El futuro ya llegó: piden pista los automóviles voladores

Edición Impresa

Las automotrices están lanzadas a desarrollar modelos propios. Uber podría debutar con sus taxis aéreos en Dubái o Los Ángeles en 2023.

Korben Dallas es taxista. Está habituado a recorrer una ciudad congestionada de tránsito, que suele ponerlo de mal humor. Una rutina de la que sólo logra sacarlo una joven de ojos clarísimos que cae accidentalmente dentro de su vehículo, tras haber saltado al vacío desde una cornisa.

La joven es la actriz Milla Jovovich y Korben no es más que el intrépido Bruce Willis, encargado esta vez de conducir un automóvil volador en una ciudad atestada de vehículos similares que transitan poco más arriba del suelo. La película futurista se llama El Quinto Elemento.

Años más o años menos, el film bien podría referirse a un no muy lejano 2023, que es el año que Uber estima que podrá tener los primeros taxis aéreos recorriendo alguna de las ciudades candidatas para su debut: Tokio, Dubái y Los Ángeles son las que picaron en punta, aunque los escenarios que recorre Korben-Willis sean más parecidos a una Nueva York en decadencia.

Japón está alistando desde hace varios meses a compañías interesadas en desarrollar vehículos aéreos para transporte urbano. Además de Uber, ha logrado interesar a jugadores de peso en el mercado del transporte como Boeing, Airbus, Toyota, Japan Airlines y Yamato Holdings.

Uber ya anunció que invertirá 25 millones de dólares durante los próximos cinco años para desarrollar servicios de automóviles voladores. Y planteó que su objetivo es comenzar a ofrecer un servicio de taxis aéreos para 2023. Podría empezar por Estados Unidos, Japón o por Europa, según quién gane la carrera entre las autoridades de transportes.

Kitty Hawk, una startup surgida de Mountain View, California, fundada y respaldada por Larry Page de Google, ya presentó un prototipo de un vehículo volador para una sola persona.

Otra compañía que lleva una pizca de ventajas es Vertical Aerospace, una startup de tecnología fundada en 2016 en Bristol, Inglaterra. Presentó un vehículo volador para transportar a una o dos personas, a pedido y sin emisiones de carbono ya que está alimentado a electricidad. Su prototipo ha sido primera aeronave eléctrica de despegue y aterrizaje vertical del Reino Unido. Ha logrado posicionar su marca tempranamente en el ambicioso mercado de taxis voladores.

Otras compañías globales que también trabajan en desarrollar esta nueva forma de transporte son Volkswagen AG, Daimler AG y la automotriz china Geely Automobile Holdings Ltd.

Por otro lado, Rolls-Royce presentó su primer vehículo volador cuyo prototipo estará listo para fines de 2019, según indicó la compañía. Un año después podría estar en condiciones de ser explotado comercialmente.

Rolls Royce informó que el coche se elevará mediante un sistema híbrido con seis motores de propulsión/elevación con los que conseguirá una velocidad de 400 km / h y una autonomía de 800 km. Tendrá capacidad para 5 pasajeros. Contará con un sistema de despegue y aterrizaje en vertical, condición imprescindible para poder adaptarse al tránsito en grandes centros urbanos.

En China, la compañía Ehan presentó un prototipo de auto volador con forma de huevo, para una o dos personas, que bautizó Ehang 184.

Según un video promocional que se puede ver en YouTube, tiene despegue vertical y capacidad para volar a 160 km por hora, con propulsión eléctrica y autonomía de 30 minutos. Además, es capaz de volar en casi todas las condiciones climáticas. El escenario para su debut está preparado de antemano: Dubai, otra ciudad que pretende estar a la vanguardia en esta carrera futurista.

Dejá tu comentario