Charlas de quincho

Edición Impresa

Agenda movida por los Juegos Olímpicos que desatan furor en la Ciudad, aunque el caos de cortes y piquetes se complicará aún más hasta el 20 de este mes. Visita real que pasa desapercibida. Cumbre de economistas. Faurie, entre los problemas y la Bienal. P. 2

Fin de semana complicado con agenda protocolar para el Gobierno que impuso la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Mauricio Macri participó el sábado de la ceremonia de apertura y ayer hubo ajetreo en materia de seguridad en la Capital Federal por visitantes que llegaron para acompañar a deportistas. Por ejemplo, la princesa Anna del Reino Unido, hija de la Reina Isabel, que preside el Comité Olímpico de su país y ayer estuvo en la ciudad olímpica en Villa Soldati con su equipo. Los traslados fueron más que reservados y hubo silencio casi absoluto sobre el tema. Sólo los ruidos del nuevo conflicto dentro de Cambiemos por la amenaza de Elisa Carrió ante lo que considera una operación del Gobierno para mantener en libertad a Cristina de Kirchner tuvieron a la política en vilo. No se vio, de todas formas, demasiado ímpetu en la Casa Rosada por calmar inmediatamente esa interna, quizás como un peligroso evasivo frente a los problemas de la economía y el anuncio de nuevo aumento doble en la tarifa de gas. Así, hubo algo menos de actividad pública, aunque la Ciudad estuvo convertida en un caos entre cortes, protestas, los juegos olímpicos, y las permanentes obras en la calle del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que complican la circulación en forma extraordinaria. Igual hubo varios encuentros privados locales, y hasta en el extranjero donde se suceden reuniones para analizar "el caso argentino", en los principales centros de estudio mundiales. "El único país del mundo que era rico, y se hizo pobre", dijo el economista Miguel Ángel Broda. La muerte de los economistas Pablo Rojo, ex del Banco Hipotecario, y del especialista en energía, Francisco "Paco" Mezzadri (apenas con un día de diferencia), también sacudieron el ambiente político, de la economía, y el energético, donde ambos eran ampliamente conocidos. Y hasta el lanzamiento de la temporada en Puerto Deseado, en la Casa de Santa Cruz en plena City, y con degustación de exquisiteces sureñas como merluza negra, langostinos, o cordero, se prestaron a muchos comentarios y especulaciones. Por supuesto, los lugares turísticos esperan este verano la "revancha" después de años muy malos por el bajo valor del dólar. Ahora, con la situación inversa, vuelve a ser atractivo para el receptivo internacional que retorna a niveles más viables y, debido a la misma causa, al encarecerse las salidas al exterior para los argentinos, se espera un gran movimiento interno muy superior al de los últimos años. Y, aunque los pingüinos penacho amarillo forman parte de las atracciones, junto a numerosas ofertas de turismo aventura en lugares bastante salvajes, el intendente de Puerto Deseado, Gustavo González, resaltó la variedad de opciones para vacacionar, muy apreciadas en general, por los extranjeros. Pero, para los numerosos locales presentes, fueron las habilidades del chef José Basualdo, con sus milanesas de lomo de guanaco, su merluza negra en cramble, con puré de hongos de pino, o los langostinos al oliva, todo "regado" por un excelente torrontés riojano (que no es ni dulce, ni perfumado), lo que constituye, sin duda, el gran atractivo extra para visitar la zona.

Bastante menos optimistas se mostraron algunos empresarios que se reunieron con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, en la casa de un embajador de muy larga trayectoria. Es que después de narrarle las varias penurias por las que atraviesan, el economista se limitó a escuchar atentamente y, si bien no dijo que "no" a una eventual candidatura suya, tampoco lo afirmó, dejando a los hombres de empresa con una sensación de indefinición mayor que cuando habían entrado. Lo que también se escuchó allí fue la sorpresa que causó el presidente Mauricio Macri en su alocución al cierre del B-20 que nuclea a las ramas de negocios del grupo homónimo, que se hizo la semana pasada en Buenos Aires. Es que el mandatario, cuyo inglés es fluido, se dirigió a los presentes en ese idioma, lo que constituye un "horror" de protocolo, en especial, tratándose de un mandatario. Los funcionarios de rango están obligados a hablar en su idioma de origen en todos lados pero, más aún, en su propio país. Además, tampoco pueden improvisar (como hizo Macri) debido a la especial trascendencia que tienen sus palabras. "¿Se imaginan a Trump hablando en español en Estados Unidos?", planteaban en la reunión. Evidentemente, el protocolo de Presidencia no funciona demasiado bien.

También los empresarios reunidos en el encuentro mensual del estudio Broda en la Ucema se mostraron bastante inquietos incluso, con algunos datos que surgieron en las últimas horas, como los $19.000 millones extra que habría pedido la Gobernadora María Eugenia Vidal para equilibrar las finanzas bonaerenses. ¡Ojalá que no se los den¡, alertó uno de los asistentes, más que preocupado por la incontenible presión impositiva. Mientras el propio Broda señalaba que "este no es un superdólar", en referencia a los $38 que cotizaba ese día la divisa ya que, según dijo, ese nivel se ubica alrededor del promedio histórico; hubo otros datos igual de trascendentes como que "desde 1950 el PBI de Argentina crece por debajo del promedio del resto". Mientras, los hombres de negocios alertaban sobre la tensión que se está generando en la cadena de pagos, y en la mayor "tolerancia" que habrá que imponer en estos casos. "Además de todo, tenemos que cuidar a los proveedores", se quejaban. A pesar de los datos tranquilizadores de Broda respecto a que "el mundo sigue creciendo", y que "el riesgo de incumplimiento (de los pagos al FMI) en 2019 es mínimo, dado que la plata ya está".

Ni el austero vaso de agua ni el riguroso clima de trabajo lograron aplacar la alegría del reencuentro. El director de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Sergio Baur, vuelve a ocuparse del envío de nuestro país a la Bienal de Venecia. En la práctica y durante anteriores gestiones en la misma dirección que hoy ocupa, tuvo a su cargo esta responsabilidad. Luego de un período de ausencia en los destinos de Túnez y Egipto como embajador, Baur vuelve al mundo de la cultura. El motivo de la convocatoria al Palacio San Martín -a la hora del cóctel que nunca llegó- era el anuncio del Concurso Abierto para participar de la consagratoria megamuestra veneciana que, en mayo de 2019, inaugurará su 58ª edición. La presencia del canciller Jorge Faurie, que dedicó su atención a la Bienal pero la puso en el difícil contexto político de la actualidad, sacó a los invitados del microclima de la cultura. Acerca del arte argentino que llegará a Venecia, Faurie auguró: "Tiene que ser. Va a ser -subrayó- simbólico. Va a demostrar lo que somos capaces de hacer los argentinos, aún en momentos como los que vivimos". Antes de terminar sumó su simpático saludo a su vecino de la avenida Santa Fe y Esmeralda el coleccionista Esteban Tedesco, miembro del Consejo Asesor Ad Honorem de Asuntos Culturales, junto a Teresa Anchorena, Eleonora Jaureguiberry, Adriana Rosenberg y Mauro Herlitzka. El tema general de la Bienal veneciana será: "Afortunado quien vive en tiempos interesantes". Y justamente, Baur observó que los momentos de crisis suelen ser determinantes para la cultura. Se sabe, el arte, al igual que la música, es un bálsamo, y museos como el Malba y el Fortabat se gestaron al mismo ritmo de la crisis de 2001. Baur destacó la intención de democratizar la cultura. Luego, las extensas palabras del secretario de Cultura, Pablo Avelluto (que decidió cobrar entrada en el Museo de Bellas Artes para ver las acuarelas de Turner) suscitaron una sonrisa. Avelluto aclaró que el concurso de la Bienal va a ser abierto y llegará a todas las provincias, que no va a beneficiar a "ninguna capilla". Casi un mea culpa. El jurado, presidido por Baur y el vicecanciller Daniel Raimondi, lo integran: Andrés Duprat (director del Museo Nacional de Bellas Artes y exitoso guionista), la académica Laura Malosetti Costa y el artista Jorge Macchi. Duprat y Macchi se encontraban en Bariloche. Cabe aclarar que el envío de Macchi a Venecia y, años más tarde, el del célebre rosarino Adrián Villar Rojas, fueron los mayores aciertos de la Cancillería Argentina. Hoy, el único límite para concursar es vivir en suelo argentino y tener la nacionalidad de nuestro país. Allí estaban, el embajador Ernesto Gaspari, Magdalena Cordero, Victoria Noorthoorn (directora del Museo de Arte Moderno porteño), María Victoria Alcaraz (directora del Teatro Colón), Carolina Biquard (presidente del Fondo de las Artes), los jurados (salvo Duprat y Macchi que se encuentran en Bariloche) y los miembros del Consejo asesor, además de la prensa especializada. Teresa Anchorena comentó un proyecto paralelo que llevará adelante para posicionar el arte argentino. Los anteproyectos se pueden presentar hasta el 31 de octubre. En noviembre se anunciará el ganador y su obra se exhibirá desde mayo a noviembre de 2019 en el pabellón que posee la Argentina en los Arsenales. Un excelente espacio cedido en comodato por 22 años que "ya está pago", dijeron con alivio. El arribo a Venecia siempre se financió con la ayuda de aportes privados, como los de Nelly Arrieta o arteBA, entre otros. Pero Baur aclaró que busca un apoyo realmente poderoso.

Festejo. La presidente de la Asociación Amigos del Museo José Hernández, Patricia S. M. de Saporiti y el ministro de cultura de la C.A.B.A. Enrique Avogadro, en el 80° aniversario del mencionado museo.

El miércoles pasado se conmemoró el 80° Aniversario del Museo de Arte Popular José Hernández, cuya sede es un elegante Petit Hotel localizado en la inmediaciones de Palermo Chico, donado a la Municipalidad de Buenos Aires en 1938 por Félix Bunge. La celebración se realizó en los jardines de la institución y allí, la presidenta de su Asociación de Amigos -la artista plástica Patricia S. M. de Saporiti- recibió junto a la directora Felicitas Luna, a las autoridades del Gobierno de la Ciudad, Ministro de Cultura Enrique Avogadro y arq. Juan Vacas -director gral. de Patrimonio-. Avogadro contó allí la cantidad de Museos que se asientan en la Ciudad de Buenos Aires dedicados a distintas disciplinas, entre los que se destaca el José Hernández dedicado a motivos argentinos,particularmente considerado hoy "el museo de los artesanos y artesanías argentinas". El platero Mauro Sabattini presentó una refinada pieza conmemorativa del aniversario del museo: un mate especialmente realizado para la ocasión. Se recordaba que en los años 30 en esa casa se entrenaba Luis Angel Firpo, bajo la tutela del dueño de casa -F. Bunge-. Entre los asistentes se encontraban los artistas plásticos "Bony" Bullrich, Luchi Szerman y María Silvia Corcuera, quien está exhibiendo una estupenda muestra en Menéndez Libros, Javier Baliña muy atareado preparando su próximas exhibiciones, Zulema Maza, Marta Detry, la directora del Museo Beccar Varela de San Isidro -Marcela Fugardo- el empresario Martín Cabrales, muy contento porque el martes próximo recibirá el premio ADE al Dirigente de Empresa, (el mismo premio que hace veinte años recibió su padre , Antonio Cabrales), Ana Coursilla, la Dra. Edna Linch -abogada asesora del Consejo de la Magistratura de la Ciudad- Sylvia Olguín (pte. de Fundais) y Ana Lorenzutti.

Vamos a terminar con un chiste de un género clásico.

Un hombre que ha estado durante diez años en una isla desierta, un día se acerca a la orilla y ve un pequeño punto en el horizonte. "¿Será un barco?", piensa. Sin embargo, a medida que el punto se acerca ve que no es así. "¿Será un bote?", cavila entonces. "No, tampoco es un bote", advierte al ver más próximo el punto. ¿Será una canoa?", piensa a continuación. Después puede ver con claridad: es una rubia espectacular que va llegando en una tabla de surf.

Luego de tocar tierra, la rubia se acerca al hombre y le dice:

- Hola... ¿Cuánto hace que no fumás un cigarrillo?

- ¡Diez años!- exclama el hombre. La rubia abre el bolsito plástico de cierre hermético que lleva con ella y extrae un paquete de cigarrillos.

- Tomá, fumá...

El hombre enciende uno con el fósforo, que también le entrega la mujer, da una pitada larga, y exclama:

- ¡Ah! ¡Esto es maravilloso!

De inmediato ella le pregunta:

- ¿Y cuánto hace que no tomás un whisky?

- ¡También diez años!...

La rubia saca ahora una petaca de scotch y se la da. Él la bebe de un golpe y exclama:

- ¡Esto es increíble! ¡Qué gloria!

Entonces ella, mientras empieza a bajarse el cierre de la malla, le pregunta:

- Y, decime... ¿cuánto hace que no pasás un momento de auténtico placer?

Y el hombre responde:

- ¡Guauuu! ¡No me digas que también traés una computadora!

Dejá tu comentario