La ciudad que es una obra de arte

Edición Impresa

La historia del Vaticano se remonta al siglo II dC, cuando comenzó a denominarse como Vaticanum la zona, pero el Estado de la Ciudad del Vaticano fue creado como tal recién en 1929, tras la firma del Tratado de Letrán, sellando un acuerdo con el entonces Reino de Italia, que tenía como primer ministro a Benito Mussolini. Se trata de una monarquía absoluta, comandada por el papa, que posee su propia bandera, himno, monedas y sellos. Es el Estado más pequeño y menos poblado del mundo, que abarca 0,439 de kilómetro cuadrado y está habitado por 900 personas. Además, es el único país del mundo que tiene como lengua oficial el latín. Un recorrido por la Santa Sede no puede obviar los siguientes puntos. 



  • Plaza San Pedro: Esta magnífica explanada es lo más parecido a la puerta de entrada al Vaticano y junto con la Basílica homónima ocupan el 20% de la superficie total de este microestado. Se trata de uno de los principales centros de devoción y peregrinación del cristianismo. Cuatro filas de columnas dan forma a la columnata elíptica que circunda el obelisco emplazado en el corazón de la plaza, el cual antiguamente pertenecía al circo de Calígula y es el mismo donde fue crucificado San Pedro, el primer papa de la historia. 



  • Basílica de San Pedro: Este edificio cuya cúpula fue construida por Miguel Ángel es la sede de la Iglesia Católica y allí se llevan adelante las principales ceremonias litúrgicas, ya que es la iglesia del papa, que hoy es Francisco. Se trata sin duda de la prinicipal construcción del catolicismo y, de hecho, es la iglesia más grande del mundo, con 193 metros de longitud y 44,5 de altura. Originariamente fue un monumento conmemorativo del lugar en el cual San Pedro fue martirizado y enterrado, hasta que en el año 324 el emperador Constantino ordenó construir la Basílica. La fachada presenta cinco puertas, una de las cuales permanece cerrada y sellada desde el interior con cemento. Es la Puerta Santa y el propio papa se encarga de abrirla cada 25 años en ocasión de los años jubilares. En el centro se encuentra el balcón de las bendiciones, desde donde el papa imparte la bendición al mundo entero (Urbi et Orbi), además de hacerlo en Navidad y en Pascuas.


  • El interior de la Basílica exhibe mosaicos, obras de Giuseppe Cesari, representativos de distintas jerarquías de santos en torno a Dios, que se ubica en la torre central. A la derecha de la nave central hay una estatua de bronce de San Pedro, a la cual los peregrinos besan el pie derecho en señal de devoción y fidelidad al papa. Los cuatro grandes pilares que sostienen la cúpula albergan cuatro nichos que guardan los restos de diferentes santos, sobre los cuales existe un balcón con rejas donde se guardan diversas reliquias de cada uno de ellos.

    Desde la cúpula de la Basílica se obtiene una impresionante vista del Vaticano. También se pueden recorrer los jardines, únicamente con guías especializados y con previa reserva, así como las tumbas en las grutas y la necrópolis, lo que requiere un permiso escrito.

    Si se hace una reserva previa a través del sitio web oficial de los Museos del Vaticano se pueden visitar los subsuelos de la Capilla, que incluyen la tumba de San Pedro. 

  • Capilla Sixtina: Es sin duda una de las principales obras de arte de la historia, con su impactante techo realizado por Miguel Ángel, artista del cual también se pueden disfrutar frescos como "El Juicio Final" o la escultura de "La Piedad". Boticelli, Perugino y Ghirlandaio también imprimieron su arte en esta capilla construida entre 1471 y 1484.  

  • Museos: Es el complejo de museos más grande del mundo, con más de 1.400 habitaciones. Incluye las galerías con más de 3.000 años de arte, la Capilla Sixtina y partes del palacio papal. Posee una habitación con obras de Rafael y la Pinacoteca ofrece gran cantidad de obras del Renacimiento. 

  • Jardines: Se establecieron durante el Renacimiento y el Barroco y hoy abarcan más de la mitad de la superficie total, incluyendo la Colina Vaticana. Poseen varias esculturas y fuentes, entre las que se destaca la de Galeón y Águila, y edificios como la Casina di Pio IV. 

  • Extraterritorial: Fuera de su recinto, el Vaticano posee 13 edificios en la ciudad de Roma y el Palacio de Castelgandolfo, la residencia estival del papa, a orillas del lago Albano, y lugares que gozan de derechos extraterritoriales. Se destacan las basílicas de Santa María la Mayor, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán, el Santo Oficio y el Palacio de las Congregaciones.
  • Dejá tu comentario