La estrategia de Lifan

Edición Impresa

Apuesta a bajos precios para ingresar al mercado, con fuerte apoyo a su red de concesionarias, para después ir buscando equipararse a las otras automotrices.

De a poco, las marcas chinas de autos van penetrando en el mercado argentino. Desde la llegada de Chery, hace 10 años, dejaron de ser una curiosidad para convertirse en jugadores en expansión con más de siete representantes. Lifan es una de las automotrices que está creciendo en materia de ventas. Siempre fue un interrogante, el motivo para que estas marcas pudieran ofrecer precios tan competitivos. Recientemente visitó el país Mu Gang, presidente del directorio de esta automotriz, como parte de su gira por Sudamérica. Fue un buen momento para hablar de este tema y los planes para el país.

Periodista: ¿Para ofrecer precios tan competitivos, Lifan aplica algún tipo de subsidios para que el valor de los autos sean los más accesibles?

Mu Gang: Si vemos el mercado brasileño, nuestro X60 se está aproximando en el precio a algún competidor coreano. En Rusia, también se ubica en el rango de autos de gama media para arriba. Para Lifan, el precio más bajo en esos países ya no constituye una ventaja. Actualmente, no diría que subsidiamos los autos. Hacemos que el precio sea más competitivo para que nuestros concesionarios puedan ganar dinero. Eso es en el comienzo. El segundo paso es valorizar nuestros productos. Esa es nuestra estrategia. Primero, lograr entrar al país y después consolidarnos en los campos de servicios, calidad de productos, la calidad de atención y, de a poco, ir ganando la confianza de los consumidores para ir despegando la marca.

P.:¿Cuáles son los planes de expansión en la Argentina?

MG.: El mercado latinoamericano representa un tercio de las exportaciones de nuestra empresa. Y la Argentina ocupa el 40% de las ventas de Lifan en América Latina. Argentina es un país sumamente interesante, con una economía cambiante, que crece y decrece, con una flexibilidad destacable. En el país hay un gran margen de crecimiento para el mercado automotor. Ni siquiera llegamos a un millón de unidades vendidas y nosotros proyectamos que Argentina es un mercado de tres millones de vehículos al año.

P.: ¿En esa estrategia, existe la posibilidad de instalar una fábrica en el país?

MG.: Es imposible establecer plantas en todos los países donde Lifan tiene presencia. Establecer una planta es sólo la punta del iceberg de nuestra inversión en Argentina. Antes de eso, hay otras prioridades a considerar. Para nosotros es fundamental respaldar a Lifan Argentina, porque en apenas dos años logró posicionarse como la segunda marca china que más vende en el mercado. Este año llegaremos al objetivo de vender 2.000 unidades y el plan para 2018 es llegar a las 3.000 unidades.

Dejá tu comentario