GABRIEL PATA CURELLO - CAPITÁN SELECCIÓN DE TUCUMÁN

Edición Impresa

Tu club (Jockey de Tucumán) para vos es...

Donde viví cosas muy importantes. Ingresé a los 15 años y ahora tengo 31, imagináte.

¿Qué es el rugby en tu vida?

No es lo principal, pero está dentro de mis prioridades. Ocupó y ocupa mucho tiempo en mi vida.

¿Dónde te hubiese gustado jugar?

Juego en el mejor club del mundo. Pero me hubiese gustado jugar en Australia o en algún país del hemisferio Sur.

¿Quién fue el mejor jugador que viste en Tucumán?

El Cheto Santamarina. Por lo que transmitía y por lo que entregaba dentro de la cancha. Tuve el honor de jugar con él en la selección. Me dejó una experiencia invalorable.

¿Tu referencia a nivel inter-nacional?

Nadie me impresionó tanto como Pablo Garretón.

¿Cuál es el mejor tercer tiempo?

El de Uni y el de Tucumán Rugby. Sobre todo si son los sábados.

¿El personaje más extraño que conociste?

El Loco Agustín Birgolini. Un cordobés que conocí en Los Pumitas. No tenía un mal día. Loco pero divertido.

¿El triunfo más festejado?

Cuando le ganamos a Mendoza y salimos campeones en el 2005. También cuando con el Jockey le ganamos a Uni de Salta y clasificamos para las finales del Regional.

¿La cancha más difícil?

A nivel nacional, cuando vamos a Buenos Aires siempre se hace difícil. En Tucumán, todos los fines de semana hay partidos complicados.

¿Quién el más coqueto de La Naranja?

Sin dudas Diego Más. Lleva una perfumería en el bolso. Parece una loca.

¿Hincha de...?

San Martín de Tucumán. No me pierdo un partido de local. ¿Qué representa jugar en La Naranja?

Es un orgullo. Es una camiseta con mucha historia. Cada vez que me la pongo dejo todo.

¿Lo más importante en tu vida?

Mi mujer Cecilia y mi hija Valentina, de dos semanas.

Dejá tu comentario