G-20: reclaman una canasta de monedas

Edición Impresa

Cannes - Los empresarios de los países desarrollados y emergentes instaron ayer a los jefes de Estado y de Gobierno, que se reúnen en la cumbre del G-20 en Francia a partir de hoy, a un cambio en el sistema monetario internacional que beneficie a todos por igual. Poco antes de la apertura de la cumbre, los cerca de 350 empresarios, entre ellos los presidentes de las 23 patronales de los países del bloque y de grandes multinacionales, así como de pequeñas y medianas empresas, reunidos en el B-20 (B por business), elaboraron un informe con su visión de las medidas que son necesarias adoptar con urgencia.

Entre ellas, aseguran que es importante reformar el sistema monetario internacional y tomar medidas en los sectores del comercio internacional, la corrupción, el empleo, la energía, las materias primas o la seguridad alimentaria. La crisis de la deuda de Grecia, agravada por la decisión del primer ministro griego, Yorgos Papandréu, de convocar sorpresivamente un referendo sobre el plan de medidas de ayuda definidas por Europa la semana pasada, también se ha colado en la agenda de la reunión. El B-20 instó a la puesta en marcha «rápida y exitosa» de este plan, en un comunicado leído por la jefa de la patronal francesa, Laurence Parisot.

«Lo que lamento es el efecto sorpresa», declaró Frédéric Sanchez, presidente del consejo de administración del grupo francés Five, que emplea a 6.000 personas. Grecia es «la emergencia del momento», pero no debe eclipsar «los aspectos estructurales» subrayados por el monto de los negocios, declaró el presidente de GDF Suez, Gérard Mestrallet. Ante la volatilidad de los tipos de cambio y de los flujos de capitales a corto plazo y la frecuencia y la magnitud de las crisis financieras, la reforma del sistema monetario internacional es una de las prioridades de los empresarios.

El nuevo sistema monetario debe ser multipolar con una convertibilidad completa de las monedas utilizadas en el comercio y las inversiones, incluida la divisa china, el yuan, acusado de estar subvaluado, lo que favorece las exportaciones del gigante asiático. El titular de Corporación América, Eduardo Eurnekian, en representación de la Cámara Argentina de Comercio y uno de los empresarios más exitosos de América, aseguró que son necesarias «reglas más acordes para la convivencia global». «O somos globales o somos independientes», dijo antes de abogar por la «reciprocidad, un nuevo orden» que incluya una canasta con las «cinco o seis monedas de mayor tránsito en el mundo», en la que se incluya el yuan chino o las monedas de países árabes ricos en petrodólares.

«Tienen privilegios y van chupando los beneficios del sistema» sin poner nada a cambio, recordó, antes de abogar por «tomar medidas más duras» para «balancear los flujos y permitir mejoras que se están aplicando en otras partes del mundo, como Europa», ejemplo de respeto de los derechos laborales y del medio ambiente. El sector privado insta a todos los países a respetar «las reglas de oro» para garantizar que las finanzas públicas sanas y los Estados bajo pesados déficits estructurales actúen «rápidamente».

Los empresarios se reunirán con representantes del L-20 (L por labour, trabajo) que agrupa a organizaciones sindicales y hoy divulgarán una declaración común sobre aspectos sociales. El B-20 tiene previsto reunirse hoy con el presidente ruso, Dmitri Medvédev; el primer ministro japonés, Yoshihiko Noda; la presidente Cristina de Kirchner y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, así como con los dirigentes del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). «Esperamos que el B-20 sea considerado en Cannes como una institución aparte entera y una entidad con la que los jefes de Estado y de Gobierno tengan interés en intercambiar sobre una base institucional y regular», declaró Parisot el lunes en París.

Agencia AFP

Dejá tu comentario