España: opciones para amantes del deporte blanco

Edición Impresa

La pérdida de valor del euro pone a Europa al nivel de Estados Unidos y de otros destinos internacionales que durante los últimos años resultaron más accesibles para el promedio del viajero argentino. Hoy el euro está en el nivel más bajo de la última década. Sólo en el transcurso de enero cayó un 6,6 por ciento respecto del dólar, mientras en la comparación interanual, la devaluación alcanza el 17 por ciento. Suficientes motivos para empezar a mirar al Viejo Continente como una interesante alternativa. España ofrece una geografía rica para la práctica del esquí y el snowboard. Aquí, algunas opciones.

Santa Inés (Soria)
Lleva años encabezando los ranking de los complejos de esquí más baratos de España. Su tarifa de 15 euros el día entero la convierte en la pista más económica de la península. Situado entre los picos de Urbión y la Sierra de la Cebollera, cerca de Vinuesa y de la Laguna Negra, ofrece la posibilidad de desarrollar variadas actividades, como esquí alpino, en su pista de 1,8 km; esquí de fondo; snowboard, paseos, y caminos con raquetas (Laguna Verde, Pico Castillo, Pico de Urbión, Pico Buey, Las 3 Cruces). También posee una zona para deslizarse con trineos. ¿Cómo llegar? Desde la ruta de Soria o la de La Rioja.

Letariegos (León)

La tarifa diaria para adultos en temporada alta es de 19 euros por persona, 28 si son dos días consecutivos. A menos de 15 kilómetros de la pista hay alojamientos que ofrecen packs de fin de semana por unos 60 euros con pases y pensión completa. Con estos precios, la pista de Letariegos se convierte en toda una referencia para los que buscan esquiar barato en España este 2015. La cota máxima de la estación de Letariegos es de 1.800 metros y el mayor desnivel de 287 metros en un total de 7 kilómetros de pistas. Perfecto para principiantes, cuenta con escuela de esquí en un ambiente relajado y familiar.¿Cómo llegar? Se encuentra en el noroeste de la provincia de León, en Laciana, declarada reserva de la biosfera por su paisaje excepcional. Ideal para combinar unos días de esquí con otros de turismo rural.

Baqueira Beret (Lleida)

Una de las estaciones de esquí más conocidas de España, que esta temporada celebra sus 50 años. Es de las más caras, la tarifa diaria ronda los 50 euros y para toda la temporada, 980 euros. Si se quiere hacer la reserva con alojamiento hay que pernoctar un mínimo de dos noches. Baqueira Beret es, además de la estación de esquí más cara, la más popular por ser la favorita del jet-set. Se atribuye su prestigio a las grandes inversiones en infraestructura. Se destacan también la gran belleza del Valle de Arán, en el que se encuentra la estación, y lo atractivo de su oferta gastronómica, artística y de balnearios. La estación habilita en sus 104 kilómetros de extensión cuatro itinerarios, un snowpark y un estadio de slalom. Entre la gran variedad de servicios que ofrece, se destaca la posibilidad de practicar golf, heliesquí, patinaje sobre hielo y equitación. Se puede también disfrutar de paseos en trineos tirados por perros y vuelos panorámicos en helicóptero. Su amplia oferta hotelera incluye dos hoteles de cinco estrellas y once de cuatro estrellas.

PaNticosa/Cerler (Huesca)

Dos de los centros de esquí más famosos de Huesca están gestionados por la misma compañía, que ofrece descuentos y promociones con asiduidad. En Panticosa, una noche de hotel con pase oscila en los 38 euros por persona, con desayuno incluido. El abono de temporada es de 66 euros por mes, con posibilidad de fraccionar el pago y descuentos para familias numerosas. La estación de Cerler es algo más cara (el abono de temporada es de 81 euros, 50 euros al mes), pero también es más grande, de 43 a 76 pistas. Ambas estaciones cuentan con servicios de alquiler de equipos y la posibilidad de realizar actividades como vuelo en parapente, entre otras.

La Molina (Gerona)

Menos económica que las anteriores, una tarifa diaria para adulto en la estación de La Molina cuesta 41 euros. Vale la pena informarse sobre descuentos y tarifas especiales para medio día (12,35 euros). El paquete de tres días no consecutivos de libre elección es de 115 euros mientras toda la temporada cuesta 300 euros. Para completar la escapada, a estas tarifas hay que sumarles un mínimo de 29 euros del alojamiento, pero sin desayuno. También en Gerona, en el Vall de Nuria, los precios son algo más caros (360 euros la temporada), pero es fácil encontrar ofertas de última hora o packs combinados de lo más rentables para grupos y familias.

Sierra Nevada (Granada, Andalucía)

Igual que en Grandvalira, la tarifa diaria en Sierra Nevada es de 45 euros en temporada alta. Para esquiar más barato en Andalucía hay que esperar a la primavera (33 euros) o beneficiarse de los descuentos para adultos de 60 a 69 años o para jóvenes de entre 13 y 16 años. Es conveniente informarse también sobre los paquetes que ofrecen para familias (dos adultos con niños). Los menores de 6 años o los mayores de 70 no pagan. La oferta de hoteles es tan grande en la zona que se pueden encontrar descuentos con facilidad. Cuenta con 87 pistas de esquí alpino, una de esquí de fondo, una pista descubierta de patinaje sobre hielo y un parque de nieve para practicar el snowboard. Sus servicios más innovadores son los toboganes para deslizarse con neumáticos, el bici-esquí (bicicletas que en vez de ruedas tienen una tabla de snow) y el esquí nocturno. Los turistas tienen a su disposición cines, gimnasios, saunas, jacuzzi y guarderías.

Alta gama: GRANDVALIRA (Andorra)

El esquí como deporte de lujo se asocia a destinos tan emblemáticos de Europa como los centros de Courchevel o Val d'Isère (en Francia) y Gstaad o Zermatt (en Suiza). Pero los amantes de los deportes de nieve pueden encontrar en la actualidad una oferta de esquí de alto nivel a pocos kilómetros de la frontera española.
El dominio esquiable más grande de los Pirineos está en Andorra y se llama Grandvalira. Son 210 kilómetros de pistas que debido a su extensión se organizan en seis sectores: Encamp, Canillo, El Tarter, Soldeu, Grau Roig y Pas de la Casa.
En los últimos diez años Grandvalira invirtió más de 100 millones de euros en la mejora de sus pistas e instalaciones, pero, sobre todo, en su oferta de lujo. El objetivo: conquistar a los esquiadores más exigentes de todas las nacionalidades. Tan sólo en 2014 se han invertido 9,2 millones de euros que se traducen en una lujosa oferta hotelera, gastronómica y de ocio.
Grandvalira tiene preparadas una serie de experiencias que califica como clandestinas por el concepto de exclusividad que ofrecen. Ser recogido por un trineo de nieve guiado por perros de montaña que trasladan al visitante al corazón de las pistas en mitad de la noche es una de ellas.
La magia continúa al llegar al Vodka Bar, un encantador restorán-refugio con el sello del interiorista Lázaro Rosa Violán y los fogones del chef Ismael Prados. Y para mantener la emoción, la frutilla del postre la pone un concierto privado en mitad de la nieve. Experiencias como ésta y otras que se irán desvelando son las que la estación andorrana enmarca dentro de otro concepto de esquí que coloquialmente denominan "la otra montaña".

Dejá tu comentario