El Gobierno le debe dar al sector un trato equitativo

Edición Impresa

La Cámara Argentina de Comercio, como entidad líder en la representación del Comercio y los Servicios de la Argentina, considera que el futuro Gobierno debe dar al sector un trato equitativo.

Esto debe enfatizarse porque, a pesar de ser el generador de dos tercios del empleo privado registrado, es muchas veces postergado por visiones anacrónicas que suponen que la generación de valor se logra únicamente mediante la producción de bienes físicos y olvidan que el verdadero desarrollo se logra a partir del crecimiento armónico de todas las actividades. Además, la adecuada circulación de bienes y servicios en una economía, es crucial para su dinamismo, eficiencia y competitividad internacional.

La Secretaría de Estado de Comercio -desde hace décadas abocada principalmente a la regulación y control de la actividad- debería tener como primer objetivo el promover el desarrollo del sector de Comercio y Servicios. Éste no ha contado con organismos ni programas de estímulo como los que sí se han establecido para la atención de otros sectores como la Agricultura, la Ganadería, la Pesca, la Industria y la Minería, entre otros. El traspaso de la secretaría de Comercio del ámbito del Ministerio de Economía al del flamante Ministerio de Producción es un paso importante en este sentido.

Por otra parte, como viene señalando la Cámara, consideramos muy importante la adopción de medidas -continuas y coordinadas entre los distintos poderes y organismos del Estado en sus tres niveles- para erradicar la venta ilegal en su distintas modalidades, favoreciendo la igualdad de condiciones de competencia.

En materia de comercio exterior, es claro que ninguna economía del mundo puede producir de manera eficiente todo lo que consume y que la mejora del superávit comercial no debería ser el resultado de una contención de las importaciones sino de un estratégico incentivo exportador.

En este sentido, y más allá de los positivos anuncios en materia de retenciones, debemos recordar que la logística en general es un factor crucial en cuanto a la competitividad de las ventas al exterior.

Es necesario mejorar la infraestructura para reducir los costos e incrementar la eficiencia logística. También, agilizar los procesos que hacen al movimiento de mercaderías en las terminales portuarias, eliminar los costos extras y revisar el funcionamiento aduanero y portuario para hacerlo más fluido.

En lo que respecta a las importaciones, debe procurarse que el actual régimen de DJAI (que se espera que concluya prontamente) no sea reemplazado por otro esquema que genere complicaciones análogas.

El marco de prioridades de importación que establezcan las autoridades no debe ser discrecional o arbitrario, sino que debe basarse en reglas transparentes, claras y conocidas, que impliquen una liberalización coordinada y un plan estratégico a largo plazo.

Por último, consideramos esencial lograr una mayor integración de Argentina con los principales países y bloques económicos del mundo, que están cada vez más integrados entre sí, a través de negociaciones bi o plurilaterales, para lo cual la labor de la futura canciller y del Ministerio de la Producción serán fundamentales.

(*) Presidente de la Cámara Argentina de Comercio

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario