Dicen en el campo...

Edición Impresa

... que si bien la conmemoración del Bicentenario ocupó el grueso de la atención, el sector agropecuario siguió también con su propia agenda, tanto por el lado de los actos propios (mucho locro y empanada a la vera de las rutas) como de la interna de la Mesa de Enlace que parece seguir sin encontrar su rumbo. En las últimas semanas volvió a «reaparecer» el carismático federado entrerriano Alfredo «Melli» de Angeli (varios dicen que son los propios dirigentes de primera línea los que lo están invitando como factor convocante ante su propia caída de popularidad, después de haberlo sacado de la primera línea, como en el acto del 10 de diciembre en el Rosedal). Además hubo otras idas y vueltas, especialmente en referencia al encuentro de ayer con el Movimiento Productivo de Eduardo Duhalde. Es que como ya es su costumbre, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, salió a ponerle presión a la Mesa de Enlace, al hacer declaraciones unilaterales antes de conversarlas con el resto. No es ningún secreto que Buzzi pretende consagrarse como candidato a gobernador de Santa Fe y parece que estaba tratando de «impresionar» a Duhalde, según consideraban algunos. Esto se suma al tema de la ONCCA, la ahora elefanteásica oficina de control comercial creada por Felipe Solá a fines de noviembre de 1996, en la órbita de Agricultura, para «controlar» la evasión impositiva en el sector de la carne, que no hacía la DGI de entonces. El hecho es que mientras varios de la Mesa de Enlace acuerdan con el proyecto de ley que restringe al mínimo a la ONCCA, Buzzi parece no estar de acuerdo con eso y no pocos creen ver allí un objetivo del federado para reflotar una junta nacional a partir de este mismo organismo. El tema, seguramente, va a resurgir en estas próximas semanas y con más diferencias aún, ya que aparece un tercer grupo que apunta directamente a volver las cosas a como eran en los 90, haciendo desaparecer al organismo intervencionista mediante su disolución parlamentaria.

... que los actos del 25 de Mayo encontraron a los «4 grandes» en distintos lugares (si bien varios coincidieron en el Colón la noche anterior). El titular de Coninagro, por ejemplo, Carlos Garetto, comenzó (con esposa y niño pequeño) por el tedeum metropolitano, lugar en el que a la salida no se cruzó con el ex de la Rural Luciano Miguens (que mantiene casi intacta su popularidad y era saludado a diestra y siniestra), mientras Mauricio Macri salía por la puerta lateral de la Catedral metropolitana y Francisco de Narváez, envuelto en una nube de gente, avanzaba por la Diagonal Norte hacia la Plaza de Mayo al terminar el oficio religioso. Otro que se hizo presente en la Catedral recién después del tedeum (no se sabe si porque llegó tarde o porque quería ir al oficio siguiente) fue el secretario de CRA, Javier Jayo Ordoqui, a quien se lo sindica como uno de los candidatos para suceder en la presidencia a Pedro Apaolaza al frente de la poderosa CARBAP (algunos sostienen que ya habría declinado su candidatura debido a que como secretario de Llambías -en CRA-, su posibilidad estaría muy disminuida). Aunque el actual vicepresidente de la entidad bonaerense, Alberto Frola, para algunos es más apropiado debido a su carácter conciliador. Lo cierto es que la interna en las entidades está comenzando a recalentarse, ya que son varias las que deben renovar autoridades en la segunda parte del año.

... que muchos empresarios temen que, pasados los festejos del Bicentenario y cuando se hayan ido ya las visitas internacionales, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, vuelva a la carga con las restricciones a las importaciones. Es que para entonces, la mayoría va a estar distraída con el Mundial de Fútbol en Sudáfrica, momento más que oportuno para hacer pasar más de una de estas medidas urticantes. Tal vez por eso, varios funcionarios del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva siguen presionando a la Argentina, exigiendo mayor «claridad» en las definiciones sobre el intercambio con Brasil. Para entonces también va a tomar estado público el incumplimiento de las exportaciones de carne a Europa, más conocidas como Cuota Hilton, cuyos últimos embarques debieron concretarse la semana pasada (para llegar a Europa antes del 30 de junio), a excepción del escaso tonelaje que pueda enviarse a último momento por vía aérea. El tema normalmente sería para el escándalo, aunque si la Argentina registra una performance futbolera más o menos buena, es probable que el asunto pase bastante inadvertido, junto con varias cosas más. Naturalmente, no es éste el problema que presenta Uruguay, ahora con el carismático José Pepe Mujica al frente del Ejecutivo. Es que sus ventas de carne al exterior fueron récord en este último período al haber aumentado un 37% en monto y un 27% en volumen en lo que va del año respecto de igual período del año pasado. También en carne ovina lograron un récord de precios con u$s 3,165 por tonelada promedio. Al conocerse el tema, con sarcasmo, un dirigente ganadero local preguntó: «¿Nadie les explicó a los uruguayos que no les conviene exportar?».

Dejá tu comentario