Entre el debate por el fin de crisis y los superdeportivos

Edición Impresa

Mientras continúa la debacle del mercado automotor europeo y los directivos no ven señales de recuperación, marcas como McLaren, Ferrari, Rolls-Royce y Lamborghini presentaron autos que cotizan en siete cifras, cuya producción total ya está vendida.

El Salón del Automóvil de Ginebra que abrió sus puertas la semana pasada refleja los claroscuros del mercado automotor europeo al tiempo que los directivos no prevén en el corto plazo una salida de la crisis que afecta al sector. Se presentaron superdeportivos sólo aptos para millonarios que tienen ventas garantizadas.

El contexto no es el mejor: en 2012 se vendieron en Europa tan sólo 12 millones de vehículos nuevos, la cifra más baja desde 1995. Y el inicio de este año tampoco fue bueno: los patentamientos en febrero cayeron en Francia el 12,1%, en Italia el 17,4% y en España el 9,8%. Incluso Alemania, el primer mercado de Europa occidental, que resistió bien en 2012, registró una caída del 10,5% en febrero.

Este martes, el fabricante de neumáticos japoneses Bridgestone anunció el cierre de una fábrica en Italia, que emplea a 950 trabajadores, por la caída de las ventas. Ford, que va a cerrar tres fábricas en Europa, cree que habrá que esperar al menos cuatro o cinco años para recuperar el nivel que había antes de la crisis.

Los primeros meses del año han sido muy decepcionantes en Europa, ya que se habla de una caída de las ventas del 9%, dijo el presidente de Renault, Carlos Ghosn. El grupo francés espera una caída de entre el 3% y el 5% para el conjunto del año.

Hemos tenido un inicio de año muy lento en enero. Parece que febrero va a ser igual, sostuvo el presidente de Daimler, Dieter Zetsche, que prevé una mejora en el segundo semestre. En tanto, PSA Peugeot Citroën, cuyas previsiones son parecidas a las de Renault, estima que la competencia va a ser dura. Nada nos hace pensar que la guerra de precios va a remitir, advirtió el director de Marcas Frédéric Saint-Geours.

A pesar de este panorama, en Ginebra brillaron los coches de lujo. Marcas como Ferrari, McLaren o Alfa Romeo tienen un lugar destacado en el Salón de Ginebra. La marca británica McLaren presentó su superdeportivo P1. Inspirado en el universo de la Fórmula 1, está equipado con un motor de más de 900 CV y puede llegar a los 350 km/h, con una aceleración de 0 a 200 km/h en siete segundos. El precio es de un millón de euros. Compite con el nuevo Ferrari, con un precio similar, según la prensa especializada. Los 499 ejemplares del modelo que reemplaza al mítico Enzo, cuyo nombre de código es F150, ya están vendidos antes incluso de su lanzamiento oficial. El ejemplar se denomina La Ferrari y alcanza una velocidad de 350 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en sólo 3 segundos

Alfa Romeo dio a conocer a su nuevo 4C. El pequeño coupé de 240 CV saldrá a la venta antes de fin de año, con una producción limitada de 2.500 unidades por año. Se espera que le permita a Alfa Romeo volver a poner un pie en Estados Unidos, en un momento en que la casa matriz, Fiat, quiere relanzar las ventas de su marca de lujo.

Para sus 50 años, Lamborghini había prometido una sorpresa: se trata de Veneno, un coupé de 3 millones de euros sin impuestos. Los únicos tres modelos producidos ya están vendidos.

Rolls-Royce, por su parte, expone un nuevo coupé, el Wraith, que será el modelo más potente construido hasta ahora por el fabricante británico. Asimismo, Bentley) muestra la nueva versión de su modelo Flying Spur, presentado como el auto de cuatro puertas más rápido de la historia del fabricante.

Dejá tu comentario