DIEGO VIGNATI: Gerente generalde Chrysler Argentina

Edición Impresa

En Chrysler Argentina vamos a finalizar el año en forma positiva, alcanzando los objetivos de ventas proyectados. No obstante, fue un año con altibajos ya que a principio de 2011, tuvimos una serie de complicaciones con las trabas a las importaciones y las demoras en la aprobación de licencias de modelos nuevos. Dichas postergaciones nos generaron trastornos con la red de concesionarios y con los clientes, además de una pérdida económica. Con la colaboración de Fiat, pudimos superar los inconvenientes, ya que nos incorporó como una empresa más del grupo al presentar un acuerdo con el Gobierno, gestión que nos permitió seguir importando.

Para 2012, si la situación se mantiene como en la actualidad, proyectamos un volumen muy similar al de este año, de alrededor de 6.000 unidades. Para alcanzar estas metas, tenemos previsto los lanzamientos de la nueva Ram, un concepto superior en pick -up y el Chrysler 300C, que marca un nuevo paradigma en performance y elegancia, que completarán toda la gama de nuestras marcas. Además, tenemos previsto presentar una nueva versión del Jeep Wrangler, con una serie de innovaciones en el motor y en la caja de transmisión, y la versión Overland del Jeep Grand Cherokee con un diferencial de equipamiento que incluye el novedoso sistema «QuadraLift» que permite acomodar la suspensión del vehículo ante los diferentes obstáculos en el camino.

También planeamos el relanzamiento de la marca Mopar, especializada en repuestos y accesorios para todos nuestros vehículos. Gracias a una reingeniería comercial y logística, estimamos que el año próximo podremos agilizar y brindar un mejor soporte a toda la red de concesionarios en este aspecto.

En lo institucional, continuaremos trabajando junto con Fiat en varias áreas, con el propósito de mejorar nuestros procesos y ganar en sinergias positivas para los empleados, la red y los clientes.

Dejá tu comentario