El cable a tierra

Edición Impresa

Con 52 años, Martino está casado por segunda vez. Tiene un hijo de 15 del primer matrimonio y mellizos de 5, del segundo.

Criado en el barrio porteño de Almagro, pasó una infancia "muy linda", y estudió en el Colegio Marianista de Caballito, donde "la he pasado muy bien y todavía tengo mis amigos del colegio".

Si bien su padre era de Boca, "no le gustaba el fútbol, pero yo tenía un maestro de primer grado que me llevó a ser hincha de San Lorenzo y a partir de ahí lo volvía loco a mi viejo para que me lleve a la cancha", recordó Martino.

Tal es su pasión por los colores azulgrana que sus tres hijos "son socios desde que nacieron". Convencido por Marcelo Tinelli, es el actual vocal primero de San Lorenzo, con lo cual en la semana varios días se hacen más largos atendiendo su rol como dirigente. "El fútbol para mí es como un cable a tierra. Al entrar a la comisión directiva lo ves desde otro lugar y te das cuenta de que la pasión de uno, la tienen miles de personas. La verdad es que si uno hace las cosas bien, también puede ser una pasión positiva, podés cambiar un montón de cosas no solamente el humor de la gente, sino también, como en el caso de San Lorenzo, todo su ámbito social".

Autodefinido como "familiero y amiguero", Martino les da suma importancia a sus tiempos personales. "Le doy mucha importancia a la vida familiar, sobre todo en el fin de semana; la dedicación a la familia es muy importante. Una de las adaptaciones que tengo es la de prender y apagar muy rápido en el tema laboral".

Por último, el CEO del HSBC dejó un recuerdo de sus padres: "Lo que sin duda heredé fueron los valores. Mi viejo siempre me decía: 'Yo no te voy a dejar un mango solamente el apellido y los valores'. Eso es lo que yo les digo a mis hijos: 'No sé lo que te voy a dejar, la educación seguro y lo que quieras hacer, pero los valores sin lugar a dudas'".

Dejá tu comentario