuar, papeles en mano, la quejosa demanda del sanjuanino por la exclusión de su terruño de la Casa Rosada en materia de fondos. La plañidera del gobernador tomó fuerza días atrás cuando el Presidente ordenó a su equipo atender el teléfono de manera incondicional a una decena de mandatarios que había dado su apoyo a la reforma previsional a través de sus legisladores. Excluido de ese circulo vip, el peronista de San Juan denunció al Gobierno por su política de "antifederalismo" y discriminación. Ahora, en Buenos Aires, intentarán cerrar la herida abierta.

La política estará pendiente esta semana de otro movimiento que ya no afecta el mundo judicial, pero sí a los jueces penales y la jurisprudencia en la que basan sus sentencias. El Gobierno está siguiendo de cerca el impacto de las declaraciones que hizo Eugenio Zaffaroni sobre el final del Gobierno de Mauricio Macri. El exministro de la Corte Suprema podría tener esta semana un par de denuncias más en su contra por esos dichos. Mauricio Macri ya había protestado desde Moscú por esas declaraciones. "Es una vergüenza lo que dijo Raúl Zaffaroni. Como exmiembro de la Corte Suprema y actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos debería ser el primero en defender los valores de la democracia", había dicho desde allí. No habrá denuncias desde el Gobierno, pero sí por parte de abogados. Se recordará allí no sólo el caso de la consideración de la "luz apagada" como atenuante en la violación. Fue en la sentencia del caso Tiraboschi, donde estableció la pena de 7 años de prisión por el delito de violación sobre una niña de 7 años, sino también su calificación del femicidio, en sentido contrario al que lo hacen el resto de los jueces. Zaffaroni dice que no lo aplicaría ya que para utilizar la figura que implica el odio de genero hay que despersonalizar a la víctima. Es decir que el odio a una mujer debe ser el odio a "la" mujer para que sea femicidio. Todo ese debate volverá de la mano de las últimas declaraciones del exmiembro de la Corte.

Hoy vamos a terminar con un chiste de la onda fuerte:

Un hombre que trabajaba en una fábrica de enlatados le confesó a su mujer que estaba poseído por una terrible obsesión: introducir su pene en la cortadora de pepinos. Espantada, la esposa le sugirió que consultara con un psicólogo. El marido prometió que lo pensaría, pero todos los días le repetía a su esposa la misma historia, hasta que ella, harta, un día le dijo:

-¡¡Pues mételo y no me fastidies más!!...Es tu problema.

Días después, el marido llegó cabizbajo, pálido y profundamente abatido.

-¿Qué pasó, querido? -le preguntó la mujer.

-¿Te acuerdas de mi obsesión por meter el pene en la cortadora de pepinos?

- ¡Oh, no! -gritó la mujer- ¡Dime que no lo hiciste!

-¡Sí, sí lo hice, lo hice !

-¡Oh, por Dios! Y... ¿qué pasó ?

-¡Me despidieron! -respondió el marido.

-Pero ... y... eh... ¿Qué pasó con la cortadora de pepinos? ¿Te hizo daño ?

-¡No, no!... También a ella la despidieron .

Dejá tu comentario