Charlas de quincho

Edición Impresa

Elisa Carrió y sus denuncias tomaron buena parte de los comentarios de fin de semana en quinchos del oficialismo. Embajada en Israel sumó a hombre clave para Trump. Festejos en Rosario y también por récord en ventas de carne a China. Minujín convoca. P. 2

Aunque a la diputada le moleste, el mundo político y económico sigue preguntándose (aunque más no sea en la intimidad) ¿qué quiere Elisa Carrió?. El tembladeral que desató en Cambiemos por sus denuncias que comenzaron contra Germán Garavano y ya llegaron hasta el propio Mauricio Macri, a quien la legisladora dice no tenerle confianza en la lucha contra la corrupción, puede tener explicaciones varias. Está claro que la primera es la que ella misma ventila al acusar a Garavano de proteger "doctrinariamente" la libertad de kirchneristas y al Gobierno en sí mismo de alentar que las investigaciones, que puede involucrar familiares, no siga extendiéndose. Es cierto, además, que con esa acción Carrió interpreta al votante medio de Cambiemos, que precisamente puso a Macri en el poder para terminar con esas prácticas que el kirchnerismo hizo una religión judicial. Al mismo tiempo debe interpretarse que el votante de Cambiemos quiere estabilidad económica, y por eso también cuestiona a Macri, y para eso el Gobierno necesita estabilidad política. Carrió hoy no la está proveyendo, aunque muchos de sus argumentos sean entendibles. Hay otras explicaciones que se argumentaron el fin de semana antes y después de la vista de Carrió a la mesa de Mirtha Legrand, escenario donde se relanzó su interna con el Presidente. Fue una inocencia pensar que la chaqueña iba a dar marcha atrás en esa escenografía y por eso esa actitud reavivó un argumento que muchos consideraban descabellado para explicar este terremoto que Carrió, dice ella, desató para "salvar a Cambiemos". Muchos dentro de la fuerza creen que ella ya está disputando poder adentro de la alianza de Gobierno y si bien no se suma aún a los radicales que piden una PASO el año que viene para garantizar que Cambiemos contenga a todos, incluidos los votantes desencantados con el Gobierno, no es extraño que insista Carrió en levantar, por encima de cualquier otro dentro del oficialismo, a María Eugenia Vidal como la heroína máxima de Cambiemos. Es obvio que la gobernadora está llevando adelante la peor pelea que un político argentino puede tener, que es lidiar con la provincia de Buenos Aires en medio de la crisis, pero hay que oír a la chaqueña hablar de Vidal para darle otro sentido a sus múltiples denuncias. Se puede argumentar mucho sobre la genialidad política de la diputada y también reconocer que a Macri sus estallidos siempre le resultaron estratégicas y controlables, pero el frío beso que le dio en el CCK la semana pasada habla de un hartazgo que hasta los más amigos de la chaqueña en el radicalismo (máximo cinturón de contención que tiene hoy Macri para rodear a Carrió) reconocen que ya se pasó de la preocupación al hartazgo, ante tanto traqueteo político. Esos pensamientos alcanzaron para complicar todo el fin de semana largo dentro y fuera de la Residencia de Olivos.

Si bien siguen los coletazos financieros internos, lentamente se retoma la actividad, aunque por ahora, solo la de reuniones formales e informales atrasadas por la conmoción que obligó a suspender varias de ellas en las semanas anteriores. Y aún con el fin de semana largo, que provocó un fuerte éxodo turístico hacia distintos destinos (el turismo receptivo, agradecido), igual fueron muchos los que se quedaron al punto que, por ejemplo, el Colón mostró lleno total en las funciones de "La Boheme", de Puccini, colmada también de periodistas y politólogos invitados por el sponsor estrella del gran Coliseo, el Banco Ciudad, lo que permitió que tanto antes como durante y en los entreactos, se multiplicaran los comentarios e intercambio de información, sobre todo política y económica, aunque también, los avatares en las vidas de Musseta y de Mimi, personajes de la ópera, se colaron en las conversaciones. El alto impacto visual de la obra de fines del XIX, la escenografía, y el vestuario impecable justificaron plenamente a los que se quedaron en Buenos Aires este fin de semana. Pero también el lanzamiento de la Ruta del Torrontés Riojano en la Casa de esa provincia, con el Gobernador Sergio Casas y el ministro Rubén Galleguillo, dio lugar a una movida gastronómico-política en la que se notaron algunas viejas presencias, en especial del peronismo mientras que también en Rosario, en la histórica Bolsa de Comercio, se festejaron los 10 años del Rosgan, su mercado televisado de hacienda, lo que dio lugar a varios comentarios que, si bien no descartaron la economía, se centraron muy fuerte en el tema político, las internas de los partidos, y cómo pueden llegar a jugar las provincias en las elecciones del año que viene.

Almuerzo en la Embajada argentina en Tel Aviv con el embajador David Friedman, exabogado personal de Donald Trump, en difíciles cuestiones de su vida como Realtor en Nueva York. El embajador Mariano Caucino convocó a su colega norteamericano -una especie de estrella en Israel- para almorzar con los representantes de Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica, Guatemala, México, Paraguay, Uruguay, Panamá y Honduras. Los comensales querían saber detalles sobre el controvertido presidente de los EEUU. Friedman contó: "Trump es amigo de sus amigos; no los abandona" y "van a ver que en el largo plazo todas sus acciones son coherentes". Contó también que tarde o temprano más embajadas seguirán su ejemplo y se mudarán a Jerusalén. Entre los presentes estaba el representante paraguayo quien tuvo el récord de mudar su embajada a Jerusalén en dos meses cumpliendo instrucciones del saliente presidente Horacio Cartés para luego tener que volver a Tel Aviv en cuestión de semanas por orden del actual Mario Abdo. Caucino, por su parte, realizó un agradecimiento a Friedman por la ayuda de la Administración Trump en el FMI. En tanto Caucino contó que las relaciones de Argentina e Israel estaban en un gran momento y que en homenaje a los 70 años del vínculo bilateral habían colocado una placa de reconocimiento al primer embajador argentino allí, Pablo Mangel, nombrado por Perón en 1948. Se trata, como se sabe, del padre del exdirector de la Biblioteca Nacional, Alberto Mangel, y su activo hermano Johnie, publicista y regiseur. Caucino también recibió al gobernador Gerardo Zamora de Santiago del Estero y próximamente será anfitrión de Juan Manzur, de Tucumán. El mandatario santiagueño viajó hasta Israel con su jefe de gabinete, su ministro de Seguridad y el empresario Gustavo Ick. Dijo que era su segundo viaje a ese país, que admira por su desarrollo y donde visitará emprendimientos vinculados con el riego, especialmente en la zona del desierto del Neguev, donde tiene asiento la Universidad Ben Gurion, fundada precisamente por quien fuera primer ministro en 1948. Preguntado sobre Argentina, se mostró preocupado y dijo que son solo seis de un total de veinticuatro las provincias que tienen ordenadas sus cuentas. En tanto, compartió mesa con el abogado y periodista Marcelo Gioffré, invitado por Caucino a dar charlas sobre Borges y sobre la obra de Alberto Gerchunoff, aquel periodista legendario que escribiera "Los Gauchos Judíos" y que fuera un activo propagandista de la creación del Estado de Israel desde sus columnas en La Nación hace ya casi un siglo. A su vez, Gioffre contaba orgulloso que próximamente lanzará un libro en conjunto con Juan José Sebreli compilando decenas de diálogos con intelectuales y políticos de las últimas décadas como Beatriz Sarlo, Julio Bárbaro, etc. La embajada argentina en Israel también está organizando para fin de mes un reconocimiento a Yair Dori, protagonista de una vida de leyenda que lo llevó de su Argentina natal al ejército israelí, de allí a una cárcel egipcia durante la guerra de desgaste (1970) y luego a ser el promotor de éxitos argentinos en Israel en conjunto con los Yankelevich llevando novelas como Chiquititas y estrellas de hoy como Lali Espósito, por quien deliran los adolescentes de Tel Aviv.

Record. La carne argentina llega más a China. Ese país ya supera las 114.000 toneladas de compras de carne vacuna en los primeros 8 meses.

"La culpa la tuvo el chancho...", es el llamativo título del libro que Alberto Spadone presentará en noviembre, editado por Planeta y en el que, según prometía entre torrontés y torrontés en la Casa de La Rioja, "no deja títere con cabeza" desde la política del menemismo hasta nuestros días. Muy silencioso y de bajo perfil se vio pasar también al poco frecuente multifuncionario de Menem, Raúl Granillo Ocampo, bastante activo judicialmente en los últimos años. Claro, la presencia de ambos no se debía a su actividad política, sino al hecho de que los dos tienen bodegas en La Rioja, mucho más importante la San Huberto de Spadone. De ahí que el empresario exdueño de La Razón, y también dedicado al mundo del espectáculo, se mostrara muy entusiasmado por la reunión que se hará antes de fin de mes en el teatro Lola Membrives, pero no para un espectáculo artístico, sino para una jornada de e-commerce... ¡con China!; allí estarán el embajador argentino, Diego Guelar, y también el representante chino en Argentina, aunque la "estrella" será el dueño del poderoso consorcio asiático de comercio electrónico por internet, Alibaba, fundado por Jack Ma en 1999, y que tiene 18 subsidiarias en el mundo. Los productores locales atentos, ya que cualquier compra del gigante asiático representa operaciones impensadas en el mercado local, debido a su volumen. El tema del mercado chino fue también central en el festejo de los 10 años del Rosgan en la Bolsa de Rosario y, si bien el remate estuvo comparativamente "flojo", como resultado en parte del "enfriamiento" generalizado de las actividades productivas tras la devaluación y fuerte suba de tasas, el festejo igual estuvo a full. En el caso de la carne, fue justamente China el mercado que absorbió fuertemente las compras de vacas locales, entre ellas las Holando, producto de las continuas liquidaciones de tambos que se siguen registrando, lo que le dio una salida a un producto que, de lo contrario, hubiera caído en una crisis mayor aún que la actual. Por esta causa, en la semana las protestas fueron varias, detonadas en parte por las poco felices declaraciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, pidiendo a los tamberos que "esperen que la exportación derrame...", lo que fue respondido con varias movilizaciones y una muy impactante imagen de vacas lecheras, enviada para la venta a faena en Liniers, con la leyenda PRO, pintada en rojo en el lomo. Lo concreto es que China ya supera las 114.000 toneladas de compras de carne vacuna en los primeros 8 meses de este año.

VISITA. El gobernador de La Rioja, Sergio Casas, junto a Franco Armani en la cena de la Fundación de River Plate en La Rural. También estuvo Alberto Rodríguez Saá. Ausencias del PRO.

Hubo cena de gala de la Fundación Club Atlético River Plate cen el Salón Rojo de La Rural. Recaudación récord de más de 23 millones de pesos y faltazo en masa de los hinchas de River Plate del Gobierno nacional. Lo esperaban a Rogelio Frigerio, quien provoca cada vez que puede a Mauricio Macri con que armó un gabinete "gallina". Pero tampoco asistieron fanáticos ilustres como Diego Santilli, Federico Salvai, Alex Campbell o Jorge Macri. El vacío lo ocupó el peronismo. Alberto Rodríguez Saá y Sergio Casas se ubicaron en mesas contiguas para degustar el catering del Faena Hotel. Se recolectaron $23,7 millones. Una empresa pagó 3.000.000 de pesos por una réplica de la Supercopa Argentina firmada por todo el plantel, mientras que la cinta de capitán que Leonardo Ponzio usó en la final frente al eterno rival en Mendoza más una camiseta firmada por los jugadores fue subastada por $1,8 millones. Sí estuvo presente todo el plantel de River y el cuerpo técnico, con Marcelo Gallardo a la cabeza. Entre los "millonarios" estaban Bettina y Alejandro Bulgheroni, el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, Eduardo Estrada (Grupo Sancor Seguros), Santos y Pablo Quirno, Patricio Clancy, Pedro Lanusse, Facundo Manes, Alejandro Macfarlane, Juan Ignacio Nápoli, presidente del Banco de Valores, Daniel Werthein, Enrique "Pepe" Albistur, la concejala Victoria Tolosa Paz. Junto a ellos se sentaron Rodolfo D'Onofrio, Jorge Brito y Matías Patanian (Aeropuertos Argentina 2000).

PRESENTACIÓN. Felipe Miguel, Marta Minujín, Marcelo Avogadro, Patricio Binaghi y Jorge Telerman.

Con motivos sobrados para celebrar, Marta Minujín invitó el miércoles pasado a la gente que apoyó el proyecto más importante de su vida, el "Partenón de Libros Prohibidos". La obra se presentó el año pasado en la Documenta de Kassel, exhibición que cada cinco años marca el rumbo del arte contemporáneo en el mundo. La plaza de ingreso a la Documenta, el espacio más visible de la megamuestra, es el lugar donde los nazis quemaron miles de textos. Allí montó Minujín el Partenón, con la misma gloriosa dimensión del templo de Atenas. La obra está cargada de significación para los argentinos que recuerdan el "Partenón de Libros" levantado en 1983, en la Avenida 9 de Julio, para celebrar el fin de la dictadura militar y la vuelta a la democracia. Así, con una obra cumbre que se convirtió en un ícono, Minujín deslumbró al mundo del arte. Esa noche del miércoles, sus seguidores presentaron un libro y una película, testimonios de la obra de Kassel. Ambos registran la repercusión internacional de la obra y el proceso titánico de producción, dado que no resulta fácil reunir 70.000 libros realmente prohibidos, responsabilidad que los alemanes depositaron en nuestra artista. En el taller de la calle Humberto 1°, un inmenso espacio de trabajo que supo albergar una vivienda y negocio familiar, hay una estupenda sala de exhibición donde se realizó el encuentro. La recepción tenía horario, desde las 19.30 hasta las 20. Adiós a los tiempos de bohemia. Frutos secos al estilo neoyorquino y champán para elegir: seco o rosado. La familia completa de la diva del arte la acompañaba, su marido, el Bebe, el economista Juan Carlos Gómez Sabaini, y sus dos hijos, Gala (arteBA) y Facundo Gómez Minujín (JP Morgan, Fondo Nacional de las Artes). Más allá del arte que aprecia, Facundo es entendido en finanzas y había confesado hace poco más de dos meses que veía la situación del país complicada. Y -a su entender- no vislumbraba una solución. Ahora, por el contrario, dijo que la Argentina encontró el rumbo y auguró que la situación va a cambiar. Desde luego, los colores flúo de los cuadros de Munujín contribuían a potenciar el optimismo. Entre los primeros en brindar estaban quienes apostaron por el libro y la película titulada "Arte Arte Arte. El Partenón de Libros Prohibidos de Marta Minujín" que, dirigida por Alessio Rigo de Righi, con guión de Álvaro Rufiner y De Righi, se estrenará el 11 de noviembre en el Festival de Cine de Mar del Plata. Jorge Telerman, funcionario mimado de Cultura que tiene a su cargo no sólo el Complejo Teatral de Buenos Aires sino además el Consejo Cultural de la Ciudad, comentó con el crítico de arte Rodrigo Alonso la proeza de Minujín que ya mismo se apresta para inaugurar "La Menesunda" en el New Museum de Nueva York. Hasta el final se quedaron Cynthia Cohen, el coleccionista Esteban Tedesco, Adriana Rosenberg (Fundación Proa), Guillermo Alonso (ex Museo Nacional del Bellas Artes), Gabriela Urtiaga (CCK), Martín Lucas, la galerista Roxana Olivieri y Verónica Padilla. Se dijo entonces que la casa de Victoria Ocampo de la calle Rufino de Elizalde albergará al curador de la Bienal de Venecia, Ralph Rugoff, invitado por Teresa Anchorena para que conozca la escena del arte porteña. Agregaron, para alegría de Minujín, que en el stand de Argentina de la Feria del Libro de Fráncfort y por iniciativa de Sergio Baur de la Cancillería Argentina montaron un mural con el Partenón de Kassel y el director de la Feria, Juegen Boss, fue a visitarlo, dado que, justamente, la obra de nuestra artista es todo un símbolo de libertad. También se dijo que si bien Minujín suele recrear sus propios trabajos, es capaz de dar nuevas pruebas de su creatividad y que los mejores ejemplos son las esculturas inflables que instaló hace dos años en la calle Florida y en el patio de Casa Naranja de Córdoba.

Vamos a terminar con un chiste de una categoría clásica.

Un ventrílocuo está haciendo su show ante un auditorio lleno y en un momento inicia su rutina de chistes de gallegos con su muñeco de madera articulada. A la tercera broma, Manolo, que estaba sentado en la cuarta fila, se pone de pie y empieza a los gritos:

-¡Basta! ¡Ya basta! ¡Que no aguanto más, joder! ¡Una vez es suficiente, pero ya esto es un abuso! ¡Es discriminación! ¿Por qué siempre ese estereotipo? ¡Haz chistes con otras comunidades! ¡Te voy a denunciar!

El ventrílocuo, atemorizado, interrumpe su actuación y se dirige a Manolo:

-Señor, le pido por favor que me disculpe... En ningún momento quise ser ofensivo... Eran bromas inocentes que...

-¿Y quién te ha hablado a ti, coño? ¡No te metas! Le estoy hablando a ese enano gilipollas que tienes en la falda.

Dejá tu comentario