Chinos compran el Club Med

Edición Impresa

 Los capitales chinos avanzan en el mundo y ahora se extendieron a un ícono del turismo y de Francia como es el Club Med, luego de que el italiano Andrea Bonomi cediera en la puja de oferta que había entablado con el consorcio liderado por el multimillonario chino Guo Guangchang, que ahora toma el poder de la compañía.

Guo, que según la revista Forbes tiene una fortuna neta de unos

u$s 4.300 millones, ha dicho que los lugares de descanso que ofrece el Club Med son ideales para la creciente de cada vez más prósperos ciudadanos chinos. El Club Med -o Club Mediterranée- posee unos 40 resorts all inclusive de sol y de nieve en varios países del mundo, con presencia en el Caribe, África, el Índico y los Alpes. En Sudamérica, Brasil es la principal plaza, con propuestas de playa en Trancoso, Itaparica y Rio das Pedras.

La oferta de 24,60 euros por acción de Guo fue 0,60 euro mayor que la última propuesta que había hecho Bonomi y fue la octava por Club Med desde mayo de 2013, cuando Guo quiso adquirir la empresa a 17 euros por título e inició una guerra de ofertas con el italiano. La suma total que desembolsará son unos 939 millones de euros.

El nuevo propietario del Club Med es Gaillon Invest II, grupo que es controlado principalmente por el conglomerado Fosun de Guo. Ahora su propiedad se divide en un 62,6% de Fosun, un 20% de la aseguradora portuguesa Fidelidade, un 5,8% del fondo privado francés Ardian, un 2,9% de la administración de Club Med y un 8,7% de la agencia de viajes china U-Tour.

A su vez, el grupo brasileño Nelson Tanure, con el que Club Med construirá su cuarto centro de vacaciones en Brasil, también podría adquirir una propiedad de hasta un 20% en Gaillon II. 

Ultraderecha

Si bien la administración de Club Med, liderada por el presidente ejecutivo Henri Giscard d'Estaing, ha respaldado consistentemente la oferta de Guo, en Francia se hicieron conocer críticas desde sectores de extrema derecha, que acusaron al Gobierno nacional de mostrarse "inactivo" frente al avance chino sobre una compañía tan representantiva del país.

El Club Med, una "empresa francesa por su historia y su espíritu", se va a convertir en el "Club Mar de China" ante la "indiferencia total del Gobierno", afirmó Florian Philippot, vicepresidente del Frente Nacional, la fuerza que preside Marine Le Pen.

La derecha francesa también lamenta que varias "empresas estratégicas" hayan pasado bajo "dominación china o estadounidense" en los últimos meses, en referencia a una lista de compañías entre las que se encuentra la automotriz Peugeot.

Dejá tu comentario