El superauto de la boda real

Edición Impresa

Es un auto deportivo clásico de 1968, pero transformado en eléctrico. Cuesta unos u$s475.000. Tiene una velocidad máxima de 240 km/h con una autonomía de 275 kilómetros con una carga de batería.

No se sabe si fue un préstamo o un regalo de boda, pero los fans de los automóviles quedaron impresionados con el que los duques de Sussex, Harry y Meghan, usaron para abandonar la recepción de su enlace y acudir a una fiesta más privada organizada por el príncipe Carlos.

Se trató de un Jaguar E-Type Concept Zero, un coche deportivo clásico de 1968, pero transformado en eléctrico y que según los medios británicos cuesta unas u$s475.000.

Harry y Meghan se subieron al descapotable color azul plata para recorrer la breve distancia entre el castillo de Windsor, donde había tenido lugar la recepción, y Frogmore House, donde el padre del novio era el anfitrión de una fiesta para 200 invitados.

El Jaguar llega a los 240 kilómetros por hora y puede recorrer 275 kilómetros con una carga de batería. "Esta combinación única crea una sensación de conducción que deja sin aliento", aseguró Tim Hannig, director de Jaguar Land Rover Classic, en la presentación del modelo en septiembre pasado.

"Nuestro objetivo con Concept Zero es darles a los Jaguars clásicos un futuro sustentable en las cambiantes condiciones medioambientales y económicas", dijo Hannig, y agregó que el automóvil fue diseñado de forma de que se puede volver a instalar un motor tradicional de combustión en cualquier momento si así se desea. El Palacio de Kensington, residencia de Harry y Meghan, no aclaró si el coche ya les pertenecía o fue un regalo de boda. Eso sí, la matrícula era muy especial: llevaba su fecha de casamiento.

Dejá tu comentario