Iglesia pidió moderación en puja salarial

Edición Impresa

El presidente de la Comisión de Educación de la Conferencia Episcopal y arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, pidió ayer a la Casa Rosada y a los gremios docentes que flexibilicen posturas, en la antesala de la huelga nacional de 48 horas que arrancará hoy.

De esta forma la Iglesia católica se sumergió en la tensa pulseada salarial, que vaciará las aulas en el inicio del ciclo lectivo 2017.

Con ese delicado telón de fondo, Martín instó a las autoridades políticas a desplegar un esfuerzo máximo para "dar lo que más se pueda", en medio de la reticencia de Nación a alentar subas superiores al 18%.

Pero el arzobispo de Rosario apuntó además a los dirigentes gremiales, a los que pidió "ceder un poco" en sus reclamos, en pos de destrabar las negociaciones y permitir un retorno de los alumnos a las escuelas.

"Preocupa la escalada de la confrontación, violencia verbal, porque aleja toda posibilidad de solución", remarcó el prelado, y destacó que el diálogo es "clave" para alcanzar "un acuerdo razonable y que satisfaga a las partes".

El posicionamiento se da en medio de los cuestionamientos disparados por los gobiernos nacional y bonaerense contra el titular de SUTEBA, Roberto Baradel, como blanco central de la denuncia sobre un supuesto fogoneo de huelgas por razones políticas.

Dejá tu comentario