Charlas de quincho

Edición Impresa

Cambiemos y Mauricio Macri, preocupados por el impacto final que tendrá “cuadernos”. Decisión para llegar a 2019, pero temor por la economía. Viaje estratégico desató debates. El campo, mientras vigila su interna, hace cuentas. Matrimonio en ejercicio. P. 2

• La tormenta por la causa "Cuadernos" sigue en el centro de la escena de las preocupaciones del Gobierno. Mauricio Macri supo, desde el comienzo de las revelaciones de esa ruta de sobornos cobrados y distribuidos durante la era K, que no habría chance alguna en el 2019 si Cambiemos tenía alguna "distracción" con los hombres cercanos a la familia del Presidente, como el primer Ángelo Calcaterra de IECSA, ahora uno de los arrepentidos. Elisa Carrió y los radicales están convencidos que la decisión de Macri es irrevocable y que no habrá operaciones para salvar a nadie, pero el camino se ve aún muy largo. Casi todos los arrepentidos hasta ahora solo reconocieron aportes de campaña; un peligro para conocer la verdad ya que si la causa que maneja Claudio Bonadio hubiera quedado solo en eso este mega escándalo de sobornos podría terminar limitándose a una cuestión que debería resolver la Cámara Electoral. No será así porque arrepentidos clave ya comenzaron a bordar la verdadera historia de la arquitectura de esa red de cartelización de obra pública y enriquecimiento de funcionarios. Quizás el argentino de a pie no termine de comprender que significa para la política argentina, por ejemplo, que Luis Betnaza de Techint haya reconocido que desde el Gobierno le pidieron un soborno para intermediar con Hugo Chávez cuando a la empresa argentina le habían estatizado su controlada SIDOR en Venezuela. Tampoco registra antecedentes una confesión como la Carlos Wagner, el expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción en la era Cristina de Kirchner (infaltable en todas las fotos de anuncio de obras del kirchnerismo), que terminó relatando con minuciosidad como se armaban las decisiones para distribuir obra pública. Esos casos son emblemáticos y sorprenden por la contundencia, pero se suman a decenas de relatos que se van a abriendo cada día en paralelo a esa causa, por parte de testigos que ahora sí hablan. No resulta extraño, entonces, que en el Gobierno haya preocupación ante la posibilidad que estas revelaciones sigan picando cerca de la familia primaria del Presidente. Macri no tiene camino atrás en este tema, esa es la única realidad. Mientras tanto el Presidente distribuyó el fin de semana con sentido político, algo extraño en esta administración. Por eso aceptó estar en la cena la cena anual de la Unión de Trabajadores de Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina a la que fue invitado por Dante Camaño, sindicalista que siempre tuvo una relación excelente con el. Macri no solo fue, sino que también dio el discurso central de esa cena en la Rural que fue desbordada con más de 20.000 concurrentes. Hay historias y videos que se circularon el fin de semana contando historias sobre silbidos e insultos al Presidente. Es cierto que hubo actividad desde un par de mesas, pero finalmente el acto le sirvió a Macri hasta para distribuirlo en el canal de Presidencia de YouTube donde aparece aplaudido por los comensales. Esa experiencia de fin de semana se sumó a un leve buen humor que circuló por el Gobierno frente a un par de mediciones que le acercaron al Presidente donde se muestra que, por primera vez en semanas, el optimismo político de los argentinos tuvo un leve repunte. No hay aún acompañamiento de la visión sobre la economía, aunque ese punto se mantiene "flat", como aseguran, lo que los lleva a adherir a la fórmula positivista sajona, "No news, good news", que en realidad tiene orígen en la latina "Nulla nuova, buona nuova".

• Le explicaron a Macri en la Casa Rosada (y al parecer entendió) que no es este 2018 un año para que vuelva a faltar de la parada de presidentes de todo el mundo que gira alrededor de la apertura de la sesiones de la Asamblea Anual de las Naciones Unidas. Ese viaje que Macri había decidido delegar una vez mas en Gabriela Michetti, tiene mas allá del discurso formal ante el recinto de la ONU, una cantidad de chances de bilaterales con jefes de Estado que, aunque ponga la mejor buena voluntad, no pueden ser aprovechadas por el vicepresidente, aunque mas no sea por una cuestión de rango. Gabriela Michetti se ocupó el año pasado con bastante maestría de manejar la relación con Donald Trump cuando ella viajó a Nueva York y hasta fue invitada a la cena con el estadounidense. Esta vez las debilidades de una Argentina en crisis (económica y política) que planteó como parte esencial de sus reformas una apertura al mundo, necesitan que el propio Presidente se muestre a fin de septiembre en esa ciudad. Es esencial si Macri quiere que el mundo entienda que todo ese estallido pornográfico de corrupción que se muestra a través de la causa cuadernos es una cuestión de gobiernos del pasado. El peligro, que también vivió Brasil, de una paralización de la obra pública por el caso Odebrecht con el impacto recesivo en la economía, ya está presente, no es solo un punto de especulación. Macri confirmó entonces que irá a Nueva York.

Hubo alguna conmoción el fin de semana en Buenos Aires por el fallecimiento de Felipe Yaryura, a quién se lo conoció como el socio-amigo argentino de Donald Trump. La anécdota más conocida dice que fue él quién le recomendó al estadounidense presentarse a la presidencial con una candidatura por el partido Republicano. Hace una semana había sufrido un aneurisma y desde ese momento estaba en coma inducido. Yaryura es socio de los Trumps constructor de la Trump Tower en Punta del Este. Conoce a los Trumps desde el 2010 cuando comenzó la relación que luego terminó en el joint venture para la construcción de esa torre con la empresa YY Development Group, donde esa socio con Moisés Yellati, más conocido aun en el mundo empresario argentino no solo por su actividad sino también por ser el cuñado de Nicolás Dujovne.

• Aunque los temas centrales de los últimos días pasaron por la política (Congreso y Tribunales) resultando casi excluyentes a la hora de la difusión, igual hubo otros asuntos, como la fuerte bajante del Río Paraná, que se hará sentir en los próximos días si no cambian las condiciones que ya está provocando daños económicos en más de 60 buques que no pueden acceder a las cargas completas en el gran Rosario. Según un completo análisis de la Bolsa de Comercio de esa localidad, la situación es la más grave en los últimos 10-12 años, e implica sobrecostos de fletes por la imposibilidad de completar en Rosario las cargas, disminuidas en más de 5.000 toneladas por buque, debido a la escasa profundidad del Paraná. El asunto ya despertó el alerta en algunas oficinas del Gobierno, debido a la importancia que cobran las exportaciones del complejo oleaginoso justamente durante el segundo semestre del año cuando sale el grueso de la soja y sus subproductos (aceites, harinas y pellets). Y no es que el Gabinete se haya vuelto "agropecuario", sino que la actual volatilidad del dólar, podría acentuarse si las condiciones de tráfico en el Paraná no cambian en forma inminente. Y, una mayor inestabilidad del dólar es, justamente, lo que menos necesita hoy el Gobierno.

• Entre los empresarios de la producción, tampoco pasó desapercibido el nuevo aumento de los combustibles, y su impacto en los recalentados costos. De hecho, uno de los sectores más jaqueados (y que sigue esperando respuesta del Gobierno, a pesar del reciente encuentro con Macri), como es la lechería, se ve doblemente afectada, tanto por los gastos en frío (dentro de los tambos y en las usinas), como por el complejo transporte de productos que solo se hace por camiones (el costo mayor frente a FF.CC. y fluvial). Días atrás se conoció que solo una de las mayores usinas (La Serenísima) que provee el grueso del abasto de leche fluida de Buenos Aires y Rosario, cuanta con casi 900 camiones que se mueven diariamente con leche de los tambos, y productos elaborados para el comercio minoristas. "Como supone el Gobierno que se puede llegar a calmar la inflación con estos datos?", preguntaba un empresario del rubro, alarmado además, por la caída de la demanda de consumo. Por eso también llamó mucho la atención el inusual interés del ahora Senador (PRO) Esteban Bullrich, para que el banco oficial bonaerense le otorgue un crédito a una usina de Junín que, como están ahora las cosas, tiene muy pocas chances, ya que ni las grandes aguantan. El problema mayor parece que se presentaba a la hora de ofrecer las garantías.

• También en la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria, en la glamorosa avenida Alvear, se habló mucho de la actualidad. Fue durante la incorporación como Académico de Número, de Horacio Gutiérrez, expresidente de la Sociedad Rural Argentina, y multipremiado criador de Aberdeen Angus en su cabaña Tres Marías, galardonada con varios Grandes Campeones de esa raza (incluso este año). Los temas fueron variados y, además de comentarse la exposición de Gutiérrez sobre "Como producir carne de calidad" (en plena expectativa por las exportaciones de ese rubro), los asistentes, entre los que se contaban varios de sus pares, como Luciano Miguens, Eduardo De Zavalía, o el actual titular de la entidad, Daniel Pellegrina, desgranaban este y otros temas, como la eventual caída de la recaudación del IVA a causa de la recesión, la nueva Ley de Semillas que el Gobierno no termina de definir (seguirá buscando el "consenso"?), la incidencia del mantenimiento del 1,2% del impuesto al Cheque junto al 1% que aplican los bancos por los depósitos en efectivo (¡), o las expectativas sobre la estratégica próxima cosecha. Algunos, sin embargo, también se acercaban para intentar alguna definición sobre las próximas elecciones de septiembre en la entidad, con lista dividida, y que lleva a Pelegrina como candidato del oficialismo. Pero ni el candidato, ni los expresidentes que lo acompañaban, parece que dieron ninguna señal al respecto.

Interna. Luciano Miguens, Daniel Pellegrina, Horacio Gutiérrez, Carlos Vila Moret, dos expresidentes de la Sociedad Rural, (Luciano y Horacio), uno actual y candidato (Daniel) y su candidato a vice.

• En las costumbres y tradiciones andinas cada primero de agosto y durante todo el mes se expresa una gran devoción a la Pachamama, que ayer se trasladó al predio de Tecnópolis. Hasta allí llegó el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, junto a su prometida, Tulia Snopek, con quien planea casarse el próximo 15 de diciembre. La presencia de la pareja despertó cierta curiosidad entre aquellos que siguen desde hace varios días la zaga amorosa, cuyo enlace ante la ley depende, en rigor, de una sentencia de divorcio pendiente de revisión en el Superior Tribunal de Jujuy. Sucede que Snopek sigue casada legalmente con Carlos Marti Coll, un reconocido abogado tucumano que se encuentra prófugo desde julio y con quien mantiene un litigio por la división de bienes. Pero esos contratiempos no alteran los planes de Morales, que parece estar dispuesto a casarse con Tulia, contra viento y marea. Pese , incluso, a que ciertas rencillas familiares llegaron a la escena nacional: la semana pasada durante el debate por el aborto, el futuro cuñado del gobernador y defensor del exmarido de su prometida, el senador nacional Guillermo Snopek (PJ) pidió una cuestión de privilegio para denunciar "amenazas" por parte de Morales por este asunto. El gobernador no tardó en responderle. "Patético lo suyo. El Senado no es un tribunal de Familia. Vergonzoso que invente historias más para el 'Gran Cuñado' que para un debate serio. Concéntrese en el tema del aborto. Si no lo supera vaya al psicólogo", le espetó a través de Twitter. Quizás, entonces, porque el mito de la Pachamama se originó en una historia de amor, la pareja agradeció ayer a la Madre Tierra con especial devoción por "todo lo que da, en especial salud, educación y fortaleza para luchar frente a la adversidad como pueblo unido para resolver los problemas que tenemos como país". Participaron el titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi; el secretario de la Cámara Argentina de Turismo, Marcelo García; y la directora de la Casa de Jujuy, Ester Delgado.

• Vamos a terminar con un chiste médico.

A un manicomio estatal llega la noticia de que hay que reducir el número de internados porque el presupuesto no alcanza. Cónclave de médicos, y allí se decide lo obvio: quedarse sólo con los pacientes más graves. ¿Pero cómo hacer para diagnosticarlos? «Llamemos uno por uno, e interroguémoslos», dice el director.

Llaman al primer paciente, y el médico le pregunta: - ¿Cuánto es mil dividido dos?

-A ver, a ver... ¡Treinta y seis!

-No... Vuelva a su pabellón que la enfermera lo va a medicar.

Pasa el segundo paciente, y le hacen la misma pregunta. El hombre responde:

- A ver, a ver... ¡Martes!

- No, querido, no... Vaya, vuelva a su cuarto.

Pasa el tercer paciente, y le preguntan:

-¿Cuánto es mil dividido cincuenta?

- Muy fácil: veinte.

-¡Pero muy bien, señor, muy bien! ¡Esa es la respuesta correcta! Se ve que usted está mejor, y puede ser atendido en consultorios externos. ¿Qué razonamiento hizo para llegar al resultado correcto?

-Muy sencillo: multipliqué treinta y seis por martes...

Dejá tu comentario