El Buenos Aires más cool, según una periodista yanqui

Edición Impresa

«La historia contemporánea argentina es una montaña rusa con altibajos financieros que provocan telenovelas políticas, pero algo ha permanecido firme a lo largo del tiempo, la gallarda elegancia y el estupendo cosmopolitismo de Buenos Aires. Esta atractiva ciudad atrae a los amantes de la comida, el diseño, y a quienes gustan de fiestas por su notable vida nocturna, su estilo siempre de moda y un tipo de cambio favorable para el extranjero. Incluso con incertidumbre respecto de la economía, prevalecen la energía creativa y el espíritu emprendedor de los porteños; basta con observar el creciente número de galerías de arte, boutiques, restoranes y hoteles», señala la periodista Paola Singer, que el domingo 31 de enero en The New York Times contó sus andanzas porteñas en la página de turismo «36 Hours» dando datos, costos y lugares imperdibles, algunos sorprendentemente no muy difundidos entre nosotros.

Galería de arte

La periodista estadounidense comenzó el viernes a las 16 por «Urban Walls», visitando la galería de arte graffitero Hollywood in Cambodia (Thames 1885) y la tienda de ropa y objetos Nobrand (Gorriti 5876) con íconos de la identidad y cultura popular argentina «donde hay un típico mate pero que parece salido de un cómic».

Dice que si bien los lazos con el Viejo Mundo se rompieron hace mucho, hay tradiciones «taste of England» que se mantienen y recomienda tomar el té en Sirop Folie (V. López 1661) o en Tea Connection (Cerviño 3550). La música en vivo es uno de los puntos altos de Buenos Aires y en Theloinius Club (Salguero 1884) «Jazz it Up» por músicos talentosos como Fernando Tarrés o Ricardo Cavalli.

Fin de semana

Los fines de semana, los porteños cenan -«Midnight Meal»- tarde. «Salga a comer como esos noctámbulos» en Tegui (Costa Rica 5852), un «restorán que se esconde tras un gran graffiti del grupo Vomito Attac». Después de eso, el sábado «Say Om», vaya a la mañana a un gimnasio como Valle Tierra en Palermo Soho, y a las 14 pase al «Chimichurri» en Palermo Hollywood y pida en la parrilla Miranda dos clásicos: provoleta y bife de chorizo. A la 17, cultura en «House of Xul», la casa-galería del pintor, escultor y escritor Xul Solar (Laprida 1212), la gran respuesta argentina a Paul Klee. A las 22 ya está para probar «Argentine Past». El millón de italianos que llegaron a comienzos del siglo XX legaron las deliciosas pastas (Sottovoce, Libertador 1098) y helados (UnAltra Volta, Quintana 502). A eso de la 1 de la mañana, vaya a «Burn the Floor», a gastar la pista de Tequila (costanera y La Pampa). El domingo es

San Telmo porque se vuelve «boutique y barrio», con su feria callejera donde hasta se baila tango. El toque nuevo lo dan Zabaleta Lab (Venezuela 567) y El Niño Bien (Belgrano 302). Y, por último, «catch a match», no se pierda de ver un partido de fútbol, con la gente cantando y gritando en un estadio es algo inolvidable. Hay guías turísticos bilingües que lo pueden acompañar».

M.S.

Dejá tu comentario