Cupones bursátiles

Edición Impresa

Nosotros nos acostumbramos, y hace mucho que lo respetamos, en denominar «tónica» lo que modifica el gráfico del día por día, o el semanal y mensual. Reservando la demasiado utilizada expresión «tendencia», para aquello que muestra una orientación de mediano, o largo plazo. (Si bien del último segmento, tal como camina el mundo, bien puede decirse -como Keynes- que: «En el largo plazo estamos todos muertos».) Trazando un paralelo con ello, trasladado a lo que puede verse en todos los medios cada vez que la situación varía, en la revulsiva situación que se sigue viviendo en las economías y los mercados, optamos por separar las mismas voces. Hay mucho comentario, y análisis, de superficie -dando la tónica- pero no existen muchos trabajos que den claridad y demuestren firmeza de conceptos para poder determinar cuál es la tendencia. Y así es que se ven primeras planas eufóricas -porque a Grecia le aprueban un paquete de ayuda- y ello produce que los índices den un salto, para que, un par de días más adelante, lluevan las opiniones «negras» y se alerta sobre un mundo que retorna al pánico. ¿Puede ser que la cuestión, en su fondo, haya variado de modo radical en unos meses? Ayer mismo, leíamos que en un informe de funcionario del Fondo Monetario, se aseveraba que: «A Estados Unidos lo sacan adelante los consumidores, o no lo saca nadie. De la crisis que enfrenta actualmente, la recuperación no será inmediata...». Si se repasan las pocas líneas resultan mucho más duras que la propia caída de los mercados. Pero, por otra parte, en cuanto vienen algunos balances mejores -buenos contra lo malo previo- o un dato más de la economía resulta de perfil positivo: se reproducen las notas, acerca de que ya todo está retornando a la buena época.

Los golpes de mercado, que están a la orden, todas las semanas a veces, responden a los golpes de opiniones que se refieren a todas las variaciones -lógicas- que caben esperar de quienes están convalecientes de una «cruel enfermedad» (como es una crisis). Creer que todo está fenómeno, y difundirlo, para cambiar a los pocos días y dispersar que vuelven los incendios: es referirse solamente a la tónica de lo que vive. Y lo que importa, más allá de no saber bien todavía de dónde venimos: es saber adónde vamos, entre repuntes y recaídas. (Nuestra opinión ha sido sólo una: de una crisis global no se sale fácil. Y los días de alivio, son sólo una tregua.)

Dejá tu comentario