HISTÓRICA DESPEDIDA A BENEDICTO XVI

Edición Impresa

Benedicto XVI ya es papa emérito. La despedida fue emotiva y, sobre todo, austera, fiel al estilo de un expontífice que a todas luces se siente más cómodo en ámbitos recoletos, propicios para el estudio y la reflexión. A las 17.38, Joseph Ratzinger hizo su última aparición en público desde el balcón de su residencia en Castel Gandolfo. Antes, había presidido una audiencia con los cardenales en la que emitió señales de cara a la elección del próximo papa. Las reuniones preparatorias comenzarán el próximo lunes. A diferencia del cónclave de 2006, cuando el nombre de Ratzinger sonaba con fuerza, en esta oportunidad una decena de príncipes de la Iglesia son mencionados para hacerse cargo del ministerio petrino. Al futuro papa lo esperan importantes desafíos al mando de 1.196 millones de católicos, muchos de los cuales demandan cambios. (Ver págs. 14 a 16.)

Dejá tu comentario