Complicaciones en la cosecha

Edición Impresa

El cuadro adjunto muestra la proyección de resultados para la zona sudeste de Buenos Aires sobre la base de los precios estimados a cosecha 2010. Se presentan las cifras para los cultivos realizados por administración en campo propio, y bajo la forma de porcentaje o arrendamiento en campos de terceros.

El clima húmedo y lluvioso de los últimos días impedía, al cierre de esta nota, el avance de la cosecha de soja en la zona. Sólo se habían logrado cosechar unos pocos lotes, y la humedad acumulada en el suelo hace que con pocos milímetros de precipitación se complique la circulación de maquinaria por los lotes.

Hay preocupación por la falta de cosechadoras en la zona, que aún están trillando a pleno en el centro y oeste de Buenos Aires.

El estado de la soja es bueno, y se espera que los rindes superen el promedio de los últimos años. Las temperaturas frescas de febrero y marzo disminuyeron la tasa de llenado de grano, lo cual afectó en cierta medida el rinde potencial por un menor peso final de los granos. Para los próximos días se esperan temperaturas bajas y posibles heladas, que cortarán el ciclo de llenado del cultivo de soja de 2ª y acelerarán el secado de la soja de primera.

En cuanto al girasol, ya se terminó la cosecha con rindes dispares, en un rango de 14 a 26 qq/ha.

Las proyecciones de resultados del cuadro adjunto muestran mejor posicionados al maíz y al girasol para siembras en campo propio en el rango de rindes altos, algo por delante de la soja. En el rango de rindes bajos, la soja es la que sale mejor parada. Pero la realidad es que se sembró una superficie mínima de maíz, por el riesgo de sequía en floración, que es alto en la zona, y principalmente por el mayor capital requerido para sembrar este cultivo, en un año de severas restricciones financieras.

En campo arrendado, el trigo presenta quebranto en todo el rango de rindes que se muestra, mientras los granos gruesos sólo son rentables en el rango de rindes altos.

En cuanto al trigo, en contraste con la cosecha gruesa, los rindes estuvieron un escalón por debajo del promedio histórico. La zona viene de varias campañas con cosechas por debajo del promedio. Este hecho determinó un aumento en el endeudamiento de los productores para afrontar la campaña que ahora termina. El trigo juega un papel fundamental en la zona en cuanto a la generación de recursos, y los productores están endeudados. A esto se le suma que no existe precio para el cereal. Los productores no pueden vender mercadería porque la exportación no compra, con la paradoja de que éste es el destino natural del trigo en la zona.

Se estima que si siguen estas políticas, se sembrará aún menos trigo. La única solución para que aumente la superficie de trigo y la producción es la liberación de exportaciones y una baja en las retenciones, no de manera segmentada, sino de forma general.

Dejá tu comentario