Efecto pandemia: crecen consultas médicas

Edición Impresa

Tendinitis, contracturas, miopías son algunos de los trastornos que dejó el boom del trabajo y estudio virtual. Especialistas alertan por las consecuencias.

El uso excesivo de dispositivos electrónicos genera cada vez más trastornos musculares y visuales y se refleja en un incremento en las consultas por tendinitis, contracturas, miopías y problemas posturales luego de dos años de pandemia donde se profundizó el trabajo y el estudio remoto, según advirtieron distintos kinesiólogos y especialistas.

Los expertos coincidieron en que las clases virtuales y las videollamadas aportaron una solución para continuar con las tareas educativas y laborales al disminuir la circulación de personas en los momentos más críticos de contagios de coronavirus, pero dejaron secuelas por el aumento del sedentarismo y la falta del mobiliario adecuado en las casas que derivó en malos hábitos ergonómicos.

Al respecto, el Colegio de Kinesiólogos de la Contacto N° 271431051 Provincia de Buenos Aires (CoKiBA) indicó en un comunicado que en los últimos meses se incrementaron las visitas en consultorios y centros especializados de estudiantes adolescentes y adultos que trabajan muchas horas frente a una computadora, ya sea en oficinas o bajo la modalidad home office.

“El exceso en la exposición a pantallas generó aumento de consultas por lesiones miotendinosas. Las contracturas y las tendinitis estuvieron a la orden del día, por la excesiva exposición a dispositivos”, aseguró Daniela Lilian Adamini, especialista en Osteopatía, Posturología y Entrenamiento Visual.

Un caso particular son los celulares que, según la licenciada en kinesiología, hizo aumentar las rizartrosis del pulgar, tendinitis, cervicalgias y dorsalgias, además de las afecciones a la vista especialmente en niños, niñas y adolescentes.

“Son muy pocos los que usan el dispositivo correctamente acercándolo a la cara. Por el contrario, lo más común y claramente menos saludable, es ver cómo la cabeza se lleva en flexión para acercar la vista al celular, incrementando notablemente el peso que las cervicales deben soportar”, explicó Adamini.

La profesional advirtió que “lo

Dejá tu comentario