El fin de la crisis

Edición Impresa

El Salón de Detroit abrió sus puertas en pleno crecimiento del mercado norteamericano, que proyecta para 2015 su mejor año desde 2001. Esta vez, lejos de los modelos austeros de ediciones anteriores, las estrellas de la cita fueron los superdeportivos, los autos de lujo, los SUV y las pick-ups de alto rendimiento.

El Salón del Automóvil de Detroit, que se desarrolla en un contexto de crecimiento y optimismo en el sector, mostró el auge de los autos de lujo y de alto rendimiento.

El 2014 fue un buen año para los fabricantes estadounidenses, que vieron crecer sus ventas en casi un 6% respecto del año anterior. Las proyecciones para 2015 tienen perspectivas de un mercado con 17 millones de unidades en 2015, el mejor desde 2001.

Las presentaciones en el autoshow de los denominados "Tres grandes de Detroit" (General Motors, Ford y Fiat Chrysler), reflejó esta euforia recuperada seis años después del inicio de la crisis de 2008, que ahora no es más que un mal recuerdo.

Ford presentó la "GT", un monstruo de 600 CV con líneas espectaculares, inspirado en los autos que reinaron en las 24 Horas de Le Mans hace medio siglo.

Otra resurrección de un superdeportivo es la NSX de Honda, con su marca de lujo Acura, 25 años después de la primera.

Antes de ellos, General Motors reveló su Chevrolet "Bolt" 100% eléctrica, con una autonomía de 320 km, que saldrá a la venta en 2017; y también al nuevo Volt, eléctrico de autonomía extendida (utiliza también un motor térmico).

Por su parte, el presidente de Nissan, Carlos Ghosn, presentó una nueva versión de la pick-up Titan, y en esta misma categoría de vehículos -nuevamente muy populares entre los estadounidenses por la baja del precio del combustible-, Toyota propuso una versión de su Tacoma, y Ram, una versión de la pick-up 1500 con capacidades de todoterreno denominada Ram Rebel. Dentro del segmento pero en la variante concept, Hyundai asombró con el prototipo Santa Cruz, que tiene formato de pick-up en un chasis de vehículo con líneas agresivas.

Testigo del regreso de los autos imponentes, Volkswagen prometió un 4x4 mediano para 2016, mientras que Audi renovó su emblemático todoterreno, el Q7. Entre los SUV, otro punto alto fue la presentación de Mercedes-Benz con la GLE Coupé, que mezcla rasgos de todoterreno con vehículo deportivo.

Otra marca del grupo Volkswagen, el muy elitista Bentley anunció -sin mostrarlo- su primer todoterreno, el Bentayga, que será comercializado en 2016. Jaguar, otra prestigiosa marca británica ahora bajo control del indio Tata Motors, anunció también que entrará en este segmento, en el que se interesa también Alfa Romeo. Esta última llevó al 4C Spyder de producción, un deportivo convertible de líneas compactas y modernas.

Porsche, en esta línea, corrió el telón del 911 Targa 4 GTS, una versión más potente de 430 CV para conmemorar el 50 aniversario del 911 Targa.

En el segmento de autos premium también se destacó el BMW Serie 6, modelo que fue rediseñado por la marca alemana, y el Toyota FT-1.

Dejá tu comentario