DEFRAUDÓ GABINETE: SUBIÓ 7% RIESGO-PAÍS. DÓLAR, FRENADO

Edición Impresa

Los milagros no existen en los mercados: continúa Guillermo Moreno en el Gobierno, no se prevén cambios en el rumbo económico y, por ende, se derrumbaron los precios de los papeles locales. Podrá atribuirse en una mínima parte a una jornada difícil en Wall Street, pero en realidad la Argentina lideró cómoda las caídas entre los países emergentes. El flamante ministro Amado Boudou tiene escaso margen para actuar: rápidamente debe encarrilar las cuentas públicas para alejar los fantasmas -siempre presentes, por cierto- de una nueva cesación de pagos de la Argentina. Ayer, como si fuera una bienvenida al gabinete, la calificadora norteamericana S&P advirtió sobre un posible default a mediano plazo si no se introducen cambios. No debería mirar el Gobierno a Estados Unidos y su histórica crisis por la falta de crédito. En realidad, en los primeros cinco meses del año, los países emergentes lograron conseguir u$s 36.000 millones de los mercados con lanzamientos de bonos. Hasta Panamá pudo acceder a créditos. La Argentina, en el ínterin, optó por el «vivir con lo nuestro» de Aldo Ferrer: se quedó con todos los fondos que tienen entidades oficiales -ANSES incluida- para financiar a empresas y acentuó la difícil situación de la economía. El dólar ayer se movió en torno a los $ 3,82 con una hábil estrategia desde el Banco Central para amortiguar la demanda de los pequeños ahorristas. Las operaciones que se efectúan a futuro para los próximos tres meses no prevén grandes variaciones. Por lo menos, es una señal de alivio. Aun así, la fuga de capitales se mantiene firme, y es un goteo permanente que resta capacidad de reacción a la economía. Son u$s 1.500 millones mensuales. Con el mensaje enviado a los mercados y el «no-cambio» de gabinete, el mercado tampoco cambia. (Ver pág. 5.)

Dejá tu comentario