El reto: animarnos a soñar diferente

Edición Impresa

El cierre del 2017 marca cronológicamente la mitad del mandato de nuestro gobierno, y en términos prácticos la materialización de una forma de gobernar distinta; caracterizada por la construcción desde el diálogo, la búsqueda de consensos, y la decisión de llevar adelante las medidas de fondo necesarias en post de generar un país que comience a transitar por la senda del desarrollo, la integración y el federalismo

Los municipios de nuestro país, al momento que asumimos, eran en si mismos un claro reflejo de la realidad nacional. La falta de datos; el desorden financiero, lo problemas de infraestructura, y la ausencia de planificación en función de promover un crecimiento sostenido a través del tiempo, eran las principales problemáticas a combatir a lo largo y ancho del territorio.

La búsqueda de datos fidedignos fue el puntapié para conocer la realidad y trabajar con certezas sobre una situación que requería políticas concretas. En este sentido asistimos a un proceso de transparencia de la información y desde la Subsecretaría de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior, generamos durante el presente año, el Ranking de Municipios, intentando echar luz sobre las gestiones locales a fin de poder promover soluciones focalizadas a cada realidad estimulando mejores administraciones.

La normalización financiera gradual que el Gobierno nacional les propuso a las provincias e indirectamente a los municipios, logrando el acompañamiento de los gobernadores mediante la suscripción al Pacto Fiscal es un hecho histórico; donde las provincias por primera vez no ceden recursos a la Nación y donde se da respuesta a un conflicto que lleva más de 20 años, como es el Fondo del Conurbano.

Hoy el mundo nos vuelve a mirar. Y nos pone a prueba como país, evaluando si somos capaces de tener un equilibrio de las cuentas públicas terminando con la constante incertidumbre de nuestra economía nacional. Así apostamos como horizonte a la transparencia y al orden económico, a fin de revertir el déficit mientras avanzamos hacia una presión fiscal declinante, para que la triada, Nación, Provincia y Municipios puedan sostener el ritmo de obras en infraestructura , aumentando el nivel de competitividad sistémica en materia de inversiones. Con el único objetivo de generar mayores oportunidades de trabajo y mejor proyección en el conjunto de los ciudadanos.

En esta nueva etapa de la Argentina los intendentes y los municipios tiene un rol fundamental en el desarrollo de nuestro país y en la consolidación de nuestro federalismo - que no se trata solo de provincias sino también de ciudades-. Debemos superar los problemas estructurales que a cada localidad aqueja hace décadas, poniendo una agenda a futuro que abarque cuestiones de género, movilidad, modernización, sustentabilidad y nuevas fuentes de empleo.

Las expectativas del próximo año tienen que ver con animarnos a soñar diferente, a terminar con las mismas discusiones, los mismos problemas y lo que es peor, tratar siempre de aplicar las mismas soluciones.

El presidente Macri esta convencido que para conseguir esa Argentina del desarrollo se necesita de grandes intendentes que acompañen transformando sus ciudades de manera muy responsable, apostando al trabajo, a la planificación, a la creatividad e innovación de cada ciudad.

(*) Subsecretario de Asuntos Municipales

Dejá tu comentario