China y EE.UU. unen fuerzas contra la falsificación

Edición Impresa

Washington - Estados Unidos y China unieron fuerzas en una operación combinada para luchar contra las mercancías falsificadas y embargaron más de 243.000 productos electrónicos falsos, entre ellos algunos populares artículos fabricados por Apple, Samsung y Blackberry.

El Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos dijo que la operación que se extendió por un mes fue el esfuerzo bilateral aduanero más grande realizado en la historia del país.

Aunque la operación arrojó solo un arresto, autoridades estadounidenses dijeron que es una señal de que el Gobierno de Pekín finalmente está respondiendo a sus quejas sobre el robo de propiedad intelectual por parte de empresas chinas. Los dos países acordaron en negociaciones recientes que trabajarán juntos para tratar de reducir las grandes cantidades de artículos falsos que se transportan entre China y Estados Unidos.

"El robo de la propiedad intelectual es un problema global y los esfuerzos transfronterizos son necesarios para luchar contra eso", dijo Thomas Winkowski, comisionado interino del Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos.

China es la primera fuente de productos falsificados y pirateados en Estados Unidos y constituye un 72 por ciento de todos los embargos relacionados a derechos de propiedad intelectual, según las estadísticas fiscales 2012 de la agencia estadounidense.

El robo de derechos de propiedad intelectual cuesta a empresarios estadounidenses u$s 320.000 millones al año, el equivalente al valor anual de las exportaciones domésticas a Asia, de acuerdo con un informe de la Comisión por el Robo de Derechos de Propiedad Intelectual Estadounidense, un grupo de exfuncionarios locales.

El viceministro de la Administración General de Aduanas de China, Zou Zhiwu, dijo que ambos países tenían que trabajar juntos para frenar efectivamente el flujo de productos falsificados. "El incumplimiento de los derechos de propiedad intelectual es un problema global que involucra no sólo al proceso de producción y exportación, sino también a los de importación y circulación", declaró. "Los organismos encargados del cumplimiento de la ley en todo el mundo deberían trabajar con más cercanía para terminar con estas actividades ilegales", añadió.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario