En tren y con luna llena

Edición Impresa

Todos los meses el Parque Nacional Iguazú ofrece la posibilidad de disfrutar de la Garganta del Diablo y la selva alumbradas por la luz de la luna. Los paseos consisten en un viaje en tren desde el Centro de Atención al Visitante hasta la estación Garganta del Diablo, con una caminata por las nuevas pasarelas hasta los balcones de la Garganta. Al regresar del paseo, en el patio de comidas se ofrece un cóctel a todos los pasajeros. Esta excursión se organiza durante cinco noches por mes y cuenta con guías bilingües.

Dentro del Parque sobresale la conexión entre las pasarelas a través de un pintoresco tren ecológico. Fue instalado con el fin de eliminar muertes de animales atropellados por vehículos y ómnibus de pasajeros (éstos llegan sólo hasta el estacionamiento que se encuentra al principio del ingreso al área) y a su vez tener el mínimo impacto ambiental. Fue diseñado especialmente por el Parque y realiza un recorrido de 3,6 km, con tres estaciones.

Dejá tu comentario