“La bóveda” abusa de los lugares comunes del terror

Edición Impresa

Esta mezcla de policial y film de terror tenía todo para ser una gran película clase B, pero lamentablemente el director Dan Bush no supo ejecutarla como es debido. La idea es muy buena: dos hermanas delincuentes deciden robar un banco para arreglar un entuerto familiar, pero eligen el lugar equivocado ya que allí hubo un sangriento robo décadas atrás que dejó una oscurísima actividad paranormal.

Durante la primera media hora, básicamente dedicada al asalto en sí mismo con el agregado de algunos detalles sobrenaturales, el asunto funciona bastante, e incluso promete. Pero a medida que la acción se transporta a la bóveda ubicada en el siniestro sótano el ritmo decae y la acción se vuelve confusa. Por otro lado, las situaciones terroríficas no son demasiado contundentes, y apenas hay un par de sustos bien pensados. Con todo, la premisa funciona como para que el espectador no pierda del todo el interés hasta un epílogo demasiado largo que cae en esos múltiples lugares comunes que reconocen fácilmente los fans del genero. La presencia de algunos buenos actores como James Franco ayuda a recomendar el film, pero para cuando lo pasen en el cable.

D.C.






"La boveda" ("The Vault", EE.UU., 2017). Dir.: D. Bush. Int.: J. Franco, S. Haze, T. Manning.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario