Chascomús, cada vez más cerca de la quiebra por una rifa

Edición Impresa

Seis años atrás, en 2014, la Suprema Corte emitió un fallo definitivo y condenó a Chascomús a pagar los 100 millones de pesos.

La historia no es nueva, pero volvió una vez más a estar en boca de todo Chascomús debido a la urgencia con la que el intendente local, Javier Gastón, salió a solicitar la intervención inmediata de la Provincia para una causa que pone en riesgo al municipio y lo acorrala cada vez más rumbo a la quiebra.

En 1998 Sonia Della Vedova de Godoy y Clorinda del Carmen de Sandoni iniciaron un juicio contra la municipalidad por estafa. Tres años antes habían comprado en 700 pesos una rifa para participar en el sorteo de un campo sojero de 327 hectáreas. A los pocos días se enteraron que fueron las ganadoras. Sin embargo, nunca llegaron a ver concretado su premio debido a que la casa que pretendían escriturar a su nombre estaba hipotecada. Y lo que, en principio era un beneficio sin igual, se volvió una historia que, hasta el momento, no encuentra fin.

Seis años atrás, en 2014, la Suprema Corte emitió un fallo definitivo y condenó a Chascomús a pagar los 100 millones de pesos que, en ese momento, significa una gran parte del presupuesto total de la localidad. Lo cierto es que, producto del paso de los años, la cifra también creció y al distrito no le quedan muchas vidas por gastar antes de, por fin, hacerse cargo de la deuda.

En esa línea, Gastón admitió que los trámites para la ejecución de la sentencia están en su etapa final y que ya inició tratativas con funcionarios del gobernador Axel Kicillof para ver la posibilidad de que la provincia pueda hacerse cargo de una deuda que el municipio no se encuentra en condiciones de pagar.

“La condena a Chascomús es moralmente injusta en una Provincia donde los municipios no podemos ejercer la autonomía que nos reconoce la Constitución Nacional”, sostuvo hace días el intendente.

En concreto, Gastón se reunió con el ministro de Justicia, Julio Alak a quien le transmitió “la imposibilidad que tiene la Municipalidad de afrontar el pago de esa rifa, más aún en este difícil momento económico que estamos atravesando”. Desde el municipio aseguran que Alak consideró “inadmisible” que una intendencia y sus vecinos puedan hacerle frente a una herencia como ésta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario