25 de noviembre 2008 - 00:00

Francia y Alemania se unen contra la rebaja

En una conferencia de prensa conjunta, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy anunciaron que no son Inglaterra: Alemania y Francia no bajarán el IVA.
En una conferencia de prensa conjunta, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy anunciaron que no son Inglaterra: Alemania y Francia no bajarán el IVA.
París (DPA y Reuters) - El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijeron ayer que no seguirán los pasos del Reino Unido en recortar el Impuesto al Valor Agregado, pues no es una respuesta efectiva ante la crisis económica. Sin embargo, no mostraron indicios de haber resuelto sus diferencias sobre cómo poner en marcha al crecimiento económico europeo.

«Si reducimos el IVA, ¿qué aporta? Sólo precios más bajos. Otras medidas, como insistir en innovación e investigación, serán más efectivas para nuestras economías. Queremos que Alemania y Francia sean motores en la investigación y la innovación», explicó Sarkozy a la prensa tras el encuentro que mantuvo con la jefa de gobierno alemana.

«Un IVA más bajo no es la solución correcta para Francia y Alemania», dijo Merkel y apuntó seguidamente: «En eso estamos ambos de acuerdo».

Sarkozy había asegurado en su campaña presidencial en 2007 que convencería a sus homólogos en la Unión Europea de autorizar una reduccióndel IVA en Francia, especialmente el que afecta a restoranes, hoy en 19,6%. Alemania, por su parte, siempre vetó propuestas de esta índole, que darían a ese sector francés una ventaja competitiva ante los alemanes. La propia Merkel ya rechazó varios llamamientos del ministro de Economía, Michael Glos, de recortes impositivos.

Los líderes de dos de las economías con más peso en la Unión Europea, conscientes de su «especial responsabilidad» en reencauzar a Europa hacia el crecimiento, subrayaron su firme determinación de combatir juntos la crisis. Sarkozy aseguró que hay «muchas más coincidencias que diferencias» y « hacen falta respuestas coordinadas para hacer frente a la crisis», pero al término de la reunión no se anunciaron medidas concretas.

La canciller germana indicó que buscarán impedir que la industria automotriz europea se perjudique por las subvenciones al sector en Estados Unidos. «No queremos ninguna medida que destruya la competencia y tampoco podemos sencillamente subvencionar la industria», dijo Merkel-. Para Sarkozy es inaceptable que los estadounidenses apoyen a los fabricantes con u$s 25 millones y los europeos lo prohíban y, además, impongan a la industria nuevas cargas ecológicas. «No vamos a dejar que la industria automotriz se hunda», afirmó.

Respecto del programa coyuntural estimado en 130.000 millones de euros (u$s 166.000 millones) que lanzará la Comisión Europea mañana, Merkel señaló que se trata de una «cantidad de referencia». Agregó que Alemania ya ha tomado medidas concretas; en enero la coalición que gobierna Berlín estudiará si se requieren nuevas acciones y éstas serán consensuadas con Francia y otros socios, pero se mostró interesada en medidas que no supongan un gasto adicional y Sarkozy la apoyó señalando: «Se puede hacer mucho sin movilizar dinero».

Dejá tu comentario